#Política

¿Qué es lo que está mal?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El contexto actual es sin duda, para la mayoría de nosotros, un fenómeno sin precedentes y nos obliga a plantearnos cuestiones referentes a nuestro tiempo y por lo mismo nos empuja a una reinterpretación del presente. Esta reinterpretación conlleva, evidentemente, una nueva comprensión del nosotros, de aquel conjunto que formamos como sociedad.


Ahora el enemigo poderoso es la enfermedad y las medidas de presión utilizadas para reprimir las manifestaciones encuentran validez en la lucha contra el COVID

Nuestro presente es el confinamiento y la enfermedad. Pero este presente se afirma sobre estructuras previas: un modelo de desarrollo extractivista, un desentendimiento del Estado respecto de las necesidades sociales, una élite político-económica separada de la ciudadanía y un incipiente movimiento social que busca la modificación estructural de la sociedad. Estas estructuras previas son, a su vez, la base de interpretación del presente, pues a través de ellas aparece la lógica de articulación de las decisiones referentes al confinamiento. Es decir, el presente no es un presente sin más, es más bien la consecuencia de un conjunto de factores que aparecen una y otra vez a través de los discursos y las ideas que se repiten sin cesar en el espacio político.

Un aspecto importante a considerar en este sentido es la modificación de nuestras dinámicas de relación. Las restricciones a las que obliga el cuidado de la salubridad pública nos llevan a prescindir de la ocupación del espacio público como marco generador de la interacción social. Por su puesto, esta restricción encontraría su justificación en el cuidado se la salud de la población y es por ello que, aunque atenta contra nuestras inclinaciones, es aceptada por la mayoría dado que se entiende la delicadeza de lo que está en juego: la vida y la dignidad de las personas.

Sin embargo, la pregunta que surge es hasta qué punto estas restricciones tienen por finalidad el cuidado general, pues lo que planteado en abstracto aparece como razonable, visto a la luz de las circunstancias se muestra como una prohibición con una finalidad distinta a la declarada. El punto fundamental para comprender esto es el uso del distanciamiento social como estrategia central para enfrentar la emergencia sanitaria. Una sociedad distanciada no es un ente capaz de enfrentar de buena manera una crisis de esta envergadura, antes bien es proclive a ser sometida a políticas que, buscando el cumplimiento de estadísticas generales, pongan en riesgo la salud de la población.

Entonces ¿por qué utilizarlo como estrategia? El distanciamiento era nuestra realidad antes del 18 de octubre. A partir de esa fecha comienza a articularse un entramado social con el objetivo de cambiar las condiciones estructurales del país y se visibilizan actores y proyectos que eran negados por la hegemonía política. De pronto se instaló en el ideario colectivo la necesidad de un cambio a la constitución derribando, de esta forma, el muro discursivo impuesto por la derecha en atención a que había que preocuparse de los problemas reales de la gente y dejar de lado las discusiones ideológicas que solamente importan a la élite. Lo interesante de este fenómeno es que, aparejado a lo anterior, se abrió también la posibilidad de la realización de una asamblea constituyente, lo que, por supuesto, genera recelo en la clase política y por lo mismo se vieron empujados a firmar un acuerdo que incluye este aspecto bajo el nombre de “Convención” y el plebiscito como mecanismo validador. Discusión aparte es el hecho de si una Convención y una Asamblea Constituyente son entes equivalentes bajo denominaciones distintas o no.

Así visto, el distanciamiento social apunta a la separación del entramado antes señalado. Vale decir es una estrategia de desarticulación del movimiento social bajo la excusa del cuidado de la salud. Este hecho se evidencia en la transmutación de la “normalidad” buscada con posterioridad al estallido social en la “nueva normalidad” como discurso predominante del periodo post pandemia. Ahora el enemigo poderoso es la enfermedad y las medidas de presión utilizadas para reprimir las manifestaciones encuentran validez en la lucha contra el COVID. La salud y el cuidado de la población no son el objetivo buscado. Son más bien elementos accesorios en el intento por mantener las dinámicas económicas y políticas ante el peligro del cambio.

Por ello en este punto resulta importante plantearse la correlación que existe entre el fracaso en el control de la pandemia y la estructura de nuestra sociedad, pues ha quedado en evidencia la desigualdad y la falta de protección que son los rasgos característicos de nuestro sistema. Las medidas adoptadas se fundamentan en una racionalización del comportamiento de la población en base a la idea de la mantención de un sistema político y económico que es insuficiente para dar una respuesta adecuada a nuestro presente. Por lo mismo el equívoco parece consistir en la mantención de un discurso de continuidad y en la ejecución de prácticas que tienen por objeto la vuelta a una normalidad anterior al estallido social.

 

TAGS: #Coronavirus Control Políticas Salud

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Kast no promete hacer la nación grande de nuevo sino que recuperar el peso de la noche, que no es una promesa de un país próspero o mejor de cara al futuro, sino que siempre fue garantizar el orden a tr ...
+VER MÁS
#Política

Democracia Protegida: comparación del programa de Kast y el de Büchi

Así con el mercado como puntal.  Estamos a punto de irnos al infierno por nuestras acciones y hay quienes, más que cambiar el rumbo, piensan en cómo vender papas fritas. Viveza le llamaran algunos, otr ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

´El mundo se achicharra y nosotros nos enriquecemos`

La situación requiere un nuevo paradigma económico y de desarrollo, reestructurando por completo las viejas categorías, incorporando esta vez la infaltable participación de la naturaleza en todos los pr ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis climática y la caducidad del paradigma capitalista

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no promete hacer la nación grande de nuevo sino que recuperar el peso de la noche, que no es una promesa de un país próspero o mejor de cara al futuro, sino que siempre fue garantizar el orden a tr ...
+VER MÁS
#Política

Democracia Protegida: comparación del programa de Kast y el de Büchi

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo