#Política

No es tiempo de candidaturas presidenciales

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La centro izquierda para encarar el futuro todavía no se ha tomado la molestia de intentar aclarar qué le ha pasado y qué le ha llevado hasta donde está. En su seno se intuyen cosas, pero nadie enumera ni sistematiza la naturaleza de los errores, nadie efectúa una autopsia de su propia muerte como Gobierno y como Nueva Mayoría.

Una de las partes más importantes de cualquier proyecto es la evaluación final, en la que se revisan los fallos para acertar en el futuro. Por consiguiente, los partidos adscritos a ese sector deberán dar nuevos bríos a su espíritu crítico para salir, reconociendo expresamente, de la franca crisis en que están y para asumir que los partidos de la centroizquierda necesitan de forma urgente un auténtico debate sobre su presente y su futuro.


Hasta ahora la dispersión ha primado en la centroizquierda y la falta de diálogo ha impedido reconstruir y articular un espacio político que no solo se limite a fiscalizar al gobierno de Piñera

Sin ese debate –que debe ser tan profundo y largo- será muy difícil afrontar la complejidad de asuntos y problemas que afectan a la sociedad chilena. En realidad, el debate de ideas es el único camino para evitar la obsolescencia del progresismo criollo, minimizar sus errores y afrontar el desafío neoliberal. Y mientras no se produzca esa reflexión común en cada una de las instancias partidarias que conforman dicho sector, su peso como sujeto político estará minusvalorado por la ciudadanía y su punto de vista global se fraccionará cada vez más, para regocijo de la derecha, en medio de una sensación que irá de la frustración a la desidia.

Los partidos de la centroizquierda, por tanto, tienen ahora la oportunidad de analizar su derrota electoral en forma proactiva, aprovechando este período como una motriz de cambio y apertura para resintonizar con una sociedad que se ha se transformado radicalmente en el último decenio, lo que les permitiría ofrecer un proyecto alternativo a la derecha como opción de gobierno y presentar un relato ilusionante para el siglo XXI. Es una oportunidad de reaprendizaje para ofrecer una opción más conectada con los cambios estructurales requeridos en el país y las subjetividades colectivas de la sociedad, desde una centralidad de desarrollo sustentable que conjugue los vectores de gobernanza y justicia social.

El contexto no es fácil y la urgencia de los tiempos, tampoco. El futuro inmediato es incierto.

Como en todo proceso de diálogo para resolver un problema pueden surgir dificultades en el camino. Pero, lo importante, es estar conscientes de iniciar esa discusión, puesto que no es menos cierto que el país necesita una alternativa de gobierno viable y creíble desde un clivaje progresista que modernice sus propuestas. En esa perspectiva es fundamental que la centroizquierda repotencie sus relaciones con la sociedad civil e inicie un debate intelectual que dé una réplica plausible a los efectos disruptivos de la globalización que le posibilite competir ante la ciudadanía con un proyecto de transformaciones que aúne un respaldo político y social mayoritario en el país.

Hasta ahora la dispersión ha primado en la centroizquierda y la falta de diálogo ha impedido reconstruir y articular un espacio político que no solo se limite a fiscalizar al gobierno de Piñera, sino que se reconfigure como una fuerza política sólida y unida, con una narrativa propia capaz de vertebrar las distintas expresiones en torno a una propuesta común. Ello supone un debate sobre temas fundamentales: sistema de salud y previsional, educación, reforma del Estado, la iniquidad en todos los ámbitos de la vida en sociedad, crecimiento y desarrollo sustentable e inclusivo donde las diversas visiones participen en un diálogo sin vetos y propositivo, sin demandas esencialistas ni morigerantes.

Es indudable que no se puede hablar de oposición en singular. El problema principal está en que las distintas “oposiciones” -el Frente Amplio y los partidos de la ex Nueva Mayoría- siguen moviéndose en la dolorosa oscuridad del enfrentamiento y el veto mutuo.  Es por eso que para lograr entendimiento se requiere diálogo, respetando las legítimas diferencias, entendiendo la heterogeneidad de los diversos grupos y partidos como un atributo que no disuelve ni niega la identidad y los intereses de cada uno de ellos.

Insistir en el veto a actuar de consuno entre los diferentes sectores de las “oposiciones”, encarna la negación de lo político y, favorece la aceleración y la normalización de las asimetrías políticas, sociales y económicas del actual modelo de poder. El progresismo, a través de la historia, se ha caracterizado por su pluralidad y por actuar sumando y no restando actores sociales con demandas distintas, que han visualizado que solo en conjunto sus reivindicaciones cobran sustentabilidad en el tiempo. La fragmentación del progresismo en distintos partidos obliga a pactar acuerdos transversales para dibujar un horizonte con mayor equidad y para impulsar una profundización de la democracia en Chile.

De ahí la necesidad de que los partidos de izquierda y de centro reflexionen sobre este déficit de dialogo y avancen en la construcción de entornos de colaboración que permitan resultados que hagan posible un cambio de escenario político en una dirección favorable al cambio social y económico, alternativo con la visión monocular del neoliberalismo de la derecha.

Definir, entonces, con precisión los componentes programáticos que serán los elementos esenciales para alcanzar acuerdos es prioritario. Ello requiere debatir con espíritu crítico sin saltarse etapas, ya que el forzar mucho la convergencia y, obviar los disensos, no se converge más temprano. No ayuda tampoco caer en la obsesión patológica de levantar candidaturas presidenciales en esta etapa, sin antes precisar las referencias políticas. Y, mucho menos, sin una coalición detrás.

El desestimar el basamento programático en el accionar de una coalición de gobierno conlleva, inevitablemente, a dedicar más tiempo a apagar todo tipo de incendios que a cumplir una agenda transformadora comprometida ante la ciudadanía

TAGS: #CandidaturasPresidenciales #GobiernoPiñera Oposición Progresismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Javi-Al

24 de Julio

Muy cierto, es lo que cualquier ente pensante esperaría, agregaría algo más, en la reflexión que sigue esperaría que se reflexione sobre nuestro país, en su ethos, en sus problemáticas y realidades propias, y no se siga intentando imponer ideas que pensó algún europeo mientras degustaba un aromático cafe illy.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Esta nueva religión económica tiene a sus sacerdotes y cardenales, y también posee entre sus filas a sus científicos, todos ellos dispuestos a defender este nuevo orden teórico y conceptual, a pesar de ...
+VER MÁS
#Economía

Fundamentalismo de mercado: desmontar el mito económico neo-liberal

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad