#Educación

Delincuencia desatada

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hay tantas variables intervinientes en el problema de la delincuencia, que siento necesario propiciar un debate al respecto, con altura de miras y sin slogans.

¿Por qué robamos? Ciertamente la primera pregunta a responder, mi impresión personal y profesional es que quienes gustan de apropiarse de lo ajeno, simple y llanamente, no entienden que no es de ellos, algo así como ley de la selva mezclado con sentido de oportunidad. Por distintas razones, “hacernos los vivos” o “tener chispeza” es parte del consenso popular y desde que somos pequeños “ganarle al sistema” forma parte de nuestro repertorio conductual-moral. Este vicio idiosincrático trasciende las clases sociales y correlaciona con las necesidades propias de cada estrato social, desatendiendo los postulados referentes a las luchas de clases y sistema macroeconómico, robar a otro es algo justificado, que dejó de generar cargo de consciencia y ahí es donde reside el problema. Si queremos resolver el problema de la delincuencia tenemos que reeducarnos totalmente, desarrollando un mayor autonomía moral, no es posible que la fuerza del castigo sea nuestro principio regulador, asociar que quien justifica el robo se está mintiendo a sí mismo, esa es la meta, especialmente en la educación temprana, período donde el egocentrismo propio de la infancia hace que los niños tomen cosas sin querer, creando una valiosa oportunidad de aprendizaje. 


Por distintas razones, “hacernos los vivos” o “tener chispeza” es parte del consenso popular y desde que somos pequeños “ganarle al sistema” forma parte de nuestro repertorio conductual-moral.

¿Quiénes roban? Sería fácil estigmatizar a quienes entran y salen del sistema penitenciario chileno, podríamos incluso extender dicho criterio hasta los ladrones de cuello y corbata, las empresas que se coluden, los políticos que emiten boletas ideológicamente falsas y los uniformados investigados últimamente; sin embargo, siento que nos quedamos cortos. Todos robamos de una u otra forma, ya sea con la película que descargamos de la red, los programas informáticos presentes en nuestros computadores, las fotocopias de propiedad intelectual ajena y la ropa de marca falsificada. Algunos dirán que es culpa de que nos hemos vuelto aspiracionales, otros culparan al mercado y también existirán quienes crean que no es lo mismo colgarse de netflix que tener paraísos fiscales, pero ese no es el punto, mi ángulo dice que todos somos de alguna forma culpables y eso habla de un sistema enfermo a nivel mundial, excepto claro, donde existe mayor valoración a la religión.

Y es aquí donde reside el fin último de mi mini ensayo ¿Qué necesitamos para rehabilitar a nuestra sociedad? Una mirada reduccionista apuntaría al sistema penitenciario nacional, porque es cierto, el hacinamiento afecta la rehabilitación y el elevado grado de autonomía de los privados de libertad les permite acomodarse dentro, no quiero sonar cruel, no digo que estén felices, pero si observamos los sistemas exitosos a nivel mundial, en las cárceles donde los reos poseen menor autonomía, hay mayor rehabilitación y menor reincidencia, al punto que se empiezan a cerrar las mismas cárceles; profundizaré este punto en los comentarios, porque sé que es polémico lo que digo, es más, creo que la única forma de sanar al sistema es duplicando el número de cárceles y segregando a la comunidad según la potencia de rehabilitación de cada uno, porque aunque duela decirlo, para salvar a muchos hay que aceptar que otros tantos ya no tienen vuelta atrás (más si consideramos la subdiagnosticación de sociópatas y psicopatías).

Siguiendo con el populismo, Sename tiene que ser modernizado y humanizado, auditando el uso de recursos hecho hasta el día de hoy, para consolidar un nuevo sistema que acoja y ampare a los niños que hoy no son beneficiarios reales de los programas. Hay hartas variables aquí, desde el apoyo que requieren las familias que quieren, pero no pueden ser nutritivas para sus hijos, como la calidad del servicio profesional que reciben los niños vulnerables y vulnerados, a fin de cuentas, quien viene de un ambiente familiar y social terrible, no puede llegar a uno peor, menos si es financiado con recursos del estado.

Mención aparte para el Ministerio Público, donde fiscales locales, regionales y nacionales siguen sosteniendo que la denuncia de un robo, donde se incluye el catastro de las especies sustraídas equivale a realizar una investigación real, porque eso pasa, cuando la secretaria “amablemente” dice “Si no trae más antecedentes su causa, esta será archivada” implícitamente establece que al fiscal, si no eres famoso, le dan lo mismo tus perdidas, para eso la fuerza policial no está a tu disposición. Podría seguir atendiendo desde el 27F hasta la Araucanía, pero ese no es el punto de esta columna, en resumen, el sistema judicial en su totalidad, nos roba la paciencia y la tranquilidad.

Dicho todo esto, creo honestamente que en la religión reside la mejor de las rehabilitaciones, pero no estoy proponiendo un modelo evangelizador, sino algo aún más amplio, hablo de rescatar y enseñar los distintos principios morales presentes en toda la teología conocida. Siento que resultaría especialmente útil para las nuevas generaciones que comprendan que todas las religiones coinciden en ciertos aspectos, como la importancia de actuar bien, de respetar al prójimo y de no autoengañarse (independiente de si hay un ser superior vigilante o una energía universal mal dirigida). Me encantaría ampliar el repertorio espiritual de los niños y de todos en general, que descubrieran la belleza de la meditación y el encuentro personal budista, nuestro vínculo con la tierra según la cosmogonía mapuche, la lealtad del islam, la alegría fraternal del hinduismo, la visión de la muerte maorí y la pasión de la cristiandad, independiente de si deciden o no profesar tal o cual fe después.

La única forma de inyectar moral a nuestra sociedad, es revalidando las enseñanzas de quienes hace miles de años, vienen buscando ir más allá de la mente y el cuerpo.

TAGS: #Delincuencia #Idiosincrasia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
djshdfkhdsgk

07 de noviembre

Propuesta nº 525:

Los ladrones, drogadictos y bebedores que necesitan dinero, lo podrán conseguir de parte del Estado inscribiéndose en un registro nacional, comprometiéndose a conversar de su situación con una forma sistémica que lo escuche, entienda e interprete…

Reitero la Propuesta nº 1

Si es estudiante que recibe ayuda estatal, leerá la Biblia y rendirá exámenes. Si llegó a la cárcel, antes de salir de ella, debe haberla leído y rendir exámenes.

Rodrigo

08 de noviembre

Mis felicitaciones por el artículo y la temática escogida, muy interesante. Discrepo, si, en 3 cosas. 1) Países que cierran carceles tienen prevención (insercion social) y apoyo estatal para quien cumplió la pena (reinserción). Enseñar a depender de otros a los presos no ayuda, todo lo contrario. 2) Fiscalia hace lo que sus recursos y la realidad le permiten. Hay muchos casos sin datos para investigar. Buen uso de limitados recursos públicos aconseja hacer frente a eso y, dando a la víctima oportunidad de ser oída al respecto, cerrar el caso. La carta de archivo forma parte de ese proceso. Nada que ver con si víctima es famosa o no. Eso es un prejuicio y caricatura infundados. 3) No hay necesidad de fantasear con religiones para recuperar la convivencia cívica y la legitimidad de nuestras instituciones. Para eso está la educación cívica.

08 de noviembre

Gracias Rodrigo por tu mensaje, debatamos con respeto, así sirve
1) Si la carcel crea límites en el prisionero, delimitando a qué hora se levanta, come, se distrae, se rehabilita y duerme, se logran más avances que en el modelo actual. Uniformar y controlar estrictamente es más potente que la pseudo autonomía actual (se entiende)
No concibo que el reo pueda ser “choro” o que le traigan comida de su casa, por ahí parte la modificación conductual, previa a la rehabilitación.
2- Fiscalía no da órdenes de investigar, lo sé por PDIs amigos, impidiendo que se trate de recuperar especies en locales de reducción dentro de las primeras 48 horas. Podrá faltar plata, profesionales, etc. Pero la orden no se emite, lo sé por caso personal.
3- No hable de evangelizar, sino de diversificar lo valórico en la formación de los alumnos, su cultura espiritual por así decirlo. La Cívica es otra área complementaria.
Un abrazo y espero la réplica jajaja

10 de noviembre

Me parece respetable su opinión pero demasiado superficial con respecto a las raíces de la delincuencia, que son bastante profundas y vienen heredadas de la masacre y saqueo español en América bajo el amparo de la Iglesia Catolica. (La doctrina del liderazgo define la cultura de un pueblo).
Cabe destacar que durante 300 años de dominación Hispana los fallos de los juzgados eran directamente desde este país tardando en llegar hasta 8 años, proceso que en la mayoría de los casos se dejaban sin efecto. (Se aprendió a omitir los fallos de la ley).
Otro aspecto a destacar es la administración de las haciendas donde se perpetraron violaciones y el trato a los empleados era semejante a la esclavitud… “Realidad” que en muchos casos se mantuvo a comienzos del siglo XX.
¿Cual es la forma en que el estado históricamente se ha preocupado de sacar de la miseria y la ignorancia a las clases más deprimidas del país?; ¿Existe alguna lógica para que el país no se haya industrializado aún, pese a que somos ricos en materias primas y el valor de la economía debería entregarlo el conocimiento de las personas y no la roca de cobre?.
Me parece que las reales causas de la delincuencia son la falta de objetivos nacionales para direccionar la economía; el trabajo, el esfuerzo, para que la sociedad tenga muy claro su rumbo y su rol importante dentro de esta. (Una nación sin objetivos es como un barco sin derrota y timón).
La razón fundamental es: La falta de opciones y oportunidades laborales.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?