#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Se sabe que el populismo es un fenómeno político complejo de vieja data, que surge en distintas épocas, de diversas formas en distintos contextos y en diversidad de países.

Se sabe también que hay populismos de derechas y de izquierdas y que, adicionalmente, se genera, constituye y procesa en hibridajes de raíces y destinos diversos.

Se sabe asimismo que el populismo suele ser fenómeno que surge en medio de crisis que desarticulan de alguna forma y a diversa profundidad la normalidad institucional y la orgánica de los partidos políticos que hasta ese momento vehiculaban una normalidad que por alguna razón de fondo se interrumpe, colapsa o entra en crisis.


El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salida falsa y engañosa, oportunista, de poco fondo y no durable

La experiencia histórica muestra también que puede ser instrumentado por actores sociales de identidad y perfil más definido para sus propios propósitos y fines y que por ello, normalmente, no es fácil determinar ante qué fuerzas sociales nos encontramos y que rol juega el populismo como corriente social, política y cultural dentro del cuerpo más orgánico de tal o cual actor o protagonista de la lucha política y de poder en cada caso.

El populismo surge como fenómeno en contextos de crisis con fuertes componentes de escenarios inhabituales de dinámica rápida, de incertidumbre, de apertura a diversidad de opciones que no dan tiempo a análisis detenidos, que suelen definirse por factores mediáticos, contingentes o de nuevos liderazgos, componentes que pueden ser perfectamente de superficie, pero siempre llamativos, exóticos, que aparecen como soluciones mágicas, atajos a nudos o trabas institucionales que impiden de momento avanzar.

Puede que estas fórmulas esquematizadas no parezcan a las fuerzas que irrumpen un piso firme para avanzar a objetivos mayores, más estratégicos, pero se abren como poros de respiración de un organismo social en crisis, caminos provisorios que más adelante habrá tiempo de analizar y corregir si fuera necesario.

Todo lo anterior obliga a determinar la especie precisa de populismo que se presenta en cada caso y el rol que puede llegar a cumplir en los procesos políticos en marcha donde hay otros grandes actores en juego que luchan tras sus objetivos.

Aquí interesa que hablemos de nuestro populismo, el de Chile de 2021, ya bastante perfilado luego de los complejos procesos iniciados con el estallido del 18/O.

Dado que el cuadro político ha ido cambiando mucho y estamos próximos a elecciones trascendentes, nos interesa aclarar lo que significa al día de hoy y, más concretamente, que rol puede jugar en los grandes cambios necesarios para resolver en profundidad la fractura estructural y la desigualdad crítica que nos define luego de 17 años de dictadura más 30 años de la constitución y del modelo Chicago que heredamos de Pinochet.

Dicho con franqueza, tenemos la sospecha de que el populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salida falsa y engañosa, oportunista, de poco fondo y no durable, que pudiera servir de excusa a la derecha para sus objetivos de largo alcance al menos en tres aspectos principales:

Primero, zafar de la situación de apremio y acorralamiento en que se encuentra por la arremetida popular de los últimos años.

Segundo, desbancar y sacar de los primeros planos el riesgo de una alternativa que una al centro y a la izquierda más radical, una propuesta seria, profunda, sustantiva, generadora de una estrategia país que abra camino al futuro, ofreciendo como contrapartida una fórmula populista alternativa, vistosa y bien maquillada, apoyada en la ampla base popular que despertó con el estallido. En el fondo, una propuesta inofensiva para los intereses más medulares y estratégicos de la derecha.

Tercero, luego de un esperado y tal vez turbulento fracaso de la fórmula populista, recuperar el gobierno el 2026, en la próxima elección presidencial, frente a un populismo agonizante y una izquierda despotenciada por la pérdida del gran contingente de masas del estallido del 2019, que pudo convertirse en el pilar de un Chile mejor, con nueva Constitución y otro paradigma de desarrollo, pero que lamentablemente se habría frustrado.

Hay señales de que la derecha se está moviendo en dos escenarios. El primero, visible a ojos de todos, con varios candidatos de sus filas para la elección presidencial de fines de año. Y un escenario B, por si le fuera mal en el primero, que consistiría en brindar apoyo subrepticio a la opción populista de Pamela Jiles, para asegurarla sola, alejando a su eventual aliado PC y a la centroizquierda, para asegurarle a ella la Presidencia de la República a fines de año.

Los recientes resultados de la encuesta CEP, claramente mentirosa, dan vuelta todo el cuadro configurado por el conjunto de encuestas anteriores. Pamela Jiles salta al estrellato, muy lejos de todos los otros candidatos, con la más alta evaluación positiva (54%) y la más baja negativa (28%); Daniel Jadue, un PC cercano hasta ese momento a las mejores posiciones, lo instala con una mediocre evaluación positiva (24%) y una alta evaluación negativa (49%); Joaquín Lavín aplana su reconocido liderazgo en la derecha con una mediana evaluación positiva (32%) y un rechazo no menor (39%); y Evelyn Matthei presenta con una mediocre evaluación positiva (27%) y medio alto rechazo (43%).

Pareciera que el CEP, esa cúpula superior de los dueños de Chile, le estuviera diciendo a Lavín y Matthei: esta vuelta no es para ustedes. Los planes son otros. Esperen un poco.

El ascenso meteórico de la diputada Jiles tendría su base en un alto conocimiento público por su exposición mediática de largo tiempo y, sobre todo, su rol estelar en las 3 campañas exitosas para lograr que las AFP entreguen parte de los fondos previsionales de los ahorrantes a sus dueños.

El resorte clave para librar los fondos de las AFP continuará funcionando. El total de ahorros previsionales acumulados en las AFP al primer semestre de 2019 llegó a US$218.706 millones, equivalentes al 77% del PIB Nacional. Sumados los 2 retiros ya realizados y el tercero estimado, en conjunto suman casi US$50.000 millones, por lo que quedan aún ahorros previsionales dentro de las AFP de unos US$168.706 millones.

Si el gobierno sigue resistiéndose a entregar otros medios para paliar la crítica situación, obliga a que los fondos de las AFP sigan siendo la alcancía casi inagotable de los chilenos. Pamela podrá seguir repartiendo con generosidad ese gran chorro de dinero a sus adorados nietitos, luchando en un extraño simulacro contra quienes se oponen, o simulan hacerlo, para que estas balsámicas aguas fluyan desde donde conviene, por las vías predilectas, al bolsillo de los elegidos por una mano ungida y milagrosa.

Así las cosas, no hay que ser demasiado astuto para malpensar que el liderazgo de esta diputada seguirá subiendo en un mano a mano con el gobierno. A fin de año se hará irremontable asegurando el escenario B de la derecha, con una sofisticada fórmula, secreta relojería construida cuidadosamente paso a paso en el esquema populista.

Una Abuela poderosa, simple, clara, corajuda, de gran corazón, con sus nietitos protegidos, pobres seres infantiles incapaces de valerse por sí mismos, y un Abuelo guía e inspirador, que declara haber sido parte del PC y el FPMR en dictadura, confesión inverificable, probablemente falsa, útil sin embargo para construir el perfil de persona experimentada, firme, heroica, luchador armado contra la dictadura, imagen grata a los Primera Línea, a todos los románticos y violentos dispuestos a luchar con todo y donde sea contra las fuerzas represivas del nuevo dictador.

Los meses que vienen estarán marcados por el forcejeo por liberar estos fondos de las AFP y restituirlos a sus propietarios. Este propósito ya fue anunciado por la diputada, pero como no se dará de golpe el trasladando del total de los fondos previsionales a las personas, habrá forcejeo, tratativas, acuerdos y desacuerdos, avances y retrocesos en el oficialismo y en la oposición. Estará también en juego ese dispositivo diabólico inventado por Jaime Guzmán, el Tribunal Constitucional, diseñado para proteger el sistema “en el caso que el gobierno lo conquisten los otros”. Escenario ideal porque simula una lucha de gladiadores, espectáculo a fin de cuentas que continúa capítulo a capítulo y nos tiene en vilo a todos.

La gravedad y las corrientes inducidas de este nuevo ecosistema político elevará aún más arriba la figura de la diputada, lanzándola a un estrellato impensado, soplándole a la derecha la necesidad de arroparla con equipo profesional e ideas de cambio que le son escasas y otros medios no demasiado visibles para asegurar su triunfo a fines de año, pero sobre todo para ir preparando el terreno para su derrota inevitable en los 4 años que le siguen.

Objetivo también de arrastrar en esa derrota hacia lo más hondo posible, hasta destruir y deformar hasta lo irreconocible y el olvido, los sueños de liberación del mundo popular de los años recientes y recuperar al cabo las riendas para un nuevo gobierno de derecha.

¿Política ficción? Puede ser, pero algo nos dice que hay mucha trama reconocible. Simulaciones hechas de retazos del día a día que muestran caminos posibles. Una fórmula ingeniosa que podría jugar la derecha para salir de su asfixia tormentosa. Artes modernas de ingeniería social obligada ante un levantamiento popular inesperado, áspero y difícil de resolver, con fuertes raíces objetivas, sociales y tecnológicas. Una derecha que sufre derrotas, pero de ningún modo pierde su capacidad de reacción y de ingeniar nuevas embestidas.

Escenario complejo. Tarea popular. Pensar a fondo el escenario cambiante y el libreto innovador de su enemigo de clase.

TAGS: #ChileActual #Populismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Juan Pedro

06 de Mayo

Que comentario más imbecil. Ahora es la derecha la que está inflando a la Jiles? Corten la y háganse cargo ustedes de ese engendro político que ustedes, la izquierda, inventó

06 de Mayo

Consulte con Larroulet. Luego insulte si quiere, a quien corresponde.

07 de Mayo

“Enemigos de clase”… ” Dispositivo diabólico”… Los malos con un plan meticulosamente diseñado
Pero el “levantamiento popular inesperado, áspero y difícil de resolver, con fuertes raíces objetivas, sociales y tecnológicas”… Ese no tiene nada planificado ni empujado por “los bondadosos” adictos a Marx…
Quienes han empujado esto a una polarización, y por ello levantado los populismos, SON la izquierda y sus pregonadores. Como en la UP, creen poder dominar al monstruo que levantan, pero después se dan cuenta que siempre hay facciones más exaLtadas que, en buen chileno, se van al chancho.
Después lloran con que nunca quisieron eso, o derechamente reniegan de sus creaciones, como cuando les preguntan cuando un país comunista o socialista ha sido exitoso y contestan con “es que esos no son verdaderos socialistas.. “..

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática

El balance de este esfuerzo por llevar a la práctica el proyecto social de un buen vivir demuestra las complejidades que implica, y expone las fuerzas sociales opuestas que enfrenta.
+VER MÁS
#Política

El Yasuni: una política concreta de aplicación del buen vivir

La derecha tiene el derecho a desmarcarse del fascismo, pero no tiene derecho a mentir con un desprecio absoluto por la historia,
+VER MÁS
#Política

La mentira que difunde la derecha en redes sociales

La apelación a la tradición ("ad antiquitatem") es una tradicional falacia lógica. El que algo se haya venido practicando desde tiempos pasados, no permite concluir por sí solo que haya contad ...
+VER MÁS
#Política

Tradición de crueldad

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación