#Justicia

De venganza, tratos vejatorios, y la “ley de la cárcel”

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hace un tiempo hice una columna llamada “De venganza y tratos vejatorios”, en que hablaba sobre la situación de tortura que sufrieron los homicidas de una trabajadora de la Universidad de Chile en el Barrio República, dentro de un centro penitenciario, y el cómo me sorprendió negativamente que la gente celebrase dicha acción como si se brindara una especie de justicia divina, cuando la realidad de las cosas es que, aparte de que estábamos aplaudiendo la acción de criminales contra criminales, y no aplicábamos sino un pensamiento vengativo por sobre uno de justicia. 


Sin contar que ninguna acción de la criminalidad es aplaudible, y que el deseo visceral que uno tiene, es entendible pues es común, pero no es justificativo, pues no representa lo que es en sí, sino lo que es en el pensamiento de uno.

Durante la mañana del día viernes, presenciamos cómo la Corte de Apelaciones de Temuco hizo pie atrás a la decisión tomada en primera instancia en la formalización de Martín Pradenas, respecto de las medidas cautelares, decretando la prisión preventiva en vez del arresto domiciliario fijado previamente. Entre el festejo suscitado por el alivio de que aún existiese un mínimo de decencia jurídica dentro del Poder Judicial, surgieron voces que aducían que Pradenas debería recibir aquello que provocó bajo la famosa “ley de la cárcel”, es decir, que sea también una víctima de violación por aquellas personas dentro del recinto penitenciario. 

Más allá de insistir con mi planteamiento sobre la tranquilidad malsana y degradante que es suscitada en el fuero interno de una persona producto de esto, así como el hecho de que aplaudimos la continuación de un sistema que propicia el crimen mediante el apoyo y respaldo monumental a acciones de criminales contra otros, quisiera hablar netamente de este concepto, de la “ley de la cárcel”, pues lo hemos obviado mucho.

La “ley de la cárcel” refiere a la jerarquía interna que tienen los reclusos del sistema penitenciario respecto de los crímenes y delitos que han cometido, atendida su connotación y su contexto. Así, una persona presa que ha realizado delitos en zonas de alto poder adquisitivo, está a la cabeza de esta jerarquía, mientras que aquellas personas que han robado a su propia clase social, a su propia gente, se encuentran con vapuleos, mientras que las personas que se han caracterizado por asesinar a gente de su propio estrato o de estratos más bajos, o han realizado delitos contra la indemnidad sexual, están en la base, y son tratados como los “perkines”, los segregados, los que están hasta el final en todo. 

Bajo ese pensamiento, hay gente que espera que Pradenas reciba el castigo dicho y sufra durante los próximos 120 días de los peores vejámenes imaginables o posibles. Pero a la vez, validan la existencia de lo que conlleva la “ley de la cárcel”. Y es que la “ley de la cárcel” es la manifestación más pura de lo que sucede con un sistema como el actual, con un Código Penal centenario, inadecuado para los tiempos corrientes, carente de revisión de los asuntos de reinserción y desproporcionado a la hora de castigar delitos contra la propiedad, versus los delitos contra la vida y la integridad. Es un sistema que propicia la puerta giratoria y el populismo penal.

Hoy, uno de cada dos personas reclusas en el sistema penitenciario, fueron en algún momento niños, niñas o adolescentes que pasaron por el SENAME, lo que derivó en que estas personas, ante el abandono de la sociedad y de un Estado subsidiario ineficiente (que va a seguir manteniendo el principio de subsidiariedad con el nuevo sistema) decidieron concentrarse en la criminalidad como una forma de mantenerse, pues no había otra opción de subsistencia. Se han propulsado bajo la ley de la cárcel pues no hay otra manera. Mientras tanto, nuestra clase política, en un afán de búsqueda electoral, ha elaborado agendas cortas que suenan como una respuesta adecuada, pero que solo sirven a corto plazo para asuntos que deben tratarse a largo plazo. Pero claro, eso no trae créditos electorales, por lo que no se concentran en ello, lo cual propicia un tratamiento deficiente de la situación.

Apoyar y creer en la ley de la cárcel como una medida transformadora, es obviar todo esto y limitar la credibilidad del discurso, dando pie a validar el sistema en el cual vivimos insertos y que, claramente, hemos intentado cambiar. Eso, sin contar que ninguna acción de la criminalidad es aplaudible, y que el deseo visceral que uno tiene, es entendible pues es común, pero no es justificativo, pues no representa lo que es en sí, sino lo que es en el pensamiento de uno.

Ahora, dudo que nuestra clase política tenga ganas de cambiar. Pues este sábado, un grupo transversal de parlamentarios, presentaron un proyecto de ley para seguir empoderando la institución de la prisión preventiva, y los festejos de las mismas personas que aplauden a la “ley de la cárcel” salieron a flote. Como siempre, la clase política prefiere evaluar ex-post y hacer cambios a corto plazo, en vez de cambiar el sistema y ser mejores a largo plazo.

El círculo continúa. Y lo peor de todo, es que quienes dicen querer acabarlo, son los que lo perpetúan. 

TAGS: #Justicia Penal sistema carcelario

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

La presión social no ha mermado, y no tiene sentido esperar el cambio de gobierno para buscar soluciones ahora.
+VER MÁS
#Política

Estar preparados

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo