#Salud

¿Qué lleva a los hombres a maltratar a sus parejas?

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Sería yo capaz de actuar con maldad?

Vamos a considerar algunas alternativas psicológicas al responder esta pregunta. La primera es que el mundo está lleno de bondad y de maldad: lo ha estado siempre y lo seguirá estando. La segunda es que la barrera entre el bien y el mal es permeable y nebulosa. La tercera es que los ángeles pueden convertirse en demonios y sin duda alguna y sin ser incrédulos, los demonios pueden convertirse en ángeles.


Es una decisión personal de cada mujer el salir de la relación destructiva, pero cuando esto sucede, es cuando la sociedad tiene que tener la capacidad de ofrecer la ayuda necesaria.

Pero entonces ¿qué es la maldad? La psicología la define como “obrar deliberadamente de una forma que dañe, maltrate, humille, deshumanice o destruya a personas inocentes, o en hacer uso de la propia autoridad y del poder sistémico para alentar o permitir que otros obren así en nuestro nombre” (Zimbardo 2008).

¿Cuántos de los acontecimientos del día a día podríamos encasillar dentro de esta definición? Es cosa de prender la televisión y ver que hay maldad en todas partes, pero hay algo que últimamente es recurrente y tiene que ver con la violencia de género.

La violencia del hombre hacia la mujer es un problema social importante, en el que cada año miles de mujeres son abusadas en sus relaciones de pareja. ¿Qué lleva a los hombres a maltratar a sus parejas?

Hay diferentes factores y mecanismos psicológicos y conductuales responsables de las conductas de los individuos abusadores. Uno de estos es el enfoque de aprendizaje social, lo que significa que el individuo al observar este tipo de comportamientos abusivos tendría una tendencia a aumentar la posibilidad de convertirse en abusador en el futuro, debido al aprendizaje de la conducta agresiva aprendida en edad temprana.

Otra teoría es la de la transmisión intergeneracional del abuso; modelo que postula que los individuos que fueron objeto de abusos cuando niños es más probable que lleguen a convertirse en personas abusivas. Así, el haber sido víctima de abuso infantil durante un tiempo prolongado, guardaría relación con la posibilidad de que el individuo llegue a convertirse en un hombre abusivo.

Los sujetos maltratados por su padre durante la adolescencia son los que se muestran más punitivos, además si se han criado en un hogar con una madre maltratada tienen un 44% más de probabilidades de llegar a maltratar a sus parejas. Se concluye también que la tasa de hombres abusivos que manifiestan haber sido víctimas durante la infancia, que fueron rechazados, sufrieron malos tratos físicos y abandono por parte de sus padres oscila entre un 30-60%. (Kaufman 1989).

Generalmente estos individuos no tienen problemas en las relaciones con sus amigos y colegas. En muchos aspectos, viven una vida buena y eficaz y nadie puede imaginar que el hombre/amigo/colega expone a la persona que dice amar a la violencia. Es en este sentido que hoy aparecen hombres de diferentes ámbitos y niveles dentro de nuestra sociedad como individuos abusadores y maltratadores y que en su vida pública, algunos de ellos, son quienes se encargan de juzgar y establecer ciertas normas morales de comportamiento dictando leyes o fomentado un comportamiento intachable.

El proceso de normalización en la relación

El proceso de normalización define qué es lo que hace que a las mujeres les resulte difícil salir de una relación violenta. Cuando una mujer comienza una relación con un hombre, la que más tarde resulta ser violenta, se da comienzo a un proceso que llamamos el “proceso de normalización“. El hombre al comienzo es amoroso corteja y la relación se puede comparar con lo que llamamos una “relación normal de amor”. Una vez que la confianza se ha establecido y el vínculo en la relación se ha profundizado afectivamente, lentamente, el hombre comienza a destruir la auto-estima de una mujer.

El comportamiento del hombre es manipulador y controlador y es inicialmente difícil ver cómo esto afecta a la mujer. Lo que se suele llamar “maltrato psicológico” puede significar que el hombre comenta constantemente y de diferentes formas por ejemplo el vestir de la mujer, la manera de cocinar, los amigos de la mujer, etcétera. Esto de forma paulatina y en su creer “poseer” a su pareja, “si yo te doy mi amor tengo derecho a exigirte”, significa que el hombre comienza a controlar a la mujer con sus comentarios, revisando las pertenencias personales de la mujer, esperándola a la salida de su trabajo y/o acusándola de infidelidad.

Los testimonios que entregan mujeres abusadas acerca de sus parejas, es que los individuos fluctúan entre la insensibilidad total y el amor trascendental. El hombre es increíblemente encantador hacia fuera y es percibido por tanto, como una persona sensible, divertida, cuidadosa e inteligente. La mujer a menudo duda de sus propios sentimientos y reacciones y justifica de forma racional lo que pasó -el maltrato- por estimar que son hipersensibles. El primer golpe es a menudo seguido por disculpas y promesas que no volverá a ocurrir y es así como muchas mujeres suelen hacer caso omiso de la primera situación como un evento de una sola vez y elige creer en excusas.

Es importante darse cuenta de que generalmente la mujer asocia el abuso con la vergüenza y a menudo se culpan a sí mismas. También es importante entender que la mujer objeto de violencia no es una mujer “débil” o que algo en su personalidad les hace sentirse atraídas por los hombres violentos. Este es un mito, ya que hay que destacar que cualquier persona puede ser víctima de un hombre violento.

En el tema del abuso hacia la mujer, hay una deuda desde el Estado; falta definir leyes y políticas públicas orientadas a entregar un apoyo incondicional a cada una de las mujeres victimas de violencia. Es imperante que las mujeres sepan y sientan que hay alguien a quien recurrir cuando necesiten hablar, construir una red social que sepa dar acceso y ayuda práctica, como vivienda temporal y ayuda económica. Destinar lugares de acogida, refugios, albergues secretos que cuenten con profesionales que den ayuda y contención cuando la mujer afectada por fin decida salir del espacio de abuso, puede ser un primer gran paso.

Es una decisión personal de la mujer el salir de la relación destructiva, pero cuando eso sucede, es cuando la sociedad tiene que tener la capacidad de ofrecer la ayuda necesaria.

“A lo largo de la historia, la pasividad de quienes podían haber actuado, la indiferencia de quienes deberían haber tenido más conciencia, el silencio de la voz de la justicia cuando más importancia tenía: eso es lo que ha hecho posible que el mal triunfara”. Haile Selassie.

TAGS: Maltrato Psicológico Psicología Violencia d Violencia de Género

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

29 de agosto

¿Que lleva a una PERSONA a maltratar a su pareja?

Porque no son los hombres. Mujeres tambien.

Las mujeres tambien al inicio de la relacion cortejan, mienten y manipulan al inicio de una relacion. Las mujeres golpean a sus parejas, las cachetean, las humillan en publico. Mujeres que maltratan a sus parejas. Mujeres que han matado a sus hijos o hijastros para vengarse de sus parejas. Mujeres usando el maltrato sicologico las vemos a diario en las calles (eres un inutil, no sirves para nada, eres un vago, eres un pobre hueon…)

Todo su articulo tiene mas de 8 años de atraso. Eso, que ud escribe, era algo que se creia y se defendia… hasta que hace 5 años, las cifras de maltrato entre parejas homosexuales comenzaron a ser demasiado grandes como para ignorarlas.

Para que sepa: 1 de cada 3 mujeres lesbianas sufre maltrato de sus parejas. 1 de cada 3. ¿Sabe cuanto es la violencia de hombre y mujer? 1 de cada 5. Es mas probable caer en una relacion toxica siendo lesbiana (o siendo gay) que siendo hetero. http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/11/141120_cultura_violencia_domestica_parejas_homosexuales_wbm

No se una a la sexualizacion de los derechos humanos. No es cuestion de numeros, no es cuestion de “mas mujeres” porque nunca los derechos humanos deben mirarse en terminos de numero. Es cuestion de que una PERSONA esta siendo maltratada. UNA PERSONA. Si una persona sufre maltrato, esa persona es victima.

29 de agosto

Marcela,
un gusto saludarte, no dudo que lo que escribes pueda ser así, aún así falta mucha información al respecto del matrato entre el mismo genero. Gracias por tu aporte.
Saludos cordiales.

30 de agosto

Oscar, ese es el error. El error es tratar el tema del maltrato entre personas como si fuera una cuestion de sexo. No lo es.

El hombre no es maltratador por naturaleza, no es violador por naturaleza, no es abusador por naturaleza. Porque si vemos las cosas asi, ¿que pasa cuando la mujer maltrata? ¿Lo hace porque “es herencia del patriarcado”, porque “repite lo que ha vivido en su casa”? Ojo, que lo pongo entre comillas porque esas han sido las frases para el bronce con las que salen los defensores de la idea de “genero”.

Oscar, ud parte con una definicion de maldad. ¿Ve ahi la palabra “hombre”? No. La maldad es del ser humano. Ud es un ser humano, yo lo soy, ¿por qué ud se pone en la posicion de “manipulador, controlador, malvado” y yo tengo que ser la “debil victima”? ¿Asi es ud, asi es como ud ve a los hombres? ¿Cree que merece que yo lo vea asi? No, ¿verdad? Entonces digame ¿por qué se abanderiza una ideologia que discrimina, humilla y menosprecia a los hombres por su sexo, y que solo busca que nos veamos como enemigos?

Hay hombres maltratadores, hay mujeres maltratadoras. Y hay victimas. Quien maltrata tiene que ser duramente sancionado, no importa si es hombre o mujer. Porque cuando maltrato causo daño a una persona. Daño, Oscar, el maltrato daña a personas, no importa el sexo de quien lo cause.

Andrea

05 de julio

Marcela, podrías hacer tu propia columna. Ésta es sobre el maltrato q mujer, no a el hombre. Ubícate.

no+violencia_de_genero

29 de agosto

concuerdo con la columna . Como siempre ” Marcela Castro” ninguneando otra opinión y/o columna…..pero que mujer mas eximia y excelsia…dueña absoluta de la verdad….¿Por que no estas en la Nasa ?
Ya se puso fome leer a esta Sra dueña de la verdad , dueña de los numeros…pppfffff niun brillo.
Marcela , deberías tener tu propio medio digital.

Antes se podía leer opiniones diferentes . Con esta Sra se puso fome leer…la duela de la verdad.
Espero la respuesta “brígida” por parte de Marcela (ninguneo a granel)

30 de agosto

Oh, que lindo, gracias por leer lo que escribo 🙂

30 de agosto

La discriminación a la mujer es histórica, y por siglos fue considerada inferior al hombre, incluso tenia menos valor que un caballo, y nuestras religiones la fomentaron a través de sus relatos, donde ella es una propiedad más.

La menstruación, el mito y la discriminación a la mujer

Saludos

Jorge Esteban Guajardo

04 de abril

Yo opino que la violencia es una expresión deformada de poder, no es inherente a un genero determinado, que sean más mujeres las víctimas, es circunstancial, acorde con el modelo de sociedad construido durante miles de años (expreso esa realidad, no significa que la apruebe o justifique). Sí se ubiese construido una sociedad matriarcal, es muy probable que los hombres fueran víctimas en mayor número.
Para combatir la violencia se combate con derribar las ideas que la “fundamentan”:
1) La competitividad (el pez grande se come al pequeño), 2) vulnerabilidad y debilidad (ejemplo porque eres… “inferior” tú opinión vale menos, entre otras expresiones ), 3) inferioridad dada por condiciones socio-económicas, de edad, intelectuales, etc. 4) Egoismo (el yo sobre todo lo demás exacerbado), etc.
No es positivo seguir apuntando al hombre el problema, cuando es un problema sistémico, la verdadera solución es un trabajo a largo plazo con un enfoque integral.
Una sociedad cooperativa es menos violenta, más solidaria e intrínsecamente más empatíca con su medio. Ese es el norte, en mí opinión.
Post data. “Las ideas no tienen sexo”.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Para quienes son de izquierda o de derecha su visión del mundo es tan sólo una entre tantas otras".
+VER MÁS
#Política

La intensidad de la política

Pero en la sociedad hay una fisura, hay monopolios y hay resistencia al cambio. Hay demasiada desigualdad. No hay suficiente meritocracia. Demasiados apitutados e hijos de papá sin talento. También la lib ...
+VER MÁS
#Cultura

Teatro: Entrevista a Omar Pérez Santiago por su obra 'Te Rogamus. Papa Francisco escúchanos'

Motivados por ideales de izquierda, pero con los pies incrustados en el suelo -determinante diferencia con el socialismo o comunismo-, este grupo da ejemplo de política moderna bien entendida.
+VER MÁS
#Política

Afírmense dinosaurios

Nuestro cometido es denunciar los "errores involuntarios", usando el término de aquellos acostumbrados a sacar ventajas en sus negocios, reconociendo que la Contraloría, conforme al mandato de s ...
+VER MÁS
#Ciudad

Los 'errores involuntarios' son recurrentes

Popular

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes