#Educación

Lo aparente, lo accesorio, lo accidental…

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Lo aparente, lo accesorio, lo accidental . Estos tres conceptos se me aparecen y resuenan  frecuentemente.


Podríamos relevar la importancia de la escucha, pero de verdad. Ya se acerca el comienzo del año escolar, éste podríamos proponernos como ejercicio permanente escuchar a los niños y a los jóvenes, pero para saber de verdad qué sienten, qué piensan, qué quieren y qué sueñan, no solo para oírlos hablar.

Sería interesante, si  cuando eso ocurre estuvieran asociados  a momentos como la contemplación de paisajes, escuchar los sonidos ambientes; mirar distraídamente las calles y las personas que caminan. Si fuera al elegir un objeto decorativo y tantas otros momentos en la vida, en los que solo es necesario poner atención en la apariencia, en observar las superficies o las cubiertas, o en lo que es importante durante algunos instantes.

Pero no ocurre así, me resuenan ante muchas  situaciones, estando muy lejos de asociarse a estos conceptos hacen que aparezcan como un murmullo de fondo.

Cuantos minutos, o mejor, horas de televisión, prensa escrita y hablada, redes sociales diversas, conversación entre conocidos, pausas  en la oficina o  en el almuerzo dedicadas a temas que solo se refieren a  “lo aparente”. Aquello que parece que es, lo que puede que sea, lo que se supone que es, lo que me dijeron que es, o lo que escuché por ahí que es.

Entonces a partir de eso aparente, se tejen todos los argumentos para la crítica, aunque también muchos sustentos para la alabanza. Lo he visto con iniciativas de distinta índole, no voy a nombrar ninguna, a ver si alguien que lea esto (espero que alguien lo lea) puede encontrar algún ejemplo, pero muchas iniciativas son crucificadas o glorificadas, a partir de aquello.

La otra forma frecuente es aquella en que el análisis y consecuente crítica es lo accesorio. Otra vez, se convierte en el eje de la discusión, se trasforma en la bandera de lucha, en el estandarte de la defensa una parte del todo que si la ponemos o la quitamos mantiene el fondo o el sustento de igual manera. ¿Por qué nos centramos en lo accesorio? Porque probablemente estaba relacionada con lo que  parece que…

¿Cuántas horas perdidas discutiendo para llegar a acuerdo sobre algo que finalmente podría no haber existido?Perdimos la oportunidad de lograr un acuerdo sobre lo fundamental, nos hicimos adversarios, nos agotamos en encontrar argumentos, nos gastamos en encontrar aliados y todo por detalles más o menos importantes, pero solo detalles.

Y, por último lo momentáneo, aquello que ya fue y que no volverá a ocurrir, aquello que se relaciona solo con muchas otras circunstancias,  que para que ocurran nuevamente no tendríamos vida para verlas de nuevo, sin embargo lo transformamos en el motivo de la preocupación, la sospecha, la incredulidad.

Cuando partí escribiendo lo hice pensando en iniciativas, ideas, proyectos que son destrozados o defendidos basándose en lo aparente, lo accesorio y lo circunstancial. Pero eso también ocurre con las personas. Cuántas son juzgadas por lo que parecen o aparentan ser y no por lo que son, por lo accesorio que las reviste y la circunstancia en la que se encuentran.

Como siempre mi tema es “pensar en pedagogía”, este es un problema (otro más) al que nos enfrentamos los educadores. ¿Cómo desarrollamos herramientas en los niños y jóvenes para que se den el tiempo de buscar bajo lo aparente, distinguir lo accesorio de lo fundamental y lo circunstancial de lo permanente?

Para dejar de creer a pie juntilla que parece que es… o dicen que es… o supongo que es… ¿Cómo hacemos para  desarrollar la capacidad crítica?, aquella que se entiende comúnmente como la capacidad de comentar algo,  pero no como la capacidad de comentar sobre algo.

¿Cómo hacemos para desarrollar la comprensión necesaria para distinguir entre la circunstancia y la permanencia? Gran desafío, nos hemos convertido en una sociedad sin tiempo. Para detenernos y ocuparnos de cada cosa en su justa necesidad, en que la inmediatez que proporciona la tecnología nos impulsa a quedarnos en las superficies, los impactos, las sustituciones,  los instantes.

En esta sociedad, con estas características, los educadores no podemos atarnos a las antiguas formas, porque el contexto es otro, pero tampoco podemos  hacernos parte del problema, sino que debemos participar en la construcción de las soluciones.

Como principio, podríamos relevar la importancia de la escucha, pero de verdad. Ya se acerca el comienzo del año escolar, éste podríamos proponernos como ejercicio permanente escuchar a los niños y a los jóvenes, pero para saber de verdad qué sienten, qué piensan, qué quieren y qué sueñan, no solo para oírlos hablar. No descartaría  que la conversación pudiera hacerse por diferentes medios, para eso existen y también hay que aprender a utilizarlos.

Apuesto a que si los escuchamos (los leemos, los visualizamos o como la tecnología nos lo permita), ellos aprenderán a hacerlo y, apuesto además, que si en esa conversación estamos muy presentes y hacemos las suficientes y oportunas  preguntas, podremos hacer que se profundice más allá de lo aparente, lo accesorio y lo circunstancial. Podemos empezar un ejercicio pequeñito, pero que, en la medida que se practique, contribuya a hacer una práctica y aportar con eso a dejar de pasar por todo, sin hacer la necesaria pausa para comprender lo profundo.

Empecé escribiendo sobre algo muy general que he comprobado en todos los niveles, y sobre todo porque en estos últimos meses he visto como esto se hecho incluso más grave, pero como siempre lo terminé llevando a mi ámbito de acción. La escuela no es la solución a todo, y no tiene por qué hacerse cargo de más asuntos de los que le compete, pero como le corresponde es enseñar, creo que esta es una enseñanza que aporta más, que repetir formas para la apariencia que da, lo accesorias que muchas veces son y lo circunstancial de ellas.

TAGS: Acuerdos Sociales Ciudadanía Diálogo Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable