#Género

El feminismo en condiciones de vulnerabilidad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Laura, Francisca, Andrea, Estela, Sandra y Olga, son mujeres que viven en sectores rurales del centro y sur de Chile con las que junto con un equipo de investigación tuvimos la oportunidad de compartir entre octubre de 2012 y agosto de 2014, en el marco de un estudio sobre estrategias de sobrevivencia de familias beneficiarias de programas sociales.

Todas ellas y sus familias son lo que la encuesta CASEN clasifica como hogares en situación de pobreza monetaria extrema, es decir, familias que no cuentan con recursos suficientes para cubrir sus necesiddes básicas de alimentación, transporte, vestuario , vivienda y recreación.


Paradójica disyuntiva entre empoderar a la mujer en su rol de reproducción y cuidado y hacerla al mismo tiempo responsable de los escasos ingresos que por vía del Estado llegan al hogar. Un ejemplo más de la multiplicidad de roles que en todos los contextos socioeconómicos tenemos las mujeres y que la institucionalidad no hace sino reforzar.

Al conversar con estas mujeres pudimos confirmar que la falta de ingresos es el correlato de una superposición de vulnerabilidades que las mantienen en una precariedad muy extrema. La mayoría de ellas fueron madres entre los 15 y los 17 años (como también lo están siendo sus hijas), ninguna tiene un empleo regular, se capacitan en oficios pero no logran emprender en ellos, se endeudan con parientes y amigos y dependen del apoyo del Estado para pagar sus servicios básicos y mandar a sus hijos a la escuela.

Confirmamos también, que entre ellas y sus pares hombres -parejas actuales, padres de sus hijos, ex – maridos o convivientes- hay muchas diferencias que las ponen a ellas en una situación aun más vulnerable y precaria que a ellos. En los pocos casos en que sus parejas se encuentran en el hogar, ellos sí trabajan, sí emprenden, sí tienen acceso al crédito y no tienen responsabilidades ni sobre el hogar ni sobre el cuidado de los niños.

Por eso es que el Estado hace entrega de los bonos para el apoyo de estas familias a las madres, porque son ellas quienes están a cargo de los niños y administran el hogar. Paradójica disyuntiva entre empoderar a la mujer en su rol de reproducción y cuidado y hacerla al mismo tiempo responsable de los escasos ingresos que por vía del Estado llegan al hogar. Un ejemplo más de la multiplicidad de roles que en todos los contextos socioeconómicos tenemos las mujeres y que la institucionalidad no hace sino reforzar.

Parádojica disyuntiva en un tiempo de reivindicaciones feministas, que ojalá sirvan de oportunidad para visibilizar estas otra historias, las de mujeres que están ajenas a estos debates, pero vaya que saben de abusos y discriminaciones. Para ellas, por ellas, la igualdad de género es un imperativo ético. Para que ojalá pronto podamos asegurarle a Laura, Francisca, Andrea, Estela, Sandra y Olga, que aunque muy probablemente la de su descendencia también será una historia de lucha, será una en que sus hijas estarán en igualdad de condiciones que sus hijos para enfrentarla.

Por Ignacia Fernández
Directora Ejecutiva

TAGS: #Mujer #Pobreza #Vulnerabilidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Esas piñericosas que protege la vocera, no son ni más ni menos que la ayuda para encubrir al machista que el gobierno posee y lleva en sí, y que buscan sea amable. La vocera trata de ocultar esos rasgos ...
+VER MÁS
#Política

El chiste machista de Piñera y la defensa de su discurso

Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada
+VER MÁS
#Sociedad

El dedo en la yaga, la supremacía del yo o la extinción de la empatía

Popular

Quienes no entiendan que este joven es producto de un abandono total por parte de las instituciones del Estado y la sociedad civil hablan desde una superioridad moral violenta, con una miopía recalcitrante ...
+VER MÁS
#Ciudad

Narcotráfico y violencia: Un problema estructural

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

Las escuelas existen para reproducir las desigualdades sociales; por lo tanto, el mejor predictor del futuro de un niño es el estatus económico de sus padres, más que los logros académicos y la intelige ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Currículum Oculto y la perpetuación del poder socioeconómico

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)