#Política

Los Colaboradores

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hace algunos años vengo escuchando el concepto de “colaboradores” llamando así a los trabajadores que ahora son un equipo, un grupo de amigos que colabora por el bien común. Al denominar colaborador al empleado, al dependiente, al albañil o vendedor, se le da mayor prestancia y espíritu de solidaridad en la relación laboral -por cierto asimétrica entre patrón y empleador- en esa estamos.


Nuestra era es la del post fordismo, el de la flexibilidad laboral, la desprotección, el trabajo discontinuo y rotativo, con breves contratos y muchas especializaciones

Ni hablar de sindicalizarse como colaborador, recuerden que somos todos una familia por una causa común, antes que ser egoístas y reclamar por nuestros derechos laborales debemos ponernos una mano en el corazón y pensarlo seriamente. El patrón, hoy jefe de colaboradores, es una persona preocupada de que sus empleados no se enfermen, que no les falte nada, que sus seres queridos estén bien, ¿cómo no estar agradecidos de este señor?

El colaborador tiene una connotación poco inocente, por el contrario considera una noción mucho menos reivindicacional y más colaborativa (vaya la redundancia), en cierta forma humaniza una relación explotadora e injusta, agregándole caridad y ternura a lo que no lo tiene por ninguna parte.

Detrás de este lenguaje opera un verdadero cambio en la forma de presentar a los trabajadores en la empresa moderna y que busca demostrar que no existen diferencias, que no hay subordinados, dependencias y explotación, sólo existe una gran familia-empresa donde todos colaboran y comparten las mismas condiciones, por lo que los jefes son líderes en lugar de jefes y los líderes guían y no mandan[1], menuda diferencia.

A pesar de que hoy se concibe de otra forma a las personas en la empresa, la esencia del trabajador no se ha modificado y en eso no podemos engañarnos. A pesar de los años, hoy ya no vemos la existencia de grandes empresas como en el clásico modelo fordiano de la gran fábrica, con especializaciones bien definidas, tareas, segmentos y divisiones. Nuestra era es la del post fordismo, el de la flexibilidad laboral, la desprotección, el trabajo discontinuo y rotativo, con breves contratos y muchas especializaciones. Este modelo ha sido viable entre otras cosas, por el aumento de las nuevas tecnologías de comunicación. Y por cierto que es un modelo injusto, precarizado, vulnerable, desprovisto. Todo lo contrario a lo que Recabarren imaginó, aunque nunca creo haya pensado que las cosas llegarían a este nivel, tampoco concibió que las personas estaríamos confinadas en nuestras casas sin saber a dónde ir (del punto de vista existencial), y no por la huelga general, sino por una pandemia universal.

Pero el mercado es increíble, sino te da por un lado, te da por otro: “si no puedes salir, no te preocupes, te llevamos los productos a la puerta de tu casa” con los mismos precios y costos (mas envío), generando igual ganancia a la empresa.

Así el gobierno nuevamente se encuentra pellizcando las arcas públicas para creación de bonos asistenciales, pero no pidiendo nada a los privados, el retail, los monopolios, la banca, las AFP. Nuevamente se le echa la mano al bolsillo del Estado para salvar a la sociedad y exculpar a los que tienen de verdad que ponerse. El sector privado no se ha puesto con nada, aún con cuatro mil muertos, en plena cuarentena no trepida en no condonar deudas, en establecer perdonazos en devolver los ahorros propios de pensiones miserables y aún así no para nunca de ganar, aun haciendo de la emergencia sanitaria un negocio redondo.

El colaborador (no es lo mismo que el colaboracionista), se encuentra bajo la noción en la organización de la producción capitalista y es la base para los discursos que ven al trabajador como un “colaborador” o dicho en otra forma, el trabajador como un recurso humano mediante el cual se tratan los problemas de los trabajadores de manera bilateral con compensaciones particulares y no a través de la representación sindical. De esta manera el trabajador no se considera un oprimido, sino por el contario se siente perteneciente a una gran familia y como cualquier hermano de familia numerosa, trata de destacar, de ser el mejor, que lo acepte el patria y el matriarcado juntos, que destaca dentro de sus pares, que es el mejor, el más inteligente, se merece todos los reconocimientos, los permisos y no ser despedido (que Freire tampoco imaginó ni en sueños).

Así, el oprimido sin saberlo, pasa a ser parte del opresor, pero del modelo, no de sus bienes. Y en esta mezcla extraña estamos todos atrapados.

Yo también me veo haciendo cajitas humanitarias y repartiendo miserias y claro, ni siquiera es posible hablar de conciencia de clases por ahora, eso sería lo más desubicado. Hoy me dijo mi vecina: ahora si que no por favor, no se te ocurra apelar a esas cosas en plena pandemia, porque estamos en capilla y esto nada tiene que ver con la lucha social, ni menos el estallido…plop.

[1] Narbona 2010

TAGS: #ClasesDominantes #Poder Trabajadores Trabajo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
anysur

27 de Junio

me recuerdas los “colaboradores” de Uber, como indicas sin ningún beneficio….

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia