#Educación

PSU y el asunto del esfuerzo individual

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen


…sólo un movimiento social amplio sabrá llevar esas demandas y propuestas a buen puerto, donde converjamos todos y todas quienes estamos por construir un Chile digno y con derechos sociales garantizados.

Todos los años, desde hace ya demasiados, un tema se toma la agenda noticiosa entre medio de las fiestas de fin de año, empañando el panorama estival de muchos y muchas estudiantes que buscan hacer realidad sus sueños universitarios: los resultados de la sacrosanta Prueba de Selección Universitaria. Y con ello, parten los dimes y diretes entre quiénes afirman que el problema del “fracaso” de muchos y muchas se encuentra en la prueba misma y su metodología. Hay quienes tildan de flojos y flojas a estudiantes que obtienen bajos puntajes; otros y otras, culpan de ello a la incompetencia docente y un largo etcétera de razones que no dejan de sacar ronchas en medio de un debate cuyo contenido es mucho más complejo.

Sin embargo, no pretendo aquí desmembrar una por una estas tesis. Me limitaré a responder a la que quizás sea la más odiosa de todas: la de la flojera. No pretendo tampoco hacer sátira de nadie que tenga el coraje de vociferarla, al contrario, busco explicar por qué resulta tan natural que tal maraña de prejuicios emane incluso desde sectores de la sociedad que son víctimas directas de la causa: el sistema capitalista (y que me perdone la academia, el reduccionismo, pero no me sitúo desde la intelectualidad en esta ocasión).

Lo que muchos y muchas pasan por alto al opinar sobre el tema, es que existen condiciones externas al estudiante cuya superación no depende ni del esfuerzo individual ni de la predisposición anímica; condiciones cuyos orígenes se encuentran en las profundas desigualdades que vivimos en Chile, y que han sido denunciadas por los movimientos sociales estos últimos años.

La desigualdad de los años ’80 y ’90, ciertamente no es la misma que la del 2014: hoy la pobreza, expresión por excelencia de la desigualdad social, es estructural y viciosa, y no basta con el mito del esfuerzo para superarla. La pobreza estructural no es sólo monetaria, es también cultural, y aquello no es ni será jamás culpa de quien es pobre, sino de quien es rico a costa de quien es pobre. La evidencia de aquello no la encontraremos estudiando una línea de la pobreza, sino en la educación, el sector público que presenta mayores falencias y que es, por ende, el termómetro de la desigualdad de clases, por excelencia. El capitalismo en la educación chilena está más vivo que nunca. Éste ha llevado a la gente de a pie, a creer que la mayor parte de la solución pasa por el esfuerzo individual. ¿Y qué otra cosa podría esperarse?

Sí es natural y, sin embargo, lamentable, que exista gente que achaque la mayor parte o toda la culpa del problema educacional, al supuesto poco esfuerzo de los estudiantes pobres. La verdad detrás del prejuicio es que está fuera de su óptica entender que ese esfuerzo -que por lo demás es un recurso finito, que quien es pobre nace en un sistema depredador como el que nos oprime- estará siempre al servicio de las necesidades colectivas del grupo familiar y no de las aspiraciones personales. Muchas veces, y a mucha gente, le rinde más trabajar por el mínimo y aportar en la casa, que cursar estudios superiores, siendo estigmatizados y estigmatizadas por ello. Y para qué hablar de la famosa mochila de deudas que acarrean.

No podemos pretender que sea la meritocracia, que este mismo capitalismo propugna, la que lo rompa. No si comprendemos que tiene un sentido de autosupervivencia. Llama la atención que tanto éste como otros argumentos busquen explicar no el “por qué sí funciona la PSU”, sino el “por qué no funciona”, cuando paradójicamente es lo primero lo que se cumple: seleccionar en base al desempeño demostrado en una prueba estandarizada que busca separar a quienes manejan los contenidos de un currículum de estudios igualmente estandarizado, de quienes no.

La PSU efectivamente, funciona. El problema es que no lo hace como esperaríamos que lo hiciera, por el mismo motivo por el cual los propios afectados arguyen argumentos como el de la flojera: porque el sentido común promedio, infiltrado ideológicamente por ese capitalismo individualista, conviene como natural el menoscabar a nuestros y nuestras estudiantes por haber fracasado forzosamente en un plan de vida predefinido para ellos y ellas, pero para el cual no todo el mundo dará la talla a la hora de los “quihubo”.

Y a pesar de todo, la cruda realidad de los números y lo irrisorias que resultan medidas como la implementación del ranking de notas o las modificaciones al sistema de corrección de las preguntas en el actual proceso, vaticinan cambios no menores al sistema de selección universitaria. Cambios que no llegan por azar. El sistema no cede porque sí, lo hace luego de constantes presiones sociales que durante todos estos años han movido multitudes en persecución de un sistema educacional justo, equitativo e inclusivo, que ponga en jaque la tesis de la flojera.

El mensaje de la calle es claro, y quienes somos parte de ella comprendemos que nuestro rol es protagónico y, por mucho que la Nueva Mayoría se arrogase nuestras consignas y propuestas, las mismas hoy no son capaces de sacar adelante sin tropezar con el conservadurismo de los propios partidos que la integran; por mucho que la derecha continúe mofándose de ellas, por culpa de un Gobierno que no ha sabido defenderlas con la misma firmeza con que lo hacía durante la campaña.

Lo claro hoy es que la calle no es sólo un mensajero, y sólo un movimiento social amplio sabrá llevar esas demandas y propuestas a buen puerto, donde converjamos todos y todas quienes estamos por construir un Chile digno y con derechos sociales garantizados.

TAGS: Prueba PSU

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
solopol

28 de diciembre

No soy una persona demasiado contraria al capitalismo, sí tal vez al neoliberalismo, pero pienso que vivimos en una sociedad de flojos. Pero no de flojos porque no trabajen o porque no se esfuercen, o porque les de todo el estado (no creo que el estado de nada, aquí). Pienso que es una sociedad floja porque no tiene sueños ni las ganas de realizarlos. Es una sociedad en que seguir los caminos trazados, estudiar, seguir las instrucciones, hacer repetitivamente la misma cosa por décadas, da resultados. En cambio, atreverse, innovar, no da resultados. Una persona de derecha que quiera iniciar una empresa innovadora, por ejemplo, una fábrica de tractores, o una empresa de energía eólica, será tildada no de trabajadora, sino de “viva”. De persona “fresca”, que “busca seguir el camino fácil”, y además “irresponsable”. Una persona de izquierda que quiera vivir de sus ideas, su trabajo, sus propuestas, también será tildada de viva, de “mercantil”, por tener ideas propias y ganas de llevarlas a cabo. En el fondo, en nuestra sociedad, ser “cumplidor” con el camino trazado es lo más redituable. Los sueños se castigan. Y por eso, somos una sociedad de flojos. Porque no tenemos sueños. No queremos tenerlos, y cuando los tenemos, no queremos cumplirlos. En añadidura, cuando alguien los tiene, los demás se empecinan en echárselos abajo. Entonces, de lo que más hablamos, es de trabajo, de responsabilidad, le damos lecciones de cómo hacer su trabajo a los demás, pero no hacemos el nuestro, por eso nuestra sociedad es así.

crojas.alday

29 de diciembre

Ciertamente no estoy condenando per se la iniciativa privada, pero el hecho es que no es el emprender, siendo o no de derecha, una empresa de energía eólica o una fábrica de tractores a emprender con un quiosco, un almacén de barrio, un puesto en la feria o un carrito de completos, y el hecho es que son estos últimos los emprendimientos que dan de comer a un gran porcentaje de la población no asalariada del país. Sí queremos tener emprendimiento, pero lo que hoy hace falta es dignificar el trabajo en amplitud para que el esfuerzo efectivamente sirva no solo para sobrevivir.

Saludos.

solopol

30 de diciembre

No, no es lo mismo, por eso no es igual un empresario millonario que invierte en carritos de completo, que una persona pobre. Para alguien que no es millonario, hacer un almacén es lo natural, cuesta mucho, además. Pero para alguien que es millonario… o multimillonario, cuya principal inversión es impertir en puestos de feria, que se llaman Malls… y a eso revestirlo de un aura heroica, dorada, es muy diferente. Por lo mismo, no se crean esos empleos que paguen mejores salarios, con mejores condiciones, con mejor horario, etc. Porque los ricos y millonarios se portan como pobres, se quejan como pobres, e invierten en almacenes y carritos de completo porque dicen que “esta mala la cosa”, entonces eso es una forma de no tener ambicion. Cuando esas personas se llevan el dia entero diciendonos que no podemos soñar con energias alternativas, fabricas de tractores o de camiones, porque segun ellos “no es serio, ni productivo”, cuando estamos llenos de profesionales y de personas preparadas que aprenden conocimientos que no aplican, ni pueden aplicar muchas veces, aunque quisieran, porque no los dejan, entonces resulta dificil justificar que, a cada rato, se nos hable del trabajo, del esfuerzo… miremos si no la cantidad de gente, de cualquier sector, con soluciones o ideas brillantes o como minimo bien pensadas, ¿están haciendo algo?, no, porque al sistema le interesa tener gente vendiendo en puestos de feria y no pensando por sí mismos, ni proponiendo ni teniendo anhelos. Todo eso nos lo venden como “seriedad”. Saludos

29 de diciembre

Voy a explicarte una parte del problema que no estas viendo.

Cuando se creo la PAA, o sea, Prueba de Aptitud Academica, lo que media era eso, AP-TI-TUD. Si eras o no apto. Asi que gran parte de las preguntas no estaban “en el curriculum”, sino que tenias que usar tus habilidades. Y, como supondras, los estudiantes se quejaron. Llanto y pataleta y manifestaciones, que la PAA era injusta, lo de los “sueños rotos” y todo ese blabla, durante años. Porque claro, todos quieren entrar en la universidad, pero pocos quieren hacer el esfuerzo que eso requiere.

Asi que se creo la PSU, que es exactamente lo mismo que esta en el curriculum oficial, que es, para todos los efectos, LAS MATERIAS MINIMAS QUE DEBE CURSAR UN ALUMNO. MINIMAS. Para que los estudiantes, que tanto lloraron y que quejaron, ya no tuvieran de que quejarse. Porque lo que esta en la PSU es lo mismo que debieron pasar en cualquier escuela.

¿Y que ha pasado? Que les va peor. Les va peor que con la PAA. Si comparas las pruebas, te daras cuenta que la PSU es una porqueria, es que ya casi no tienes que pensar para responderla. Le han sacado todas las preguntas dificiles, todas las que pueden complicar al alumno, se la han dado en bandeja de plata y les va peor. Chico, han bajado los puntajes, han bajado las exigencias, han bajado incluso los puntajes para tener becas y les va peor. A todos les va peor.

Todos se quejan de la educacion que es mediocre, entonces ¿por que no hay miles de puntajes nacionales? Mira los puntajes nacionales: ¿te parece algo siquiera aceptable que solo el IN tenga 22 puntajes nacionales y el resto de colegios no alcancen ni siquiera a la cuarta parte de esa cifra, cuando algunos son los mas caros colegios de este pais? ¿Y eso a que se debe? A que los del IN estudian, no al dinero, no a la posicion social de sus estudiantes, sino a que ellos estudian.

Si la desigualdad esta en que te saques la mugre estudiando para ingresar a la Universidad… y luego te quedes fuera por el arancel, que es lo que le pasa a muchos jovenes. Eso es lo imperdonable. Pero el problema de fondo no va por ahi, va porque estamos buscando excusas a la mediocridad. Y eso tiene que parar.

El capitalismo no es culpable de que muchos no entren en la universidad, el capitalismo es culpable de alimentar la mediocridad.

crojas.alday

29 de diciembre

¿Es culpa del o la estudiante que no pasen todo el currículum en su colegio? es innegable que la calidad de la enseñanza no da la talla, argumentar que las condiciones de aprendizaje mínimas están dadas en todos los establecimientos es falaz.

Y por lo demás, ¿realmente necesita que le respondan porqué no hay miles de puntajes nacionales si la educación es mediocre? se respondió sola, porque la educación es mediocre. solo 253 estudiantes obtuvieron puntajes que entran en dicha categorías, de un total de más de 200 mil personas que rindieron la prueba. Menciona al Instituto Nacional, institución que selecciona en promedio a los mejores 400 de un universo de alrededor de 4000 postulantes cada año y, sin embargo, “de los 20 mejores colegios PSU, 19 son particulares pagados, la mayoría de comunas de altos ingresos. 4 de los 20 forman parte un mismo holding (SEDUC: Cordillera, Tabancura, Los Andes, Pinares)” (Fundación SOL, 2014) (Info aquí: http://bit.ly/1vCTqwK).

Cuando hablaba de la tesis de la flojera, me refería precisamente a sentencias y lógicas prejuiciosas para explicar la problemática como las que usted arguye, y si bien concuerdo con que el capitalismo alimenta la mediocridad, sobre todo la mediocridad del sistema educacional, no estoy de acuerdo con que por flojera muchos y muchas no logren ingresar a la universidad, o no habrían cientos de Institutos Profesionales, CFT’s y universidades privadas que se gastan casi un cuarto de sus ingresos anuales en la publicidad de dos meses.

Saludos.

29 de diciembre

Cristobal.

Es culpa del estudiante el que no se pase todo el curriculum.

Si, lo es.

Porque si el profesor tiene que estar 20 minutos de los 45 que dura la clase callando al niñato, y tiene que pasar todo un semestre ocupado de que el niñato siquiera haga una tarea, es culpa de ese niñato el que no se pase todo el curriculum.

¿O que, nos olvidamos de eso? ¿Nos olvidamos que en la sala de clases no solo esta el profesor, sino los alumnos? Y si los alumnos no quieren aprender ¿que puede hacer el profesor?

¿O que puede hacer un profesor cuando el niñato no quiere leer el libro en castellano, o que puede hacer para que haga el ejercicio de matematicas? Ya ni siquiera puede enviarlo a inspectoria, porque el niñato se trauma.

Un profesor tiene que lidiar con 45 niñatos que no quieren aprender. Y mas encima, con toda la presion de los padres que quieren que sus hijos sean ingenieros, cuando ni siquiera saben escribir su nombre, y no lo saben porque no quieren aprender. Y mas encima, no puede reprobarlos, porque es “su” culpa que esos 45 niñatos no aprendan, no de los niñatos que durante los 4 años de enseñanza media fueron a calentar asiento. El profesor se juega su puesto de trabajo, por culpa de 45 niñatos que no quieren aprender.

Mira la PSU, mirala como lo que es: una estupida prueba de alternativas. Y joder, es que es tan idiota que te basta pensar un poquito nada mas para dar con la respuesta, ni siquiera necesitas achuntar. ¿Que los de colegios particulares obtienen grandes puntajes? No. Cada vez, los puntajes han ido bajando. En picada. Cada vez hay mas y mas estudiantes que no saca mas de 500 puntos. Date cuenta de que eso no es normal, eso es anormal. No es posible que quitandole todas las piedras del camino, los puntajes sigan bajando.

Niño, mira la gravedad de la situacion: hace no mas de 15 años, necesitabas 650 puntos como minimo para postular a la mayoria de las carreras. 700 para derecho o medicina o alguna ingenieria. De hecho, para elegir a tu gusto, 730. Con 650 quedabas en lista de espera en casi todas las carreras.

Ahora, te basta con 550 hasta 650 para postular a la mayoria de las carreras. Solo medicina esta exigiendo 700 puntos. Ni que decir pedagogia: ingresas teniendo 450 puntos. O sea, sin saber ni siquiera escribir tu nombre y habiendo sacado un 4.0 en el total de notas de Enseñanza media. Eso es lo que reflejan 450 puntos. Y estoy hablando de las universidades que exigen la PSU. La inmensa mayoria ni eso te piden.

Cambio el ranking de notas para favorecer a los que estudian en la EM, cambio la prueba para hacerla mas facil (joder, es que es rematadamente facil), puedes responder al achunte… Y los puntajes bajan, y bajan, y bajan.

Y creo que llevas un tiempo en este pais para darte cuenta de que “cientos de Institutos Profesionales, CFT’s y universidades privadas que se gastan casi un cuarto de sus ingresos anuales en la publicidad de dos meses” lo hacen porque la consigna es simple: si quieres ser universitario, pero sin PSU, paga. Pues eso es lo que hacen muchos: pagan. Camino corto. Ley de oferta y demanda.

crojas.alday

29 de diciembre

Primero que nada me gustaría saber que estoy hablando con alguien de tú a tú y no con alguien que me llama “niño” para establecer un argumento.

En segundo lugar, yo parto de la primicia de que la problemática sí tiene una solución, y ciertamente es responsabilidad tanto de docentes como estudiantes que se lleve a cabo, sin embargo, no me situaré a secas con una postura de extremos del tipo “la culpa es de”. Es tan culpable quien enseña como quien aprende, pero es mucho más culpable aún el marco en el cual se lleva a cabo el proceso educativo: nuestra propuesta es esa, un Sistema Nacional de Educación Pública que incentive, tanto a docentes como estudiantes, a ser parte del proceso de enseñanza y no a limitarse a desempeñar un rol de “emisor-receptor”. Si tiene una idea para arreglar el problema que usted identifica compártala, porque de otro modo esto es una crónica de muerte anunciada y no llegaremos a ningún lado. Yo soy optimista, depende de todos y todas.

Saludos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Esas piñericosas que protege la vocera, no son ni más ni menos que la ayuda para encubrir al machista que el gobierno posee y lleva en sí, y que buscan sea amable. La vocera trata de ocultar esos rasgos ...
+VER MÁS
#Política

El chiste machista de Piñera y la defensa de su discurso

Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada
+VER MÁS
#Sociedad

El dedo en la yaga, la supremacía del yo o la extinción de la empatía

Popular

Quienes no entiendan que este joven es producto de un abandono total por parte de las instituciones del Estado y la sociedad civil hablan desde una superioridad moral violenta, con una miopía recalcitrante ...
+VER MÁS
#Ciudad

Narcotráfico y violencia: Un problema estructural

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

Las escuelas existen para reproducir las desigualdades sociales; por lo tanto, el mejor predictor del futuro de un niño es el estatus económico de sus padres, más que los logros académicos y la intelige ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Currículum Oculto y la perpetuación del poder socioeconómico

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)