#Sociedad

Estallido social en Chile: El infierno de la desigualdad

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El estallido social en Chile muestra lo distinto de lo liso, lo plano, lo llano y transparente con que filósofos y sociólogos en Occidente han querido caracterizar el presente social como forma privilegiada por la dominación para facilitar y acelerar el proceso de producción y acumulación capitalista.


El escándalo, el grito, las marchas y la represión muestran la verdad dura de una sociedad que se quiso domesticar y mantener en la conformidad de la aceptación y del silencio.

El estallido social en Chile muestra lo contrario. En lo profundo y lo secreto, en lo escondido de la dominación, en su invisible interior, ha mostrado su verdad, el infierno de la desigualdad y lo heterogéneo de su composición.

El escándalo, el grito, las marchas y la represión muestran la verdad dura de una sociedad que se quiso domesticar y mantener en la conformidad de la aceptación y del silencio.

Lo brutal derrumba y descompone la falsa aceptación de la sonrisa y la complicidad.

La calle hace presente la verdad de las diferencias, la ruptura profunda que se ocultaba; el multiforme malestar de la miseria, el dolor y la ira que se acumulaba y escondía por una dominación camuflada en los mil pliegues y repliegues de instituciones, normas, y leyes ya caducas y sin vigencia.

Mostró también el servicio prestado a los poderosos por la falsa democracia de las representaciones políticas ya deslegitimadas, desgastadas por el abuso y la mentira.

Ha mostrado el derrumbe de un edificio de instituciones estatales corrompidas.

El estallido pone en evidencia cuan poco transparente es la sociedad y como todas esas formas de apariencia democrática esconden el secreto y la verdad de la dominación, de las desigualdades indecentes, escandalosas, silenciadas, disimuladas en la supuesta ciudadanía igualitaria burguesa.

El estallido raja, rompe, quiebra y abre finalmente lo social blindado de mil maneras, mostrando su verdad profunda intransparente, revelando el generalizado malestar, el dolor y el sacrificio de la diferencia, de lo desigual escondido en algo que se quiso describir y esconder sofisticadamente como “el infierno de lo igual” por la filosofía dominante en Occidente.

Enorme denuncia de lo falso de esas ideologías que ahora también se muestran al desnudo como enjoyados ropajes coincidentes con los propósitos encubridores de la dominación.

El estallido también muestra la secreta relojería de la maquinaria capitalista que favorece a unos pocos, escondiendo la fuente y origen de sus fortunas y privilegios en la falsa igualdad de una democracia mentirosa, adormecedora de las conciencias, domesticadora de las voluntades populares en la complicidad del consumo acrecentado y soportado en el crédito y las deudas. Esta maquinaria, fragua de diferencias abismantes del capitalismo y del liberalismo, ha quedado en evidencia. Escándalo inocultable ante el mundo similar o diferente.

Ahora se querrá tapar y esconder estas verdades. Ya los políticos y politólogos burgueses y su maquinaria de medios, de imágenes, de falsos estudios y ciencias sociales y políticas, de trucos publicitarios y de ofertas por todos los circuitos y canales del comercio y de las redes, ya se movilizan y trazan con esmero sus nuevas e insidiosas estrategias de ocultamiento y de reinterpretaciones de lo ocurrido mediante ingeniosas y mentirosas hermenéuticas.

No será fácil porque también el pueblo ha mostrado su poderío y sus medios, sus redes en profundidad y en superficies, su comunicación que traspasa y perfora todos los medios de la comunicación dominante. Se ha roto el circuito blindado de las noticias, de los medios, de la TV y los otros que imperaban hasta ahora en las pantallas y en los lugares donde acudimos todos para informarnos y entretenernos.

La compleja y sofisticada trama de mentiras y falsedades ha quedado destrozada por la comunicación popular en redes electrónicas y por las imágenes vivas del pueblo en las calles, por los cantos, los gritos, el bullicio y el escándalo antiburgués de todos, hombre y mujeres, jóvenes y viejos.

El estallido en Chile ha sido un inmenso desnudo de la sociedad real de hoy bajo el capitalismo y las democracias burguesas de este continente.

Desnudo no sólo de su inmediato pasado y presente ya que muestra también el antiguo secreto de su fragua, los misterios del ingenioso mecanismo económico, político, jurídico e ideológico donde echa sus raíces y nace en disimulado la desigualdad y los abusos, fuente y palanca primordial de la rueda enorme en cuyos engranajes se extrae la riqueza de las fortunas y se acumula el capital.

Se rompe el mito chileno, el modelo, el oasis. La joya del neoliberalismo se vino al suelo de golpe, rotundamente, mostrando que detrás de ese velo tejido con cuidado largamente se ocultaba el infierno de la desigualdad, del irrespeto, de los privilegios, de la mentira pertinaz y de la fuerza armada con que se buscó contener el desnudamiento mayoritario pacífico y violento.

Mostró también la ya imposible complicidad de unas Fuerzas Armadas traumatizadas por la dictadura y el poder de la Justicia que terminó condenando sus peores crímenes. Ya no estaban dispuestas a sostener a todo trance el modelo repudiado por la inmensa mayoría. Sólo sus ramas menores, Policía y Carabineros, consintieron todavía en ejercer de instrumentos para reprimir y comprimir un orden interno desbordado.

La historia se empieza a escribir en este país de otra manera. Cambia el protagonismo. Cambian las agendas. Cambian los destinos. Cambian las alertas.

 

TAGS: #Desigualdad #Dignidad #EstoPasaEnChile Descontento Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
gonzalo arteaga

30 de Noviembre

Gran parte de la acumulacion la describes muy bien, pero veo un faltante positivo para que el balance sea aprobado por una auditoria externa solicitada x el autor.
Vemos que la vejez llegole a muchos con la esperanza acumulada en vano.
Me recuerda de una frase de una cancion española:
“Pobre soñador, soñaba hacerse rico y le hizo viejo”.
El conjunto de pecadores sociales tienen la fuerza del Parlamento como para equiparar la cancha sin la perdida de nuestra ibtrinsica libertad.
Falto saber de los 3/4 de la poblacion vorante que supongo hablara como siempre en la soledad de la urna del sufragio.
Hecho de menos la falta de un contenido educacional de excelencia para mejorar junto a todo una buena educacion civica.
Conocemos un lado de la medalla y no completa.!!!

30 de Noviembre

Gonzalo, esta claro que cada uno ve su lado de la medalla. Pero además, el tema es que la sociedad está muy lejos de ser una medalla de dos lados. Es una totalidad muy compleja, dinámica y estructurada, en perpetuo movimiento y transformación, en la que las personas están o fueron quedando instaladas en determinados situaciones con diversos grados de movilidad. Lo que he tratado de hacer después de observar el estallido social por algunas semanas fue básicamente mostrar los complejos y minuciosamente diseñados mecanismos generadores y encubrimientos de la desigualdad y el oprobio a distintos niveles. Creo que finalmente lo que abrió la gente en las calles se encausará hacia un nuevo diseño constituyente mucho más democrático. No me hago muchas ilusiones. Por más empeño que pongan las fuerzas genuinamente democráticas quedarán las marcas, las huellas y las opacidades de quienes tienen y querrán mantener sus privilegios. Es cierto que se ha ganado un espacio enorme para avanzar a una formación social mucho más justa, solidaria y porosa para poder incorporar cuando sea necesario cambios progresivos o corregir vicios que se hayan generado. Ojalá los constituyentes incluyan también miradas estratégicas y de largo plazo pensando en los desafíos actuales de la humanidad. Somos un pequeño país que ha conquistado una oportunidad gigante de rediseñar sus reglas y formas de convivencia. Aparte de hacerlo bien por nosotros, estamos siendo observados al menos en nuestro continente.

Ver todos
Ocultar