#Política

Carlos Peña y el país de las máquinas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Durante los días posteriores al estallido, presencié un interés bien escasamente visto en los grupos empresariales que tienen alto poder económico en nuestro país. Establecer pisos salariales, modificar contratos para otorgar más beneficios, entre otras cosas orientadas a una mejoría económica de sus empleados, en miras a un “nuevo Pacto Social”, como una forma de “renegociar” el contrato ficticio que sostiene la estructura filosófica del Estado moderno.

Me sorprendió de forma ingrata, y mi pregunta al respecto sigue fija: ¿Por qué ahora que ocurrió un estallido social, y no antes, cuando habían símiles o incluso mejores condiciones?


Peña se ha resignado a convivir en el país de las máquinas, el país dónde la responsabilidad social no sea una tónica, sino que una moda, un caballito de batalla para instrumentalizar rumbo a la obtención de demandas

En una columna anterior mencioné que el talón de Aquiles fuerte de Carlos Peña era su universidad, por la falta de coherencia discursiva, pues es distinto a como el se representa frente a la ciudadanía, a la figura de rector que el tiene. Curiosamente, en la entrevista de este domingo pasado en La Tercera, fue enfático en definir su figura de mando en la UDP de forma muy distinta a la figura de intelectual que tiene frente a la opinión pública pese a reconocer su indivisibilidad, sigue tomando la crítica ejercida por los académicos como una afrenta para censurarlo, y destaca que no cree haberse equivocado. 

Le encuentro la razón. El no se ha equivocado. En su mente y en su actuar, Peña ha tomado las determinaciones de forma cuidadosa para evitar cualquier caída en desgracia, y ha protegido tal cual deber se le impone a quienes han requerido de su consejo. En una respuesta es posible visualizar de que el fue quien recomendó a Piñera que sugiriera una nueva Constitución como una forma de ser el “Nixon que va a China”, ó sea, la persona que se sacrifica por la clase política, de una manera literalmente maquiavélica. 

Sin embargo, y es en esto donde quiero hacer hincapié, es impresionante como Peña sigue considerando a su universidad como una mera prestadora de servicios educacionales, al establecer que una entidad de esta clase solo debe entregar herramientas para desplegar el conocimiento y no debe formar, ya que esa debió ser tarea de la educación temprana.

No hay que ser infantiles al creer que una institución de educación superior creada con un afán de sacar provecho de los ingresos en cierta medida va a ser un ente dedicado, poco menos, a la beneficencia, caminando a medida en que sus alumnos exijan algo, como si fuésemos niños mimados. Pero tampoco nos podemos ir al otro extremo, al que justamente Chile ha tendido durante estos últimos 30 años, de carecer de responsabilidad social por el solo hecho de ser entes privados. Es ahí donde el pensamiento de Peña encuentra una colisión fuerte.

En Chile, durante varios años se ha conformado una tensión respecto al significado del abuso, que desembocó en los hechos ocurridos en el estallido, en donde se entiende esta labor poco proba de un Estado arrogante, ineficiente y pequeño, como una sinonimia en la que las generaciones concordaron tras el llamado de atención de los zoomers. Existe una complacencia exagerada a los grupos económicos debido a la aversión que genera la intervención pública a los pilares mismos de nuestro Estado.

Nadie dice que tengamos que virar al socialismo y castigar a los super-ricos o que tengamos que dejar de dar dividendos a los grupos empresariales, pero es necesaria la exigencia de una responsabilidad social más fuerte, que un Estado neoliberal no puede otorgar sin reducir su predominancia ideológica. Obviamente eso enciende las alarmas de las personas que se alimentan del oasis que es Chile con respecto a otros países donde no pueden actuar tan holgadamente, y prefieren dar beneficios de forma inmediata, para demostrar con pruebas fehacientes que están -léase con voz sarcástica- sumamente preocupados por sus trabajadores desde toda la vida, y que un solo cambio va a generar serias consecuencias, especialmente en lo tributario. 

El asunto es que en columnas anteriores, especialmente algunas durante el “mayo feminista” de 2018, Peña ha propulsado una mayor responsabilidad social empresarial, pero ahora que está en el ojo público más que nunca, no puede ser capturado así nada más, pues si se pusiese a pregonar sobre responsabilidad social ahora que la caldera está a punto, solo la palabra de un alumno o trabajador de la UDP bastará para hacerlo caer en el agua hirviendo que ha calentado durante años, pues en variadas ocasiones ha demostrado un actuar contrario. 

Peña se ha resignado a convivir en el país de las máquinas, el país dónde la responsabilidad social no sea una tónica, sino que una moda, un caballito de batalla para instrumentalizar rumbo a la obtención de demandas, ya que ahora que se ha vuelto un amo y señor más, necesita mantener control. 

Que dolorosa ironía: quién se ha pregonado libre de criterios impersonales, se ha vuelto un esclavo de ellos para poder seguir teniendo un sustento, aún cuando sea opuesto a ellos. 

Salve, César. 

TAGS: #Universidad Carlos Peña

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

El haber alcanzado la cifra de 8 mil millones de seres humanos, cuyas necesidades superan de lejos la posibilidad de satisfacerlas, solo tiende a alimentar las desigualdades y exacerbar los odios
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ocho mil millones

Jamás ninguna de las 345 municipalidades que hay en Chile como sus juzgados de policía local, han hecho valer las sanciones contenidas en este DL 3.516.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Si los jueces desconocen las leyes, estamos mal

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?