#Política

La democracia distópica

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Es difícil conceptualizar la democracia. Por una parte, es un valor de las sociedades occidentales y como tal está vinculada con las ideas de libertad e igualdad. Por otra parte, es un sistema de gobierno que se caracteriza por la participación en la elección de las autoridades. Por ello, la pregunta válida que surge al respecto es qué vínculo existe o debe existir entre estas acepciones de la democracia. El pensador italiano Norberto Bobbio planteaba una distinción fundamental para comprender la profundidad del problema: según su perspectiva cabía hablar de una democracia sustantiva y una procedimental. Esta última es más bien formal, hace referencia a las reglas del juego, es la elección de la mayoría. La sustantiva, en cambio, es la que en un principio hemos nombrado como un valor.


La elección de las autoridades carece de significado democrático si estas no gobiernan de acuerdo al mandato de la mayoría y no fortalecen los aspectos sustantivos de la democracia.

Vuelvo a plantear el problema: ¿es condición suficiente para un sistema democrático la democracia procedimental? Por condición suficiente me refiero a aquella causa que por sí misma nos permite hablar de democracia. El aspecto procedimental está ligado al ámbito normativo. Es el conjunto de leyes que permite el desarrollo del juego. Para Kelsen ese conjunto es el derecho. Desde la perspectiva positivista, ley y derecho son sinónimos, siempre y cuando, las primeras se hayan dictado de acuerdo a los procedimientos previamente establecidos por el ordenamiento jurídico.

La democracia procedimental, por tanto, implica un estricto apego a las normas, aun cuando estas normas puedan perjudicar la libertad y la igualdad de los ciudadanos. Si la ley supone la expresión de una voluntad soberana, entonces la asociación entre el procedimiento y la democracia pudiera tener cierta lógica, pues los ciudadanos en atención a circunstancias históricas determinadas pueden elegir limitaciones. La limitación sería el contenido de la norma, pero sería válida en tanto que es una elección legítima.

Pero ¿qué ocurre cuando las reglas del juego son establecidas para el beneficio de una minoría determinada? ¿debemos seguir hablando de democracia si es el caso que esto se hizo conforme a derecho? Si aceptamos este punto entonces se producirá una contradicción: al modo de 1984 podremos declarar que se puede construir una democracia sin participación. Vale decir, la aceptación irrestricta del aspecto procedimental como condición suficiente nos lleva a una democracia distópica.

Parece entonces que lo que define a una democracia no es su aspecto procedimental, sino el sustantivo. Respecto de este, Bobbio señala que se trata de hacer extensivas las reglas del juego a la mayoría, asegurando su participación, y respetando a las minorías. Por su puesto, a esto hay que agregar los derechos básicos que según Arendt son constitutivos de un Estado de Derecho: libertad de reunión, de asociación, de traslado y movimiento. No hay democracia si no se respetan estas libertades mínimas. Tampoco si no se respeta el derecho a emitir opinión ni el de información.

Creo que la idea base para comprenderlo es la concepción aristotélica del bien común. Según él, la democracia era uno más dentro de los sistemas de gobierno o constituciones puras. Lo que la diferenciaba de los demás es la cantidad de gobernantes, no su finalidad. Una sociedad correctamente organizada podría optar por un sistema con una cantidad menor de gobernantes, lo importante era no perder de vista la verdadera finalidad: la búsqueda del bien común.

El aspecto sustantivo, por tanto, vas más allá del procedimiento. Es el fundamento que le da sentido al procedimiento. En virtud de que las sociedades occidentales se han levantado sobre la idea (al menos desde un punto de vista formal) de la igualdad y la libertad de sus ciudadanos, la elección de las autoridades carece de significado democrático si estas no gobiernan de acuerdo al mandato de la mayoría y no fortalecen los aspectos sustantivos de la democracia.

Hoy nos encontramos en un contexto en que la clase política desconoce esto. Deliberadamente se apegan a un formalismo que apunta a mantener las reglas del juego y con ello los desequilibrios de poder existentes en nuestra sociedad. Lo paradójico del asunto es que estas reglas no rigen para ellos, pues se han erigido en una elite que se mantiene al margen de las normas, que amparados en la autocomplacencia y el discurso del funcionamiento de las instituciones gozan de cierta impunidad por sus actos.

Lo que vivimos hoy, por tanto, es una distopía: una institucionalidad que carece de legitimidad social apunta a mantenerse haciendo uso de un discurso “democrático”, pero atendiendo a prácticas propias de una dictadura, socavando el verdadero fundamento de la democracia.

TAGS: #Democracia Derechos Mayorías

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

La presión social no ha mermado, y no tiene sentido esperar el cambio de gobierno para buscar soluciones ahora.
+VER MÁS
#Política

Estar preparados

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo