#Chile 2030

Más autocrítica y menos autoengaño

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Pensé en aprovechar este desafío para ofrecer una mirada constructiva y optimista sobre el Chile del mañana, pero a la luz de los últimos hechos noticiosos y de las malditas encuestas diseñadas para evaluar el actuar de la política chilena, prefiero elaborar un ataque frontal, políticamente incorrecto y como siempre, sin anestesia.


Me rio cuando escucho a “honorables” alzar discursos donde aspiran a ser como Finlandia o Alemania, para que eso ocurriera deberíamos partir por importar a los políticos de allá y entregarles control total del país

Los chilenos tenemos cero autocrítica, gracias a la ausencia voluntaria de cualquier atisbo de conciencia, nos hemos vuelto incapaces de sentir culpa, defecto que repercute luego en una negación constante para asumir responsablemente los costos de nuestros errores. Amigos míos, ahí subyace la explicación del estancamiento de Chile y del desprestigio de todos quienes son parte de los tres Poderes del Estado.

De antemano aclaro que si desean debatirme en los comentarios, me importará un soberano y reverendo rábano basar la discusión en cualquier tipo de argumento centrado en las cifras macroeconómicas de los últimos 43 años. A final de cuentas, esos numeritos son elementos que sólo sirven para anestesiar la baja comprensión social de quienes salen a defenderlas. Mejor digamos la verdad y aceptemos que Chile es un país desigual, que la esclavitud existe y que el feudalismo impuesto por los grandes grupos económicos, ha utilizado a la Constitución y a gran parte de la clase política, para impulsar estrategias legales de vasallaje, francamente inhumanas, que sólo pueden ser parcialmente esquivadas por personas inteligentes que han sabido aprovecharse, aliarse o asociarse del tuerto acaudalado. Mi anhelo por tanto es, que dentro de los próximos 15 años, nuestra capacidad de autocrítica, especialmente de quienes representan a los partidos políticos en el ejecutivo y el legislativo, aparezca y aumente exponencialmente. Sueño que la esfera política evolucione hacia el diálogo y deje de invertir tanto tiempo criticando las ideas del adversario, eso le haría muy bien a  nuestro país; llegó la hora de que los militantes empiecen (yo hace rato comencé) a criticar los vicios de los propios correligionarios, en vez de repetir el discurso trincherista de los ideológicamente falsos.

Si un día me llego a encontrar una lámpara mágica, la recogeré, la frotaré y le pediré al genio lo siguiente: “Deseo que todo ciudadano que sea electo para cargo de elección popular, esté condenado a decir la verdad durante el periodo que dure su mandato” ¿Pueden imaginarlo?, yo sí. Por lo mismo con el segundo deseo pediré ser corresponsal de prensa en el congreso y así poder sacarme un par dudas. ¿En realidad andaba trabajando cuando se cayó de la moto de nieve? ¿Le dice toda la verdad al cura cuando se confiesa el domingo? ¿Conoce a algún ciudadano que reserve información de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura?, ¿Está segura que todas indemnizaciones llegaron a manos de víctimas de la dictadura? ¿Cuántas veces pidió plata a empresarios de ultra derecha, para financiar una campaña de izquierda? ¿Le dieron el raspado de olla? ¿Redactó una reforma sabiendo que era mala? ¿Le interesa mejorar las condiciones de vida de los más pobres? ¿Vota a conciencia o depende de la orden dada por el lobbista de turno? ¿Entiende que discriminar a los homosexuales es patológico y aceptarlos es humano? ¿Le dio trabajo en puesto de confianza  sabiendo a alguien que no tenía la altura moral para el cargo? ¿Aprovechó de las ventajas que su cargo para hacer negocios? ¿El fideicomiso era ciego o tuerto? ¿Cuándo le arden más, cuando habla Boric o cuando escribe Fisk? (aunque Gabriel debería ir segundo en este orden, pero bueno).

Chile le teme a la verdad, por eso todavía no desarrolla su autocrítica y se mantiene escudándose en el autoengaño, sin saber que al desplegar grandes sonrisas, trata de cambiar el país flameando las banderas del ladrón del turno (el autoengaño equivale a tener fe en que esto sirve).

Si tanto nos gusta pensar que somos el mejor país de Sudamérica, es porque muchos ratas se han encargado de convencerte de aquello, ciertamente Chile es un gran país para vivir, un diamante en bruto para quienes somos ultra optimistas y regionalistas, pero si aspiramos a que esa sensación la tengan el indeterminado número de chilenos censados (entre 18 y 25 millones) debemos dejar de llenarnos la boca con la Teletón, con la gentileza de Farkas, con las acciones solidarias que hacemos después de ocurrido un desastre natural, con las cifras macroeconómicas ideadas para atraer inversión piraña extranjera y con haber podido levantar la Copa América.

Me río cuando escucho a “honorables” alzar discursos donde aspiran a ser como Finlandia o Alemania, para que eso ocurriera deberíamos partir por importar a los políticos de allá y entregarles control total del país para que lo reordenen (les firmo que Merkel en menos de un mes borra de cajón los feriados, el enriquecimiento municipal mediante patentes de alcoholes, los bonos sociales, los desayunos en la pega y el abuso indebido de las grandes familias Chilenas). La ventaja es que si eso ocurriera, en menos de cinco años, la Teletón sería financiada por el Estado y las 48 horas de amor pasarían a ser un esfuerzo para ayudar a otros países; con buenos políticos, los programas de educación y salud serían gratuitos y frente a un desastre natural, los encargados sabrían qué hacer, cuándo actuar y cuántos recursos es necesario invertir (y no gastar). Ese día las cifras macroeconómicas nos darían lo mismo, la Iglesia seguiría misionando y cumpliendo el rol que los cristianos tanto valoramos, pero sin tratar de intervenir el rumbo del país mediante emails turbios y respecto a la Copa América, no sería más importante que las becas universitarias para estudiantes de escasos recursos que ingresan aspirando ganar el Nobel. Teóricamente las plantas eólicas y solares reemplazarían a las termoeléctricas, ya no se exportarían más planchas de cobre o chips de madera, sino productos derivados, el litio sería administrado eficientemente por el Estado y el desierto probablemente estaría plantado y habitado por millones de santiaguinos que se aburrieron de esperar la construcción de la rotonda Pérez Zujovic.

Como le decía a Kena Lorenzini (a quien cito para que me haga RT), hay que dejar de creer el cuento de las trincheras, la izquierda es progresista sólo porque la derecha es estúpidamente conservadora, Guido, Fulvio, Marco Antonio y Alejandro, te van a extender la mano para ser elegidos, dilatan las promesas regalando sonrisas, agradeciendo cada discurso de los Pentapopulares para seguir sintiéndose vanguardistas. Basta de autoengañarnos, reconozcamos que hemos cometido errores electorales garrafales. Solo así, podremos evitar reelegir a la misma piedra y tener que autoengañarnos con el dicho “Elegimos lo que merecemos”.  Valparaíso requiere una oportunidad para honestos, corajudos, francos, díscolos y nuevos, especialmente en la derecha.

TAGS: Especial 2030 Futuro de Chile

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica