#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Es sabido por todos que el escritor Jorge Baradit con su trilogía llamada “Historia Secreta de Chile” ha logrado obtener una serie de réditos y destacados hitos, tales como:

Ha obtenido, con sus tres libros, ventas muy superiores para el mercado nacional, en especial para libros de temáticas relacionadas con la disciplina histórica. Lo que ha significado una difusión relevante en los medios de comunicación que ha traído como efecto relevar a la Historia en la mesa de debate público, algo inédito en nuestra sociedad, lo que no ha estado exento de controversias públicas.

Las discusiones que se han originado a partir de los trabajos de Baradit están relacionadas con el cuestionamiento del valor historiográfico de la misma. Algunos historiadores han hecho hincapié y puesto en duda la base metodológica que utiliza el autor para investigar. Por otro lado, críticos tales como Juan Manuel Vial han tratado a la obra de Baradit como artículos periodísticos en general de mala calidad tanto de forma como de fondo.

¿Por qué tanta bronca con Baradit?

Lo que primero resalta de su obra es su éxito editorial, parece bastante concebible, pues somos una sociedad que se caracteriza por ser “chaquetera”. Sin embargo, en este caso parece haber en las mentadas molestias algo más profundo.

La segunda posible causal es la incomodidad que produce en los círculos de académicos historiadores que ven en riesgo sus feudos disciplinares. En efecto, un advenedizo del sacrosanto mundo de la Historia ha osado escribir sobre historia de Chile y más encima es leído y seguido por miles de personas. ¡Cáspitas, la Historia se torna popular! Hay bastante de esto en la reacción de algunos historiadores, en especial aquellos vinculados a las escuelas historiográficas más conservadoras. 


Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto recordarles que tienen sus manos manchadas de la sangre de obreros, campesinos, mapuches, selknam, pascuenses, kaweskar, yámanas.

Serán suficientes motivos para provocar tantas incomodidades. Estimo que no, y planteo que  Baradit ha cometido un pecado venial para el status quo social. Es impresentable que exponga las debilidades de los héroes patrios (Prat, Carrera, O’Higgins). ¿Prat espiritista? ¿Carrera un egocéntrico incurable? ¿O’Higgins un dictador?.

Baradit apunta a la médula de la élite, lo que hace es bajar de las estatuas a sus héroes. Y eso no se lo van a perdonar, nunca.

Baradit, además, tiene la capacidad de ser un narrador entretenido, ameno, que puede ser leído por todos, evidenciando que si la mayoría de las personas en general no leen textos de Historia no es por desinterés, sino por la aridez de las investigaciones historiográficas. Muchos historiadores, en particular los identificables con la corriente de la Historia Social, han reconocido que su mérito es que ha abierto una nueva forma de abordar el relato histórico.

A mi modo de ver el tema, si bien Baradit nos habla de los héroes nacionales , de las matanzas populares, de tragedias, discriminación y maltrato de etnias locales, hechicerías y brujería; son en general conocidos por los profesores de historia, incluso muchos de los mismos han sido trabajados en las aulas, lo distinto es que el autor logra hilvanar una narración que es atractiva para uno como lector, lo que refleja el nivel de narrador que es Baradit, y para lo cual también debemos entender que sus relatos históricos están complementados con la necesaria ficción literaria y el resultado, por cierto es notable.

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto recordarles que tienen sus manos manchadas de la sangre de obreros, campesinos, mapuches, selknam, pascuenses, kaweskar, yámanas.

Baradit ha remecido la dormida memoria de la República Nacional, al correr el tupido velo del olvido, deja en evidencia la conducta abusiva y explotadora de la clase dominante, que había logrado mantener oculta al protegerse bajo la sotana del catolicismo y del fusil militar. Baradit se ha convertido en una piedra en el zapato para la elite, y eso de verdad se agradece.

TAGS: #EliteChilena Historia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Juan Montero

17 de noviembre

Me gusta la historia, he leído todo tipo de libros de historias, tanto universal como chilena, debo ser el único animalote que se ha leído los 40 y tantos tomos de la historia de chile de Encina, los latosos libros de Villalobos, el aburrido historia de chile de Vial, el apestoso libro de historia de barros aranas. El culpable de que me gustara la historia de nuestra patria fue Walterio Millar, es ameno, breve y conciso, que mi madre me regalo cuando era niño. Tengo preferencias por las biografías, recomiendo leer las memorias del Gabo González Videla, que muestra una ventana de chile que va de los locos años 20 hasta los 60. Si se quiere enterar de como era el mundo europeo, en especial, la Alemania nazi, leerse las memorias del almirante Ismael huerta. De la historia universal me gustó la historia del siglo XX de Erich hosbowm, ahora, si se quiere aburrir con la historia universal al estilo encina, leanse a Durand. Tiempos modernos de Paul Johnson, espectacular, es una especie de baradit ingles, pero de mayor pelaje.
Quiere saber la razón de las reivindicaciones del pueblo mapuche, leanse el libro historia del pueblo mapuche de jose bengoa, una vez que termine de leerlo me temo que a mas de alguien tendrá deseos de ponerse el poncho, la bandolera y la khalashnikov ak-40, mejor el fusil Gal.

Percy Matas

23 de noviembre

Ya lo había escrito en Facebook hace tiempo: En un país como Chile, en el que buena parte de su población no entiende lo que lee, el que «alguien» logre interesar a la gente en la historia, es un gran logro. Si los egregios historiadores no saben componer historias que le resulten interesantes a mucha gente, lo siento por ellos. Bien por Baradit.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

El haber alcanzado la cifra de 8 mil millones de seres humanos, cuyas necesidades superan de lejos la posibilidad de satisfacerlas, solo tiende a alimentar las desigualdades y exacerbar los odios
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ocho mil millones

Jamás ninguna de las 345 municipalidades que hay en Chile como sus juzgados de policía local, han hecho valer las sanciones contenidas en este DL 3.516.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Si los jueces desconocen las leyes, estamos mal

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?