#Ciudadanía

Por un nuevo Marco Constitucional que incluya a las mujeres

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El debate sobre una  Nueva Constitución si bien es  una demanda que emerge de los movimientos sociales, ha sido  cooptado por la academia y dentro de esta,  por abogados  constitucionalistas. Son tres los puntos sobre los cuales gira este debate: Nueva constitución o Reforma Constitucional; carácter maximalista o minimalista  y el Mecanismo para llevarlo a cabo.


Carolina Carrera, presidenta Corporación Humanas, dice que la actual Constitución relega a la mujer a un plano de inferioridad jurídica, moral y política en virtud de una ideología del patriarcado.

En este sentido, es necesario dar un giro que para sacar el debate de los círculos de especialistas y trasladarlo a los espacios ciudadanos, que es lo que intentan hacer los movimientos “Marca tu Voto”,  “Articulación Poder Social Constituyente”; “Movimiento por la Asamblea Constituyente”; “Articulacion feminista por el derecho a decidir” o “Mujeres por una Nueva Constitución a través de una Asamblea Constituyente”, entre muchos otros. ¿Por qué este esfuerzo? Porque la Constitución de un país  no solo es un texto legal, sino que es una convención social, un  acuerdo político – jurídico que contiene un conjunto de principios, normas, garantías y derechos que rigen la convivencia social, así como  la organización política y administrativa de una nación que es puesta en forma republicana.

No es posible dudar que el cambio de Constitución es una necesidad para Chile y no un preciosismo de los movimientos: es más que un problema que la carta de 1980 tenga un vicio de origen al haber sido diseñada por un puñado de ideólogos en el marco de una dictadura cívico militar, y aprobada por un  plebiscito fraudulento.  Sumemos a estos vicios el hecho que la actual Constitución deja, además, fuera de su diseño y consecuencias al 50% de la población que somos las mujeres: no solo porque no participamos del debate,  sino porque (al revisar las actas de la Comisión Ortúzar y su modelo de mujer disfrazado en el lenguaje de un derecho inicuo) relega a la mujer a un plano de inferioridad jurídica, moral y política en virtud de una ideología del patriarcado.

El principio de universalidad de los derechos, que subyace a la idea moderna de ciudadanía, no ha hecho otra cosa que mantener el reconocimiento de los derechos fundamentalmente a favor de los varones, en tanto se mantiene la noción de una ciudadanía sin género. La pretensión de neutralidad que se expresa en la idea, de belleza aparente, según la cual todos los individuos son iguales ante la ley al pertenecer a la comunidad sin portar ninguna “diferencia”, no ha hecho otra cosa que acrecentar la exclusión de las mujeres.

Es por esta razón que los procesos de cambio constitucional deben incluir no sólo el reconocimiento de derechos iguales entre hombres y mujeres, sino también la incorporación y el reconocimiento de derechos colectivos de las mujeres que nacen de su diferencia sexual y de su histórica subordinación al patriarcado, propia de su condición genérica.

En este aspecto, el debate sobre el carácter de una nueva Constitución no es menor. La experiencia comparada y la tendencia a nivel regional  dan cuenta del carácter maximalista de las nuevas constituciones, incorporando y explicitando a los sujetos y colectivos de derechos, reconociendo una ciudadanía con género. Esta generización del texto constitucional permitiría asegurar la igualdad formal; garantizar la igualdad material y la no discriminación;   el derecho a vivir una vida libre de violencia en el ámbito público y privado; la facultad de tomar decisiones libres sobre la vida reproductiva y el principio de paridad, entre otros derechos.

Puede entonces entenderse que la discusión sobre el mecanismo no sea neutra: no es lo mismo construir un nuevo texto constitucional a través del poder derivado (esto es en el Congreso, un espacio que incorpora a un puñado de mujeres normalizando su exclusión tras la retórica de la vocación) que mediante una asamblea constituyente, un mecanismo que ciertamente no ofrece garantías a las mujeres, pero que por lo menos otorga posibilidades de incorporarnos en el debate y avanzar por nuestros derechos.

Por Carolina Carrera F, Presidenta de Corporación Humanas

Columna publicada en www.tuconstitucion.cl

TAGS: Derechos de la Mujer Igualdad de Derechos TuConstitución

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
rpoblete13

23 de Abril

Me parece interesante el acento que plantea la columna sobre un tema que a veces se pierde entre la discusión del método, los órganos y las características que tendría una nueva Constitución.
Tenemos una deuda con la igualdad en muchos planos, el tiempo del debate a fondo parece haber llegado.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Nuevos

La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Hoy en día, tenemos al alcance otros artefactos, distintos canales y una generación de ciudadanos impetuosos y concientes de colaborar con su trabajo comunicacional e informativo
+VER MÁS
#Medios

´El otro disparo` y su justificación social