#Cultura

Los caprichos del unicornio

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El sol marcaba las horas sobre las oscuras aguas de los océanos infinitos. Los dioses del ocaso habían tomado la decisión sin mucho debatir. La condena no tenía apelación.

El cazador había roto la máxima regla de la pequeña ciudad estado. Robar un vaso de agua de una sala rosada del consejo de los filósofos etéreos. No era necesario que nunca los hubieran visto. Ello vivían entre sus leyes y eso era el acto más miserable.


Estar condenado a matar un unicornio siempre fue difícil. Él sabía que su magia negra no radicaba en su cuerno de diamante, sino en su lengua llena del veneno más delicioso.

La condena no tenía forma de revocarse. Nada que hiciera por evitarlo le daría la salvación. Podría suplicar clemencia a los dioses viviendo en la miseria, aunque está era normal en esos tiempos. Eso sí, siempre hay formar de perder toda la dignidad humana y comer las sobras lanzadas por las ventanas de las alturas de los templos dorados.

“Ni modo”, pensó el cazador. “He sido un ladrón y descarado con mis actos. Merezco el castigo. Hasta un perro callejero y un gato de fábrica cumplirían este castigo sin aullar por el miedo y maullar de la tristeza”.

El cazador se entró en el desierto. Su corazón negro no latió más y dejó que sus pies lo guiaran entre la nada.

Estar condenado a matar un unicornio siempre fue difícil. Él sabía que su magia negra no radicaba en su cuerno de diamante, sino en su lengua llena del veneno más delicioso. Era un castigo sin límites, pues muchos habían recibido su condena y al regresar su mente venía sin pensamientos lógicos.

A lo lejos, pero muy a lo lejos, pudo escuchar al unicornio.  El cazador vio su belleza y no resistió. Su corazón negro latió fuertemente al ver su cabello negro sobre su frente, sus ojos eran perlas brillantes como las estrellas. Respiró tan profundo que el unicornio lo escuchó y caminó hacia él.

—¿Qué buscáis, sucio mortal, en mis dominios?

—Hermosa, mujer de cuerno penetrante, lo que buscaba antes, ya no es lo de ahora.

El unicornio lo observó con una cierta curiosidad. Posiblemente por la suciedad o capaz por el aroma a estiércol que emanaba del arduo caminar.

—¿Queréis asesinarme? Siempre vienen por estos solitarios rumbos hombres que quieren matarme. Hacerme sentir de su propiedad. Yo les digo que no podrán. Si me quieren poseer tendrán que pagar con creces su osadía. ¿Quiénes los gobiernan a ustedes? ¿No podéis ser más originales en sus castigos? Te diré, hombre, sé que mi belleza te hace sudar, y deseáis de mí, la pérdida de mi cabeza por ti. Eso no será para ti. Yo soy el brillo de los poetas, y el símbolo de la belleza. Nadie ha montado sobre mi lomo, pues cuido mi virginidad ideal.

El cazador comenzó a perder la paciencia. Se decía en silencio: ¿Por qué diablos no se calla de una buena vez este maldito animal? Aunque el amor nazca de mi corazón, no para de rebuznar como el peor de los asnos, mientras se hundía en sus palabras, el unicornio seguía con su discurso. Él solo escuchaba y asentía con la cabeza.

Hora tras hora, el unicornio preguntaba y se respondía.

—Entonces, tú deseas montarme, os será muy difícil mi estimado mortal. Te puedo contar mil historias de tus desesperados antecesores, quienes fracasaron en su objetivo. Yo soy muy especial… ¿Te lo dije?…

El cazador sentía la peor de las sensaciones. Su corazón no latía y la voz continua del animal lo tenía desesperado. Desenvainó una espada oxidada y se la mostró amenazante al unicornio. El solamente la vio y antes que abriera de nuevo el hocico con la rapidez del rayo dejó sin lengua y habla a la hermosa creación de los dioses.

Regresó a la ciudad y puso de golpe la lengua del unicornio frente a sus jueces. La sangre les salpicó los rostros, mientras horrorizados miraban tan descomunal órgano.

—Peor castigo que este no hay. Los otros miserables condenados se volvieron locos de tanta oír y no actuar. Aquí tiene su lengua para que de ella saquen suficiente ponzoña para hablar en público a las huestes desde las ventanas altas al tirar comida. El amor si nace de las palabras sin sentido, hay que cortarlo de tajo, y mi corazón murió en esta acción ¡Coman, señoritos!

Al salir del edificio, el más sabio de los jueces le gritó:

—Un unicornio siempre será culpable de su belleza caprichosa y de matar el amor con las palabras, y el cazador de no comprender que las emociones pueden ser la peor condena cuando se es víctima de la tolerancia muda.

—¿Importa ahora?, le respondió mientras escupió cerca de sus pies.

TAGS: #Relato

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras