#Política

Evangelio o República

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El aplastante triunfo de Bolsonaro en Brasil ha vuelto a abrir un capítulo más en la autoflagelante discusión sobre el actual rol de las izquierdas e incluso del modelo de democracia liberal en sí mismo a nivel mundial. Trump, el Brexit, Orbán, Salvini, y ahora “O país mais grande do mundo”.

Tras la caída de la Unión Soviética muchos vaticinaron el fin de la historia, y creímos que el mundo había llegado a un statu quo en donde el paradigma reinante estaba formado por una mezcla de democracia representativa en lo político y un sistema neoliberal de economía internacional abierta y globalizada en lo económico. De este modo, los países libres alternarían entre la derecha liberal-conservadora y la socialdemocracia light hasta el fin de los tiempos.

Pero no. Tal como en los locos años ’20, el paradigma dominante ha dejado cabos sueltos que han hecho que las masas renieguen de él. En esta oportunidad quiero abordar el caso particular de América Latina, y en específico su dimensión religiosa.


Tipos como Bolsonaro no serían tan peligrosos si detrás de ellos no hubiera organizaciones que buscan reemplazar las bases democráticas liberales por una "democracia de Dios"

Clave en el triunfo de Bolsonaro, y jugando también un rol preponderante en Costa Rica, Guatemala y Colombia (con disímiles resultados electorales), el evangelismo se ha vuelto un factor preponderante del juego electoral. Las congregaciones protestantes pentecostales han superado su tradicional atomización e inorgánica para pasar a actuar como un solo cuerpo social en pos de cumplir los objetivos de su agenda. Y es que tal como ellos achacan a sus “enemigos” una “diabólica agenda” basada en las supuestas ideología de género, lobby gay y destrucción de la familia, ellos, naturalmente, también tienen la suya.

Se trata de una agenda que, al estilo de los movimientos políticos islamistas del Medio Oriente, busca conquistar el poder civil (e incluso militar) para aplicar en la tierra las directrices de lo que ellos entienden como el Reino de Dios. Pero a diferencia de anteriores movimientos políticos de inspiración religiosa, como han sido la Democracia Cristiana o la Teología de la Liberación, el pentecostalismo desprecia abiertamente el laicismo, la separación entre Estado y Religión, y los valores ilustrados.

La agenda del pentecostalismo político es peligrosa porque reniega de las bases filosóficas que han permitido que Occidente conquiste niveles de calidad de vida, libertad, paz y progreso inéditos en la historia. Es verdad, el paradigma neoliberal aun imperante es intrínsecamente injusto, pero igualmente nefasto era el capitalismo oligárquico previo a la Segunda Guerra Mundial, que vino a ser reemplazado por fascismos que prometían ser la salvación y acabaron siendo el desastre y la auto aniquilación de los pueblos. No se trata de cambiar algo malo por otra cosa que es peor.

Tal como el pentecostalismo político define a viva voz como enemigos a la izquierda, las organizaciones LGBTI, los movimientos feministas y a los librepensadores, los demócratas de todo signo debemos declararnos enemigos de quienes propugnan la reducción de libertades individuales, la inmiscusión de la religión en la política y en el Estado, y la relativización de los derechos humanos, junto con un alarmante rechazo a la modernidad en su sentido más amplio.

Tipos como Bolsonaro no serían tan peligrosos si detrás de ellos no hubiera organizaciones que buscan reemplazar las bases democráticas liberales por una “democracia de Dios”, un gobierno de elegidos que creen saber lo que es mejor para todos. En definitiva, algo que suena más parecido a los Hermanos Musulmanes que a un país latinoamericano.

No se trata de defender el injusto statu quo y buscar su perpetuación, pero si toca elegir entre Evangelio y República, la respuesta debe ser enérgica y sin medias tintas.

TAGS: #Democracia #Libertad Evangélicos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Javi-Al

05 de Noviembre

Bueno, no es necesario declarase enemigo, en la práctica lo son. Lo que pasa ( desde mi enfoque), es que tal como observa y según el “Fin de la Historia” de F. Fukuyama, la izquierda se quedo muda, sin discurso, sin mundo posible, se rompió el paradigma de igualdad, de estado protector, de colectivismo activo en muchas partes, dejando sus recintos y sus espacios vacíos, y lo que vino rápidamente a ocupar esos recintos y espacios es el anarquismo, contra eso se enfrenta el “pentecostalismo” que Ud. señala, en rigor, porque no hay puntos de encuentros posible, situación que no ocurría con la vieja izquierda, por ello se trata de una cultura (la vieja cultura cristiana en su sentido más ortodoxo) enfrentada a todo tipo de excesos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas