#Cultura

Utopía, la poesía de Gloria Lepilaf Ñonque

1
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Gloria Lepilaf Ñonque es una poeta mapuche reconocida en La Araucanía, el país y el extranjero. Su última producción es una antología, “Somos Zomo” (Somos mujeres) que tuve el agrado de prologar, fue presentada a principios de marzo en la Biblioteca Municipal de la ciudad de Lautaro, lugar de residencia de la poeta que comparte con la localidad de Galvarino. La poesía de Gloria interpreta la mismidad mapuche en el ambiente urbano y rural, lo mestizo como lo ancestral con total autoridad de vivencia, tal como su poema “Utopía” entona en los aires de La Araucanía, con el que participó en el Primer Concurso de Poesía Identitaria, organizado por LITMU el 2017.

“Persigo mi sombra/ para sentirme niña/ y olvidar los años de camino cuesta arriba/ Tejo los últimos vellones/ en este largo invierno/ como una araña mecida en su tela de ensueño…” nos refiere a las dificultades de la pobreza, la necesidad, ese enclave que típifica la marginación oscura y obligada del pueblo mapuche usurpado, de manera que pareciera un sueño, algo ya ajeno a la actual realidad de la hablante, quien por tradición cultural trabaja la lana de oveja, riqueza característica por la que los animales son cuidados con esmero, el cullin que nosotros los mestizos champurrias interpretamos erradamente como dinero o papel moneda exclusivamente desde nuestra mirada occidental capitalista.


Nos refiere a las dificultades de la pobreza, la necesidad, ese enclave que típifica la marginación oscura y obligada del pueblo mapuche usurpado, de manera que pareciera un sueño, algo ya ajeno a la actual realidad de la hablante

La niñez suele ser una recurrencia en su poesía, y recuerda los momentos de arrullo, de mecimiento, los brazos protectores de los padres o los mayores que cuidan y crían.  Prosigue con la fe, la esperanza del apaciguamiento de la tormenta, en la expresión de la intimidad del tejido que produce el ensimismamiento, el volverse a sí mismo/a y encontrarse con el yo esquivo en la cotidianidad de los deberes.  El arrullo, la tela de la araña, que simboliza el tejido igualmente indica los decires, la transmisión oral del conocimiento. El poema indica la importancia de lo pewma en la cultura mapuche, que son los sueños que hablan, y aquí es donde la poeta realiza una conjunción interpretativa entre los pewma y las revelaciones en sueños que la Palabra bíblica señala, una profunda riqueza cultural propia de la relación intercultural en tanto ella acude al llamado de Dios, criticada por muchos de sus hermanos mapuche, a veces tendenciosamente malinterpretada.

Por otro lado, en vez del celular o el despertador, un quiltro, el mestizo despreciado entre los canes entre la chilenidad, imagen de lo que somos los chilenos, anuncia el día para ir al centro urbano, por el aliciente tímido de un bono que apenas arranca una sonrisa en el rostro porque implica una devolución escasa ante la riqueza que ya no es propia, la alteridad subsidiaria- con algunos fardos de pastos para los animales, mientras las grandes extensiones de terrenos hoy pertenecen a nombres extranjeros, el “otro” despectivo, el ajeno, reinterpretando a Octavio Paz, que igualmente traduce el lenguaje de los bonos desde el concepto de la otredad cuando las vacas gordas –otros de los otros-  se burlan de la que camina desde su tierra hasta el pueblo desde la tierra húmeda hasta el asfalto. Qué lástima no contar con más espacio para análisis.

Favor disfrute el video adjunto.

TAGS: #LiteraturaFemenina #Mapuche poesía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Mónica leonarda Faúndez Cifuentes

09 de abril

Felicidades, que hermosa forma de expresión, sobre la pobreza

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado

El santuario de la naturaleza “Dunas y Humedales de Putú” constituye un complejo ecosistema que pertenece a la eco región mediterránea nacional, la cual ha sido considerada a través de una serie de ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Dunas y Humedales de Putú: Un desafío para la conservación de los bienes comunes de identidad territorial

Si uno va a estar en dichos espacios como una minoría intrascendente, donde la gran mayoría está de acuerdo per se con aspectos estructurales distintos a los que desde esta vereda se representan, lo mejo ...
+VER MÁS
#Política

Comisión prelegislativa: ¿Restarse, bajarse o quedarse hasta el final?

Si el Petro es capaz de levantar el cerco de sanciones entonces sí podría ayudar a mitigar el problema económico del país, ya que Venezuela sería capaz de conseguir dinero para pagar sus deudas y amino ...
+VER MÁS
#Economía

Petro: La criptomoneda que hace frente a la crisis venezolana

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores