#Política

¿Cómo vamos?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Parece insoslayable hoy en día hacerse preguntas cada vez más universales. Tal vez se comience con cuestiones locales. No han faltado los desaciertos en el gobierno y tampoco, desde luego, en la oposición. Se podría decir que la cosecha, en ambos casos, es generosa.


Una generación que no piense sólo en el nivel de rentas que puede lograr al elegir una profesión. Gente interesada en el quehacer de la política, dispuesta a discutir con buenas maneras. Personas con ideas, con compromiso

Pero muy pronto, el pensamiento se dirige hacia las cercanía. En este caso, nuestra querida y aporreada América del Sur. Argentina en su forzada discusión de qué es el peronismo, ese extraño fenómeno que hermana a la extrema derecha con la más radical de las izquierdas. Perú en el punto en que la elección de un fujimorismo trasnochado es una posibilidad casi segura.

Brasil. Oh Brasil. ¿Qué se puede decir de Brasil? Que quienes son paladines de la corrupción masiva enjuician a una Presidenta honesta, aunque imprudente, en una maniobra que se parece demasiado a un golpe de estado. ¿Es necesario hablar de Venezuela? Parece que la situación de ese  país está madura para algunos cambios.

Miremos a Europa. Inglaterra a punto de abandonarla. Hollande proponiendo una reforma de las leyes del trabajo claramente patronal. España en la anarquía. Gran parte del resto, aterrados por la “invasión” islámica. Ataques terroristas en Francia y Bélgica, por nombrar sólo los más cruentos.

Los lentos y débiles progresos en materia de medio ambiente parecen demasiado tardíos para detener el calentamiento global y su correspondiente cambio climático.

¿Qué pasa? No, no me refiero a la revista y su particular manera de ver la realidad. Me refiero a qué está ocurriendo en el planeta que nos hace fácil presentar un menú de catástrofes de todo tipo que nos recuerdan las más siniestras películas de terror.

Los astrónomos culpan a Plutón, entrando en Capricornio. Puede ser, no me pronuncio. Lo que sí está claro es que no podemos cambiar la trayectoria de los astros.

Lo que sí, tal vez, podemos es modificar nuestras conductas.

El neoliberalismo que los chilenos tuvimos el dudoso honor de protagonizar cuando los seguidores de Friedman y compañía le dictaban los preceptos económicos a los ministros de la dictadura, parece haber llegado a su fin. Ya estamos entendiendo que ese sistema es muy provechoso para el 1% de la población. Ahora nos damos cuenta de que es muy difícil estar en ese porcentaje. El excesivo bienestar económico que esa gente sufre ( el verbo está bien elegido) ha llegado a una dimensión tal que se acerca al absurdo. Las diversas teorías que proyectan ese bienestar al resto de la gente, comúnmente llamado la teoría del chorreo, no funciona más allá de alguna prenda de ropa o zapatos usados adquiridos a buen precio en la “ropa americana”.

El grueso de la población tiene, sin embargo, ambiciones más altas. Quiere educar a sus hijos, quiere gozar de aceptable salud, quiere tomar vacaciones, quiere mejorar su estándar de vida.

Para cambiar ese estado cosas, en un plazo relativamente breve, será preciso esperar una generación al menos. Una generación de gente que no piense sólo en el nivel de rentas que puede lograr al elegir una profesión. Gente interesada en el quehacer de la política, dispuesta a discutir con buenas maneras. Gente con ideas, con compromiso, con intereses que vayan más al terreno de la ecología, la cultura, las artes que al último modelo de teléfono.

¿Hay algún progreso en ese sentido? A veces, pienso que sí. Otras, en cambio, la respuesta es un claro no. Como por ejemplo, cuando un dirigente de los estudiantes, en actitud de violenta protesta ante la reforma, responde que no ha leído la propuesta, pero que está en contra.

Me aterra descubrir que los actuales dirigentes estudiantiles, respecto a aquellos que admirábamos en 2006 y 2011, parecen indicar un grave retroceso. Ojalá esté equivocado.

TAGS: #CrisisPolítica Neoliberalismo renovación política

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

La universidad militante y sectaria no sólo nos hace daño a nosotros, sino al país y ejemplos hay de sobra. Pero a ellos y ellas no me queda más que decirles. “Lo sabéis señores: todas las verdades ...
+VER MÁS
#Educación

Despenalización del Aborto en tres causales: Todas las verdades se tocan

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje