#Sociedad

Lorenzo, el encendedor obediente

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

A mediados de los 90, encontré entre los cachivaches de mi casa, un viejo encendedor que había pertenecido a mi padre. Se trataba de esos de la vieja escuela, que funcionaban con bencina blanca y una piedra especial. Era del tipo de encendedores que se habían popularizado y puesto de moda nuevamente bajo la marca Zippo. El mío, sin embargo, era distinto, su diseño era completamente diferente y ya por eso llamaba la atención. Su marca era Imco y había sido fabricado en Austria.

Lo limpié, reparé y renové. Compré bencina, mecha y piedra y lo comencé a utilizar. Por aquellos años había tomado la costumbre de fumar tabaco de liar. No lo hacía porque fuera más barato ni más sano como muchos sostienen hoy en día. Lo hacía simplemente porque en ese tiempo era profundamente ondero fumar así, o al menos así me parecía. Pero yo iba incluso más allá, compraba un tabaco rubio de marca Gauloise y origen francés, que conseguía de dos formas; en una tabaquería en el Parque Arauco o encargándolo a la gente que viajaba fuera de Chile. En esa misma tabaquería compraba los filtros y unos papelillos de color café. Tenía además mi máquina para rolar con lo que completaba el kit ondero intelectual. Intelectual pues me gustaba comentar que Julio Cortázar también fumaba tabaco de liar de marca Gauloise. Dejé de hacer el alcance cortazariano cuando un amigo me enrostró que lo que el escritor argentino fumaba era tabaco negro, mucho más fuerte, sin filtro y que el mismo liaba sus cigarros, sin ayuda de vergonzosas maquinillas.


Como el encendedor era obediente y no quería dejarme en vergüenza, apenas decían la oración correcta, les prodigaba una hermosa llama azul que prendería cualquier cigarrillo.

El punto es que aquel encendedor que había pertenecido a mi padre llegó a complementar de manera exquisita mi performance de fumador ondero; sacar tabaco y filtro, colocarlos con parsimonia en la liadora, girarla, poner el papelillo, humedecer uno de los bordes, girar nuevamente la liadora y, entonces, utilizar el viejo encendedor para prender el cigarro.

Con el tiempo, el encendedor fue cobrando mayor relevancia pues no siempre encontraba el tabaco o los filtros, de modo que, si bien me veía obligado a fumar tabaco nacional, al menos con el encendedor, lograba mantener algo de glamur. Si prendía un cigarro o alguien me pedía fuego, yo sacaba mi vetusto artilugio y ¡zas! lograba la atención. De inmediato lo pedían y miraban con asombro y admiración.

Entonces fue que comenzó a tener también personalidad.

-Qué bonito ¿puedo verlo?
-Claro, se llama Lorenzo

Lo curioso, sin embargo, vino al poco tiempo, y es que si alguien que no fuera yo lo quería utilizar, este solamente soltaba chispas sin alcanzar a producir la llama. Supongo que, por ser su dueño, había calibrado inconscientemente la fuerza y hasta el ángulo que debía aplicarle al dedo pulgar para que funcionara sin problemas. La mascarada consistía en pedirlo de vuelta, argumentando que sólo era obediente a su dueño y hacerlo funcionar yo. El asombro, por supuesto, era inmediato. Al poco tiempo mis amistades ya lo llamaban por su nombre

-«Pato, préstame a Lorenzo porfa.»

Así, durante un tiempo Lorenzo ganó entre mis amistades fama de leal y obediente. Sin embargo, ocurrió algo inesperado que, al igual que con el nombre, comenzó como juego; a la segunda o tercera vez que Lorenzo solo salpicaba chispas, yo les decía “tienes que pedirle por favor, dile ¡préndete Lorenzo por favor!”. Y, como el encendedor era obediente y no quería dejarme en vergüenza, apenas decían la oración correcta, les prodigaba una hermosa llama azul que prendería cualquier cigarrillo. Si no decían nada o lo decían incorrectamente, Lorenzo ni se inmutaba. Decía Gabriel García Márquez que la vida no es la que uno vivió sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla. Y esta noche recuerdo a Lorenzo y las muchas veces en que los patios del Peda de Santiago fueron testigos de su magia. Quiero creer que cautivé a muchas fumadoras gracias a su complicidad y que cierta leyenda se tejió en torno suyo. Muchas veces algún amigo me pedía a Lorenzo, solo para mostrárselo a otra persona y comprobar así la veracidad del relato del encendedor obediente.

Lorenzo fue cuidado y querido como lo que era, una herencia de mi padre, un objeto bello y antiguo (vintage, dirían ahora), un encendedor ondero y, por sobre todo, un artilugio sensible que solo requería de un poco de amabilidad para funcionar. Un simple “por favor”, lo convertía casi en un soplete. Un día, en esos mismos patios del Peda, se me cayó del bolsillo sin darme cuenta y lo perdí para siempre. Confío en que quien lo encontró descubriera su magia y haya podido así disfrutar de sus favores. Lo otro habrá significado un final cíclico e indigno para Lorenzo; abandonado en una caja de cachivaches como esa en la que lo encontré a mediados de los 90 o como aquella en la que de seguro lo habría dejado yo cuando años más tarde tomé la innoble y poco ondera decisión de dejar de fumar.

TAGS: #Relato

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
El próximo órgano constituyente debe tener presente que la ciudadanía valora los progresos del país en las últimas décadas, y que el debate constitucional debe ser siempre con altura de miras, sin exc ...
+VER MÁS
#Política

Diálogos para un nuevo proceso constituyente

El próximo órgano constituyente debe tener presente que la ciudadanía valora los progresos del país en las últimas décadas, y que el debate constitucional debe ser siempre con altura de miras, sin excluir a ningún sector político o movimiento social

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos la ...
+VER MÁS
#Política

Sobre la plurinacionalidad y el pluralismo jurídico

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos lamentar no abordar esta situación hoy en una nueva Constitución?

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcció ...
+VER MÁS
#Sociedad

El Chile de hoy

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcción de la nueva Constitución, dando cumplimiento al mandato popular indiscutible

En efecto, no podría ser considerado partir de cero cuando de por medio existe un respaldo de más de 4 millones de almas al cambio de Constitución en el sentido que propuso la Convención.
+VER MÁS
#Política

No partimos de cero

En efecto, no podría ser considerado partir de cero cuando de por medio existe un respaldo de más de 4 millones de almas al cambio de Constitución en el sentido que propuso la Convención.

Nuevos

El próximo órgano constituyente debe tener presente que la ciudadanía valora los progresos del país en las últimas décadas, y que el debate constitucional debe ser siempre con altura de miras, sin exc ...
+VER MÁS
#Política

Diálogos para un nuevo proceso constituyente

En este hito judicial, enfrentamos una importante impunidad biológica por las muertes de familiares de las víctimas y de los propios victimarios. Esperamos que las instituciones aumenten sus esfuerzos par ...
+VER MÁS
#Justicia

Condena en caso caravana de la muerte: un paso hacia la justicia

Algunos en Brasil se recuerdan de lo ocurrido con Trump y el asalto al capitolio y no dejan de pensar que podrían tener su propio trumpismo caribeño. Ojalá que nada ocurra y que gané Lula en primera vue ...
+VER MÁS
#Política

Brasil: ¿Esperanza o militarismo?

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos la ...
+VER MÁS
#Política

Sobre la plurinacionalidad y el pluralismo jurídico

Popular

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcció ...
+VER MÁS
#Sociedad

El Chile de hoy

Debemos tener muy presente que, aunque paren totalmente las emisiones de gases de efecto invernadero y las temperaturas dejen de aumentar, las capas de hielo, los océanos, los bosques tropicales y los arre ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

De Cambio Climático a Crisis Climática y hoy Emergencia Climática

Otro aspecto destacable de la novela es la descripción de los ambientes laborales de la famosa y olvidada bohemia porteña, en efecto, el lector puede recorrer el puerto mientras se sumerge en la vida de l ...
+VER MÁS
#Cultura

Comentario sobre la novela ´Prontuario de la Negra Ester`

Para muchos, esta no solo fue una derrota del texto constitucional presentado por la <desgastada> Convención. También fue una dura derrota para el Gobierno de Gabriel Boric. Todo indica que los ciud ...
+VER MÁS
#Política

La gran derrota de un débil gobierno