#Sociedad

Lorenzo, el encendedor obediente

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

A mediados de los 90, encontré entre los cachivaches de mi casa, un viejo encendedor que había pertenecido a mi padre. Se trataba de esos de la vieja escuela, que funcionaban con bencina blanca y una piedra especial. Era del tipo de encendedores que se habían popularizado y puesto de moda nuevamente bajo la marca Zippo. El mío, sin embargo, era distinto, su diseño era completamente diferente y ya por eso llamaba la atención. Su marca era Imco y había sido fabricado en Austria.

Lo limpié, reparé y renové. Compré bencina, mecha y piedra y lo comencé a utilizar. Por aquellos años había tomado la costumbre de fumar tabaco de liar. No lo hacía porque fuera más barato ni más sano como muchos sostienen hoy en día. Lo hacía simplemente porque en ese tiempo era profundamente ondero fumar así, o al menos así me parecía. Pero yo iba incluso más allá, compraba un tabaco rubio de marca Gauloise y origen francés, que conseguía de dos formas; en una tabaquería en el Parque Arauco o encargándolo a la gente que viajaba fuera de Chile. En esa misma tabaquería compraba los filtros y unos papelillos de color café. Tenía además mi máquina para rolar con lo que completaba el kit ondero intelectual. Intelectual pues me gustaba comentar que Julio Cortázar también fumaba tabaco de liar de marca Gauloise. Dejé de hacer el alcance cortazariano cuando un amigo me enrostró que lo que el escritor argentino fumaba era tabaco negro, mucho más fuerte, sin filtro y que el mismo liaba sus cigarros, sin ayuda de vergonzosas maquinillas.


Como el encendedor era obediente y no quería dejarme en vergüenza, apenas decían la oración correcta, les prodigaba una hermosa llama azul que prendería cualquier cigarrillo.

El punto es que aquel encendedor que había pertenecido a mi padre llegó a complementar de manera exquisita mi performance de fumador ondero; sacar tabaco y filtro, colocarlos con parsimonia en la liadora, girarla, poner el papelillo, humedecer uno de los bordes, girar nuevamente la liadora y, entonces, utilizar el viejo encendedor para prender el cigarro.

Con el tiempo, el encendedor fue cobrando mayor relevancia pues no siempre encontraba el tabaco o los filtros, de modo que, si bien me veía obligado a fumar tabaco nacional, al menos con el encendedor, lograba mantener algo de glamur. Si prendía un cigarro o alguien me pedía fuego, yo sacaba mi vetusto artilugio y ¡zas! lograba la atención. De inmediato lo pedían y miraban con asombro y admiración.

Entonces fue que comenzó a tener también personalidad.

-Qué bonito ¿puedo verlo?
-Claro, se llama Lorenzo

Lo curioso, sin embargo, vino al poco tiempo, y es que si alguien que no fuera yo lo quería utilizar, este solamente soltaba chispas sin alcanzar a producir la llama. Supongo que, por ser su dueño, había calibrado inconscientemente la fuerza y hasta el ángulo que debía aplicarle al dedo pulgar para que funcionara sin problemas. La mascarada consistía en pedirlo de vuelta, argumentando que sólo era obediente a su dueño y hacerlo funcionar yo. El asombro, por supuesto, era inmediato. Al poco tiempo mis amistades ya lo llamaban por su nombre

-“Pato, préstame a Lorenzo porfa.”

Así, durante un tiempo Lorenzo ganó entre mis amistades fama de leal y obediente. Sin embargo, ocurrió algo inesperado que, al igual que con el nombre, comenzó como juego; a la segunda o tercera vez que Lorenzo solo salpicaba chispas, yo les decía “tienes que pedirle por favor, dile ¡préndete Lorenzo por favor!”. Y, como el encendedor era obediente y no quería dejarme en vergüenza, apenas decían la oración correcta, les prodigaba una hermosa llama azul que prendería cualquier cigarrillo. Si no decían nada o lo decían incorrectamente, Lorenzo ni se inmutaba. Decía Gabriel García Márquez que la vida no es la que uno vivió sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla. Y esta noche recuerdo a Lorenzo y las muchas veces en que los patios del Peda de Santiago fueron testigos de su magia. Quiero creer que cautivé a muchas fumadoras gracias a su complicidad y que cierta leyenda se tejió en torno suyo. Muchas veces algún amigo me pedía a Lorenzo, solo para mostrárselo a otra persona y comprobar así la veracidad del relato del encendedor obediente.

Lorenzo fue cuidado y querido como lo que era, una herencia de mi padre, un objeto bello y antiguo (vintage, dirían ahora), un encendedor ondero y, por sobre todo, un artilugio sensible que solo requería de un poco de amabilidad para funcionar. Un simple “por favor”, lo convertía casi en un soplete. Un día, en esos mismos patios del Peda, se me cayó del bolsillo sin darme cuenta y lo perdí para siempre. Confío en que quien lo encontró descubriera su magia y haya podido así disfrutar de sus favores. Lo otro habrá significado un final cíclico e indigno para Lorenzo; abandonado en una caja de cachivaches como esa en la que lo encontré a mediados de los 90 o como aquella en la que de seguro lo habría dejado yo cuando años más tarde tomé la innoble y poco ondera decisión de dejar de fumar.

TAGS: #Relato

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
No es un modelo perfecto, porque no existen. Tampoco resolverá todos los problemas de la noche a la mañana, pero es un camino de salida a la crisis, y probadamente exitoso en el caso de los países que lo ...
+VER MÁS
#Política

Apruebo una nueva Constitución

Es de vital importancia que todos y todas valoremos lo que implica para un país con tantas heridas aún no cerradas, ser capaz de llegar a un acuerdo
+VER MÁS
#Política

Apruebo

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Chile es un Estado Regional, plurinacional e intercultural y que está conformado por “entidades territoriales autónomas, en un marco de equidad y solidaridad entre todas ellas, preservando la unidad e i ...
+VER MÁS
#Política

Cómo se configuran las comunas autónomas en la propuesta constitucional

Nuevos

Es una etapa importante que concluye con un proceso ejemplar que nos hemos dado en Chile, para tratar y procesar nuestras diferencias, y para redactar un nuevo contrato social.
+VER MÁS
#Política

Vivir en paz en Chile

No es un modelo perfecto, porque no existen. Tampoco resolverá todos los problemas de la noche a la mañana, pero es un camino de salida a la crisis, y probadamente exitoso en el caso de los países que lo ...
+VER MÁS
#Política

Apruebo una nueva Constitución

¿Cuál es el sentido de destruir el Centro de la ciudad? ¿Es qué no hay consciencia que los únicos dañados son los sectores medios y los más pobres?
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un ethos y una ética deteriorada

La negación del derecho de la mujer sobre su cuerpo es un tema antiguo y de enorme impacto social.
+VER MÁS
#Sociedad

La mujer marcada

Popular

Si sólo se ponen medidas de contención, pobres y sin valor real en la detención del delito, la violencia será imparable
+VER MÁS
#Política

Los 700

El exceso de normatividad en una Constitución, la transforma en un instrumento que petrifica el debate político al pretender imponer una sola visión sobre cómo resolver los conflictos sociales y políti ...
+VER MÁS
#Política

Los costos de no lograr acuerdos en la Convención Constitucional

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Lo que el sistema y la sociedad no entienden es que las soluciones las necesitamos “ahora”, porque cada día que pasa es un día menos de apoyo al crecimiento de nuestras hijas e hijos, a desarrollar su ...
+VER MÁS
#Educación

Hagan funcionar bien sus Programas de Integración Escolar