#Sociedad

Los abrazos que me faltan

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

«Hay un único lugar donde el ayer y el hoy se encuentran y se abrazan. Ese lugar es mañana.” Eduardo Galeano.

Miro las fotos guardadas en mi teléfono. Casi todas son de antes del 16 de marzo de 2020, antes de la pandemia, antes del confinamiento, antes de esta realidad anormal, antes de esta anormalidad con trazas de permanente. Miro las fotos y pienso en quienes no he visto desde entonces, mi madre, mi hijo, mi hija, mi novia, mis hermanos, mis amigos del alma, pienso en los abrazos que me faltan. Me detengo en esta frase; los abrazos que me faltan. Los abrazos que me faltan, dialéctica pura; soledad y compañía, pasado y futuro, ausencia y promesa. Lo que no tengo y lo que daré, lo que me deben y lo que debo. Si fuera economista, ¿cómo resolvería esta contradicción? ¿Y si entro en default y me declaro en quiebra de abrazos? Eso significaría reconocer que ya no tengo abrazos por entregar. Porque ya no me quedan o porque ya di todos los que debía dar. No es el caso, ni por asomo.

Los abrazos que me faltan; soledad y compañía. Soledad de abrazos no recibidos, esperados, añorados. Demasiados días sin recibir un abrazo, demasiados días sin dar un abrazo. Compañía de los abrazos que vendrán “cuando todo esto pase”. Me acompañan todos mis quereres en la idea de los abrazos que daré. En 1988, aún en dictadura, el partido comunista chileno organizó una actividad cultural que, en el fondo, era una manera oculta de celebrar su aniversario, cosa que no habían podido hacer desde 1973. Fue la primera vez que se juntaban desde entonces los que habían estado presos, los que volvían del exilio, los que habían estado clandestinos, los que estaban vivos, los que no habían desaparecido. Y esa alegría dio lugar a una catarsis de muchos abrazos que celebraban el reencuentro. Hoy, la celebración anual del partido comunista se llama, “La fiesta de los abrazos”, recordando aquel encuentro de 1988.  Ya he hablado del correlato de la pandemia con la dictadura en otro texto, estamos presos, o clandestinos, algunos desparecerán y no los volveremos a ver.


Los abrazos que me faltan; soledad y compañía. Soledad de abrazos no recibidos, esperados, añorados. Demasiados días sin recibir un abrazo, demasiados días sin dar un abrazo.

La nuestra también será una fiesta. Será otra fiesta de los abrazos. Un Woodstock de abrazos. Un gusto de abrazos

Los abrazos que me faltan; soledad y compañía. Entre la soledad y la compañía está la búsqueda. Eso es lo que he hecho muchas veces estos meses, buscar, buscar explicaciones, buscar soluciones, buscar culpables, buscar argumentos, respuestas y certezas. Buscar ideas. En internet, nuestro gran hermano, está la noticia de una niña de 10 años que buscando la forma de abrazar a sus abuelos inventó una doble cortina con entrada para los brazos, los de ella y los de ellos. Pienso que esta niña es como yo y como muchos. Sin los abrazos de quienes amamos nada tiene mucho sentido. Sin abrazar a quienes amamos, tampoco. Porque, sospecho, por ahí está la clave. En la palabra utilizada. Gramaticalmente podemos decir que el verbo es uno (abrazar), pero el sujeto y el complemento cambian. Una dialéctica extraña que surge entre que te abracen y que abraces y que se resuelve en el nosotros, en el colectivo; nos abrazamos.

Los abrazos que me faltan; pasado y futuro. El pasado es evidente, siempre está.

Curiosamente, en esta contingencia, tiene fecha de inicio. En mi caso el pasado se inicia el 16 de marzo AP (antes de la Pandemia). Desde ese día hacia atrás, todo es pasado. En el pasado, en Argentina, en la plaza de Mayo se gritaba “Madres de la plaza, el pueblo las abraza”. El pasado pesado que me recuerda los últimos abrazos dados y recibidos, sin saber que serían los últimos en mucho tiempo. De haberlo sabido, ¿habrían sido distintos? Permanentemente estamos haciendo algo por última vez, solo que no lo sabemos. Leo por ahí “un día salimos a jugar con nuestros amigos y no sabíamos que sería la última vez”. De haberlo sabido ¿habría jugado hasta más tarde? ¿Habría intentado entretenerme más? De haberlo sabido ¿habría dado más abrazos? ¿Los habría pedido más apretados? Preguntas sin respuestas, dudas insolutas. No hay certezas. El pasado tiene fecha de inicio en esta pandemia, pero no el futuro

Los abrazos que me faltan; ausencia y promesa. Pienso en quienes no he visto desde entonces, mi madre, mi hija, mi hijo, mi novia, mis hermanos, mis amigos del alma. Hoy son ausencia, hoy no están, aunque en estricto rigor son una ausencia-presente. . Frente a esa ausencia, entonces, una promesa a cumplir en ese futuro incierto. Una promesa en todo caso, inclaudicable. Una promesa para cuando esto termine, les cobraré todos los abrazos que me deben, les daré todos los abrazos que les debo. Los abrazos que me faltan

 

TAGS: #Coronavirus #Pandemia #Soledad Confinamiento

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

30 de abril

En estos momentos, nos sostiene esa secreta esperanza: cuando todo esto pase, muchos serán los abrazos, como los días que pasaron y los que se asoman en el futuro, todos juntos, en un único presente.

José Fraile Jara

01 de mayo

El abrazo de la ausencia ha sido un problema para todos hoy, en general se ha reducido a perder o a dejar perder las amistades y las relaciones sociales, también los familiares que tocabamos una vez al año, o sea , nos dabamos ya antes poco espacio para dar aabrazos, y eso que le dedicabamos, ahora hoy es ausencia porque al parecer no es una necesidad el trabajo entre 4 paredes y frente a una pantalla, incluso he escuchado a gente decir que la presencialidad es más productiva, bueno … queremos salir a abrazar y añoramos esos pequeños espacios de cariño que mezquinamente otorgábamos libres. Un gran Abrazo Patricio, gracias por tu texto.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

Es urgente que las autoridades den el ejemplo y que el Estado de Chile haga rendir cuentas a los responsables de estos crímenes con premura y determinación, pues la impunidad no puede continuar en el paí ...
+VER MÁS
#Justicia

Una más del general Yáñez

Según la Encuesta de Bienestar Social (2021), en Chile las personas dedican más de un tercio de su tiempo diario a labores de cuidado, y un 85% de aquellos que pasan más de 8 horas al día en esta labor ...
+VER MÁS
#Sociedad

Avances y retos en el cuidado familiar en Chile

Los empresarios, por la gran responsabilidad que cae sobre sus hombros, no tienen que ambicionar ser los mejores y más ricos del planeta, sino que ser los mejores “para” el planeta, colocando a las per ...
+VER MÁS
#Sociedad

Razas y subhumanos una creencia para justificar atrocidades

El único culpable en este desaguisado es el funcionario público que, como director de obras municipales (DOM), otorga los permisos de edificación, dejándose en claro que para la obtención de este acto ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Quién ganará le pelea entre Orrego y Delgado?

Popular

Según la Encuesta de Bienestar Social (2021), en Chile las personas dedican más de un tercio de su tiempo diario a labores de cuidado, y un 85% de aquellos que pasan más de 8 horas al día en esta labor ...
+VER MÁS
#Sociedad

Avances y retos en el cuidado familiar en Chile

No hemos logrado dar una lectura a la percepción de clases medias y bajas sobre posibles choques culturales, el miedo a la perdida de trabajo o si en su comuna no colapsará la entrega de diversos servicio ...
+VER MÁS
#Política

El sesgo de clase en la batalla cultural del frente amplio

La información pluralista y de calidad, la cultura de buen nivel, los valores democráticos y de civilidad, deben ser considerados igualmente derechos de todos los chilenos, y un deber a cargo de los recur ...
+VER MÁS
#Política

Tv pública, una reforma pendiente

La bandera de Ucrania está en todas partes. En los pines metálicos de las tiendas de souvenirs, en los edificios públicos(...) Museos y otras atracciones turísticas ofrecen precios rebajados para ucrani ...
+VER MÁS
#Internacional

Cómo se vive la invasión rusa en los países bálticos