#Política

Piñera y la posverdad: un laberinto, con pocas salidas

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La posverdad, o clara estupidez a estas alturas -como lo han dicho muchos quienes no creen en tal concepto-, de Piñera plantea un escenario complicado, por lo menos en lo que a discurso, retórica o debate nacional se refiere; que, a todas luces, no debe ser simplificado o tratado con levedad (algo bastante difícil de entender para la jerarquía política contemporánea).

Por la mañana del 4 de diciembre, Sebastián Piñera planteó en una radio la existencia de un fraude electoral en la primera vuelta, a manos de Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez, donde responsabilizó, nada más ni nada menos, que a los vocales de mesa; de la misma manera, un día antes sus representantes y/o voceros, habían esbozado dicha idea en “Estado Nacional” (TVN).  El hecho, supuestamente, rondaba en que los votos venían marcados ya con esas dos opciones, y que muchos vocales de mesa y apoderados fueron cómplices de esta triquiñuela.

Dicha aseveración constituye la cúspide del fenómeno de la posverdad en Chile, género que se viene homologando no hace mucho desde el extranjero (que, en todo caso, no es abismalmente distinta a la acostumbrada mentira de campaña o manipulación mediática). Como no es muy difícil presumir, para quien la objetividad no es una tranca, la problemática de esta paranoia pública no es el identificarla como tal (sus efectos claros en la sociedad, que ya no consisten, como antes, en negar los hechos, sino en reinterpretarlos a conveniencia, en la mayoría de los casos acorde a cierto tipo de pensamiento conservador preconcebido que, sin ese recurso, ya no tiene como anclarse a la realidad), sino como tratarla y enfrentarla, reduciendo al máximo sus efectos colaterales, de influencia, en la población. 


Sería bastante paradójico, luego de todo esto, que la posverdad más grande actualmente sea la mismísima elección, y su supuesto origen ("está pasando lo mismo que en España, Grecia y Portugal"…) para ocultar el hecho de que seguimos siendo una imagen y semejanza, algo forzosa y deformada, de Estados Unidos.

De esta manera, temas como la monopolización de los medios, por parte de grandes grupos económicos, o la precaria regulación o responsabilidad, a veces mal intencionada, por parte de las líneas editoriales a cargo del debate, cuando surgen estas cuñas, convergen en su realización.

La consecuencia, en síntesis, que esto provoca en la población es bastante clara, o no muy difícil de predecir: confusión, miedo y desconfianza. Sin embargo, para sus contendores u opositores el panorama no es nada fácil. A priori, tienen dos opciones claras: desmentirle, para así evitar el engaño y la manipulación, o ignorarle, evitando así legitimar su discurso paranoico, a veces casi esquizofrenico, dejándolo como un rídiculo público… y confiando, para ello, a completud, que la gente se dará cuenta que le intentan engañar.

Precisamente, lo que se suele dar es siempre el primer caso.  Tanto aquí como afuera, la tónica es encarar al emisor, plantear dicha arista (la posverdad) como algo permisible o cierto, enfrentarlo y lograr efectos bastante comunes: quienes perciben amistosamente al candidato en cuestión le creen, quienes no, simplemente mantienen su posición. Así es como quien le ocupa como recurso, con el debido poder e influencia en los medios, siempre gana algo (tampoco es que sea de un acceso democrático, comúnmente quienes llegan a ello tienen algo de influencia establecida, con anterioridad).

Es menester recordar, por último, tal como lo dije, que este no es un fenómeno nuevo. Probablemente esto a algunos les duela, otros tanto tengan escepticismo, pero la verdad, por lo menos para mi, es que a este punto es imposible dudar que Sebastián Piñera, como fenómeno discursivo, encarna la “verdad trumpeana”. Es el heredero criollo del Presidente EstadoUnidense; si es que alguna vez, quizás, conocimos a un ex presidente más liberal o sensato en sus declaraciones, ese icono transicional ya no existe (algo así como la deformación política de Arturo Alessandri Palma, en su momento). Como hemos visto, la publicidad gratuita que se le hace a Piñera, gracias a estas cuñas algo ridículas, es inmensa, de forma idéntica a como pasaba con Trump. Y, como ocurrió en ese entonces, el apoyo al candidato que se le cruza, es también bastante débil como lo fue en su momento a Hillary Clinton (las diferencias entre una Clinton expansionista, imperialista y liberal, frente a un Guillier socialdemócrata, son grandes; sin embargo, en cuanto a fenómeno político u orgánico-institucional, no tanto). Sería bastante paradójico, luego de todo esto, que la posverdad más grande actualmente sea la mismísima elección, y su supuesto origen (“está pasando lo mismo que en España, Grecia y Portugal”…) para ocultar el hecho de que seguimos siendo una imagen y semejanza, algo forzosa y deformada, de Estados Unidos.
TAGS: #Discurso #Elecciones2017 #Posverdad #SebastiánPiñera

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de diciembre

Frecuentemente, opto por marginar o ignorar a quienes ocupan la posverdad como estrategía política (Loreto Letelier, Dra.Cordero, Piñera, etc). En efecto, por ello hoy decidí no manifestarme públicamente frente a los dichos oportunistas y sediciosos de Piñera; se suele dar como constante que, en estos escenarios, pase lo que pase, uno termina legitimando dicho discurso y rebajándose a su nivel, dando a entender de pasada que podría ser cierto; más aún, con la experiencia de Trump y las toneladas de publicidad gratuita que le dio la prensa, ante su heredero en Chile preferí guardar silencio, porque casi siempre ocurre lo mismo.. Casi, porque ni hoy, ni en sus peores pesadillas, Piñera hubiera imaginado que su arquetipo propagandístico provocaría tales consecuencias, como la declaración de Beatriz Sanchez señalando directamente que votaría por Guillier. Paradójicamente, la propia estupidez de Piñera terminó por unir a los sectores progresistas y de centro, algo que todos habían desahuciado. Sin embargo, ahora queda una tarea algo más complicada, y poco vistosa, que es traspasar esta adherencia o cercanía a términos sustantivos, tal como buscaba Sanchez; se debe hacer todo lo posible por fortalecer el acercamiento, tanto en líneas programáticas como estratégicas, para lograr también la ansiada estabilidad política en un sector tan conmocionado por la escisión y el sectarismo en el último tiempo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad