#Sociedad

Sobre la distopía: la normalización de la insana realidad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Philip K Dick, uno de los más grandes escritores de ciencia ficción de todos los tiempos, revalorado en la actualidad por las exitosas adaptaciones que de sus obras se han hecho para el cine, narraba en sus novelas y cuentos el establecimiento de sociedades controladas tecnológicamente, bajo entornos opresivos, donde el absurdo del mundo se fraguaba bajo el auspicio de la ciencia, la cual estaba al servicio de los intereses criminales de élites y corporaciones inescrupulosas. Los mundos descritos por K Dick en novelas como Fluyan mis lágrimas dijo el policía, Sivainvi o Ubik, convergen en torno a  una misma preocupación, a saber: la neo-esclavitud de la raza humana suscitada por las grandes corporaciones industriales y económicas.


Las distopías de estos autores han supuesto los legítimos cuestionamientos sobre la proclividad del mundo actual, las inclinaciones de la técnica y el buen o mal uso de la ciencia por sus patrocinadores económicos.

Años antes, en la década de los treintas del siglo pasado, un inspirado Aldous Huxley nos regalaba en su obra Un mundo feliz la descripción de una sociedad manipulada en su totalidad, donde la historia de la humanidad era borrada, y todo atisbo de espiritualidad y de humanismo era sustituido por la idolatría hacia el “confort” tecnológico y la vida mecánica no exenta del disfrute de los más básicos instintos. La sociedad de Un mundo feliz estaba dividida en castas, donde los individuos catalogados como Alfa y Beta eran los principales detentadores del disfrute que el avance científico y tecnológico les ofrecía, teniendo a su servicio a ejércitos de clones y  otros tipos de seres infrahumanos, creados ex profeso para servir a ciertas élites que constituían las minorías económicas y de poder (élites que tenían en común el pertenecer a una raza blanca mejorada genéticamente) que organizaban dicho entorno.

En el mundo de Huxley existen los disidentes denominados “salvajes” que son aquellos grupos humanos que se han negado (o han sido excluidos) a ser sometidos por el orden establecido de aquella dictadura tecnológica, y que no participan de los favores que la ciencia y la técnica dispensan a las élites Alfa y Beta, viviendo, por tal motivo, en condiciones precarizadas y de aislamiento. George Orwell, por su parte, en su obra 1984 coloca al fascismo de Stalin en un dominio global, donde las libertades son pisoteadas por un aparato burocrático-policial omnipotente y en cuya ubicuidad la psique de los sometidos es trastocada, al grado de que la verdad y la mentira conviven o se oponen según el interés del poderoso aparato organizador. En el mundo Orwelliano la vigilancia global y la inexistencia de vida personal son los elementos principales para el mantenimiento del universo establecido. Orwell, Huxley y K Dick nos han descrito mundos monstruosos, que provocan en los lectores la necesidad de analizar la propia realidad, y cuestionar aquello aceptado como natural y aquello establecido como necesario. Las distopías de estos autores han supuesto los legítimos cuestionamientos sobre la proclividad del mundo actual, las inclinaciones de la técnica y el buen o mal uso de la ciencia por sus patrocinadores económicos. Sin embargo el fenómeno actual de la vulgarización y banalización de las distopías ha desembocado en hacer de éstas un instrumento más de la entretención para las masas. Cuando a la distopía se le despoja de su elemento crítico, cuando se le incorpora a la cultura colectiva (mediante películas, series y pobre literatura) y a su imaginario se normaliza lo que en otro tiempo era expuesto en la palestra del debate.

Normalizar lo patológico, la extravagancia, y lo que otrora fuera concebido como carente de sentido es hoy la norma. Y si hemos de atender y dar crédito a lo dicho hace tiempo por Erich Fromm cuando trató de explicar la neurosis colectiva como una reacción de los individuos hacia entornos sociales anormales y opresivos, entonces podemos entender a cabalidad el porqué de la proliferación de las enfermedades mentales junto con sus respectivos ansiolíticos.

Nos encontramos en la época de la posverdad, donde el sentirse perteneciente a un genero determinado, o por determinar (según la preferencia mental o psicopatológica), o el considerar que toda realidad tiene que pasar por el tamiz de la “red social” para ser validada, es más importante que la destrucción de la psique y el sometimiento de las masas a agendas determinadas y deseables, creadas por grupos de poder representados por élites económicas o financieras y por sectores reducidos de la ciencia y la tecnología que han despojado a los seres humanos de su capacidad volitiva. Se existe en tanto se es objeto de consumo, y en tanto se acepta la manipulación. Nuestro presente es una distopía construida mediante la combinación de ciertos elementos (afortunadamente no todos aún) que conformaron aquellas historias imaginadas y temidas por Huxley, Orwell y Philip K Dick.

TAGS: #Distopía #Posverdad #TecnoCiencia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo