#Educación

Reflexión sobre la gratuidad en la educación superior

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Ha pasado mucha agua bajo el puente desde que se inició el proceso de reforma educacional, de un modo u otro por lo menos ya se depuró lo relacionado con la formación de los niños a partir de la sala cuna hasta llegar al egreso en la secundaria.


Hay distintos modos para hacer efectivo lo aquí expuesto y son de conocimiento de los académicos serios que ven en esta reforma la oportunidad de volver a ver la formación superior como parte de su vocación ética volcada en bien de sus educandos.

La actual fase relacionada con la educación técnica profesional y la universitaria se ha concretado bajo la filosofía que es un bien social y como tal, debe ser apoyada por el Estado, rechazando de plano el actual sistema comercial, ejercido hasta ahora, con la práctica a destajo del mercantilismo. Los detalles son ya ampliamente conocidos.

Hasta ahora no se ha definido bien el concepto de gratuidad y por lo que se observa no se ha profundizado el contenido de esta concepción.
Lo primordial y es de absoluta justicia dejar establecido que la gratuidad no debe ser un beneficio eterno, es decir, para lograr su propósito es necesario aprobar correctamente sus ramos de su carrera en los plazos determinados, por las superioridades académicas, deben saber que es un camino difícil y la meta es para quienes son capaces de llegar al final.

Los establecimientos universitarios serios deben considerar lo aquí señalado. El conocido principio de selección, es necesario por cuanto quienes deberán aplicar lo estudiado deben ser los mejores: De no ser así seguiremos la senda actual donde todos están al corriente, como muchos los estudiantes, se eternizan en el medio universitario, sin llegar a ninguna parte por supuesto apoyados por eso de la subvención, parte importante del negocio educacional privado.

También debe ser estimado, el volver a desarrollar las carreras por año. El cambio a cursar las profesiones ofrecidas por semestre fue una avivada de algunos dirigentes y académico de aquella época que les permitió ingresos adicionales, no así en la calidad de lo ofrecido.

Un detalle adicional, es considerar a quien no han sido capaces de llegar a su meta, tener la oportunidad de ser considerado en los institutos profesionales afines con sus cualidades o inquietudes, pero siempre bajo el principio de la selección.

Hay distintos modos para hacer efectivo lo aquí expuesto y son de conocimiento de los académicos serios que ven en esta reforma la oportunidad de volver a ver la formación superior como parte de su vocación ética volcada en bien de sus educandos.

TAGS: #EducaciónGratuita #GratuidadUniversitaria

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de Enero

¿Dijo que se depuró? Señor, al eliminar los colegios subvencionados se vuelve, y esta vez en forma perpetua a una élite de colegios particulares pagados para unos pocos y una gran masa proletaria obligadas a colegios fiscales, a eso usted llama depurar. Eso no fue depurar señor, quizá termina con su comezón de que millones de familias eligieron matricular a sus hijos en un colegio de calidad intermedia gracias al sistema de pago mixto y ahora no tienen esa elección, quedan obligados a la desastrosa educación pública. Tampoco depurar será cuando termine con la educación superior privada y vuelva a haber una muy pequeña élite que estudia gratuitamente en las universidades que pueda pagar el estado mientras la gran masa proletaria de jóvenes vuelvan a quedar deambulando sin tener acceso a ella y así volvemos y perpetuamos la injusticia y la miseria que había antes.

Sabemos que será asi, ya sabemos que no se trata de hacer mas justicia ni inclusión social ni mejorar el bienestar de la población sino que de imponer una ideología que usted, yo y todos sabemos anticipadamente que será como ha sido siempre: un absoluto fracaso que como siempre sufrirán los que mas necesitan en la próximas generaciones.

Saludos

La absurda campaña por educación pública

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Pareciera que estos grupos odian la inmigración, pero sólo la latina.
+VER MÁS
#Política

¿Inmigrantes? Sólo si son rubios y europeos

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Chile debe enfatizar que somos un país muy responsable con el ambiente, y debemos negarnos a que los principales contaminadores nos traspasen el gravamen de reducirlas para enfrentar un problema que ellos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Gases de efecto invernadero, o el desastre de los satisfechos

Macri centró sus dardos en la corrupción olvidando dos cosas. Una, que la corrupción no es un elemento diferenciador porque la ciudadanía asume que todos están corruptos
+VER MÁS
#Internacional

No llores por mí Argentina

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11