#Política

Piñera atrapado en su burbuja

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Piñera ha sido el gran catalizador de los malestares y frustraciones acumulados por la ciudadanía y, no solo ha tenido que lidiar con una coalición fraccionada, sino que también con un comité político de poco peso político y desgastado que no es capaz de anticiparse adecuadamente a los proyectos o temas que afectan a la ciudadanía, ni tampoco ha tenido la suficiente ascendiente para alinear a los parlamentarios del sector. No es una hipótesis, es más bien una realidad que se comprueba empíricamente.


El marketing es la única categoría intelectual con que el piñerismo mira a Chile y lo usa como arma arrojadiza contra los que discrepan, con frases publicitarias semejantes a las usadas por las grandes cadenas comerciales

El liderazgo político de Piñera en la derecha se elevó en función a su “experiencia de gestión” y re-elegido Presidente por el tema de la eficiencia y ha demostrado ser de una incompetencia poco común, empeorando con la catastrófica gestión de la crisis sanitaria y social provocada por la pandemia del coronavirus. Su arrogancia en el ejercicio del poder se encumbró debido al efecto hibris, que alerta sobre las consecuencias autodestructivas del exceso de narcisismo, infatuación, fanfarroneo y confianza en uno mismo, con un afán de protagonismo patológico que lo lleva a pretender ser el actor principal de la serie, ya sea la Khaleesi de Juego de Tronos o Birgitte en Borgen.

Piñera tiene esa impronta de creer que todo es marketing, frases hechas y mensajes en Twitter, que la vida se resuelve vendiendo comunicacionalmente una imagen imaginaria del país, mientras las personas tienen súper claro la realidad: las desigualdades que no se superan, las promesas que no se cumplen y mensajes vacíos del tipo “Chile es un oasis”; “estamos mejor preparado que Italia para combatir el Covid-19” y, abusando de la política del siglo XXI que se expresa y se ve reflejaba en la TV.

El marketing es la única categoría intelectual con que el piñerismo mira a Chile y lo usa como arma arrojadiza contra los que discrepan, con frases publicitarias semejantes a las usadas por las grandes cadenas comerciales, lo que provoca irritación por estar asociado con las lógicas mercantiles; por encarnar a la derecha más económica; sus descarados conflictos de interés que confunde el interés propio y las razones de Estado y ni siquiera lo intenta disimular, lo que denota una desvinculación cognitiva y emocional de los reales problemas de la gente, que lo convierte en la simbología de la ambición sin límite al perder la perspectiva cual es la diferencia entre lo ético y lo deshonesto, más preocupado de sí mismo, ensimismado en su nube neoliberal, viviendo en su mundo paralelo porque no ve, o no le preocupa, la inmensa cantidad de familias subsistiendo en campamentos, millones de ciudadanos con trabajos informales, la pérdida de ingresos y de trabajo de las personas producto de la pandemia, la multitud de pensionados con jubilaciones miserables, necesidades de las cuales no se hace cargo, puesto que las medidas adoptadas por su gobierno difícilmente podrían estar marcadas por la justicia social.

Está claro que Piñera no puede enfrentar los desafíos políticos porque en su psiquis predominan las motivaciones de especulación financiera. A la política se llega “con empatía y humanidad”, dos cualidades que se echa en falta en el actual Presidente. Además, su figura no convoca. Ni siquiera lo logra con su sector. La filósofa Hanna Arendt señalaba que sin la imaginación somos incapaces de generar empatía, porque solo saliéndose de uno mismo mediante la creatividad es con lo que podemos ponernos en el lugar de otro. Y entenderlo. Pero, el Presidente no escucha ni dialoga. Parafraseando al poeta Antonio Machado, para dialogar, es esencial preguntar, primero; después…escuchar. Pues escuchando, sobre todo a gente que piensa de otra manera, se aprende.

Piñera suele indignar al más neutral y templado de los ciudadanos porque deforma la realidad a su conveniencia y así presentarse como un winner; porque su verborrea destila un desparpajo al faltar a la verdad con asiduidad sin ruborizarse ni respetando una serie de normas deontológicas que todo gobernante debe acatar, conducta propia de todo narcisista y demagogo irredento que no se inmuta ante sus post verdades y “piñericosas”; cree saber más que los demás; por su recurrente parafernalia comunicacional y grandilocuencia de adjetivos vacíos que en nada contribuyen a mostrar una salida concordada a la actual crisis. Es un genuino producto de mercadotecnia, se mueve siempre con una agenda muy pauteada y, por tanto, se ve poco diestro ante situaciones imprevistas o crisis como consecuencia de su falta de bagaje y profundidad política, lo que queda en evidencia cuando lo sacan de su guion, mete en forma exagerada la pata. Además, su reiterativo llamado a la unidad es contradictorio y poco creíble, puesto que trata de construir el relato de su gobierno desde la crítica a la oposición y a los gobierno anteriores, lo que solo provoca patear la estantería a cualquier dialogo con la oposición.

La incompetencia política del Presidente, falta de habilidad, tacto, mesura, sensatez y sobre todo su carencia de humanidad, graficadas por el apoyo mezquino del Gobierno a la gente afectada por el confinamiento, desentendiéndose que hay grupos de la sociedad que han experimentado grandes retrocesos en sus ingresos y necesitan pagar deudas y comprar artículos de primera necesidad. El IFE y el Bono clase media, dada la profundidad de la pandemia, resultaron exiguos, no tienen una dimensión de universalidad que corresponde y cuyas postulaciones requieren pasar una barra burocrática difícil de sortear, dejando a millones de personas sin poder acceder a los beneficios, por ende, el único camino que les quedó a la gente ha sido retirar sus fondos previsionales para poder sobrevivir, mientras la élite económica del 1% ha incrementados sus ingresos exponencialmente.

Asimismo, su falta de sensatez política lo ha llevado abdicar de la política, al introducir al Tribunal Constitucional en la dilucidación de la política, en lugar de negociar y adoptar acuerdos, delegando en ese Tribunal el arbitrio de los asuntos sociales, cuando las leyes aprobadas por el Parlamento no son de su agrado, transformando a esa institución en una verdadera tercera cámara, convirtiendo las resoluciones del Congreso en ilegal, estrechando, a la postre, los márgenes de la política. Un sintagma que expresa justamente que los asuntos políticos en Chile no son resueltos por los depositarios de la soberanía popular.

Lo anterior ha tensionado a la derecha y claramente va a provocar un daño electoral a la coalición Chile Vamos en las próximas elecciones. Ante la eventualidad que el fallo del TC sea favorable al gobierno y el Ejecutivo siga negando ayudas más universales y contundentes, la coalición oficialista, necesariamente tenderá a desmarcarse del “legado” de Piñera porque el relato de “los tiempos mejores” o de que la derecha sabe enfrentar mejor las crisis se está yendo por el desagüe. Su figura se asemeja ahora más a “un rey Midas averiado” porque a todos los aliados y colaboradores que ha tenido los debilita y los estropea políticamente. Incluso el diario El País señala que Sebastián Piñera “agita los brazos para no ahogarse”.

La derecha va a salir maltrecha después de esta mala gestión gubernamental y podría tardar años en reposicionarse ante el electorado, por efecto del diseño del Presidente de privilegiar las confianzas personales por sobre las políticas y por la ineptitud del mandatario que “no logra persuadir ni articular políticamente” un proyecto político y social. Por tanto, la derecha está viviendo una auto derrota cultural y política al haber optado por ser liderada por una persona que vive en una burbuja totalmente separada del 95% de la población, sin comprender las diferentes expectativas y exigencias sociales que emergen desde la ciudadanía y a tono con la mayoría social. Mientras esas necesidades sociales no tengan una respuesta, estas van a volver a emerger con más fuerza e incluso en un contexto de mayor convulsión política y social.

En este contexto de contradicciones entre discurso y medidas tardías e insuficientes para sortear los efectos sociales y económicos de la pandemia, la oposición debe insistir en una renta universal básica solidaria, utilizando los instrumentos tributarios para lograr mayores ingresos públicos, poniendo coto a la evasión, elusión y las exenciones tributarias con el propósito de financiar las ayudas sociales que se requieren, junto con una mayor incidencia del Estado para darle soporte a una real política de desarrollo económico, orientado a una mayor inclusión social.

TAGS: #GobiernoPiñera

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La nueva Constitución debe contemplar una solución institucional a esta problemática reconociendo a los pueblos originarios como un valor en sí mismos y declarando a Chile una República plurinacional ...
+VER MÁS
#Política

Pueblo originarios: la estrategia de la seguridad pública

Las elites de todos los sectores están preocupadas por el accionar de la CC, para ellos hay un ruido fuerte que cambia la música que estaban acostumbrados a oír
+VER MÁS
#Política

Todo cambia

Lo cierto es que la experiencia comparada muestra que cada proceso fue buscando la mejor manera de conciliar y equilibrar el funcionamiento de los órganos constituyentes con el conjunto de las demás insti ...
+VER MÁS
#Política

Relación de la Convención con los demás poderes

No hay duda que la integración de los pueblos indígenas sin identidad, sin ciudadanía, con negación de sus derechos, es la causa del fracaso de Chile como país en el desarrollo de sus pueblos
+VER MÁS
#Chile 2030

La identidad, como derecho fundamental de las primeras naciones

Nuevos

Michelle Bachelet, superó esas clásicas dicotomías binarias, fortaleciendo el socialismo chileno inclusivo, tolerante, pluralista, democrático, ambientalista, feminista y respetuoso de todos los derecho ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Bachelet, Michelle

Michelle Bachelet, superó esas clásicas dicotomías binarias, fortaleciendo el socialismo chileno inclusivo, tolerante, pluralista, democrático, ambientalista, feminista y respetuoso de todos los derechos humanos

Sorprende que quienes se arrogan el título de neoliberales se opongan al royalty minero, que no es otra cosa que la renta de quien es el propietario de los recursos mineros
+VER MÁS
#Economía

La razón de ser de los royalties y David Ricardo

Gabriel Boric y el Frente Amplio lograron movilizar efectivamente a la juventud en general, y no solo a las juventudes partidistas, consolidando con sus victorias municipales un mayor y mejor control territ ...
+VER MÁS
#Política

Desde lo alto del ciprés I

Los problemas del capitalismo solamente podrían resol­verse mediante una amplia y profunda discusión de tipo político, y la discu­sión técnica solamente asumiría un lugar secundario, ya que sólo se ...
+VER MÁS
#Política

Macrosociología histórica para comprender el capitalismo

Popular

El asentamiento de un pueblo en un lugar durante cientos o miles de años y que no ha tenido a otros antes que ellos, les otorga tal denominación
+VER MÁS
#Sociedad

La falacia de la historia asumida

Mientras Lavín ha hecho gran parte de su carrera política desmarcándose de la derecha en general y de la UDI en particular, Jadue tiene una trayectoria opuesta, caracterizada por su clara filiación con ...
+VER MÁS
#Política

Jadue o Lavín. ¿Quién será el próximo presidente de Chile?

Hacia dónde nos dirigíamos y cómo es que terminamos en un servidor que no tiene contenido. ¿Qué estábamos buscando?  ¿Qué era el servidor? ¿Con qué dirección nos equivocamos? El servidor en dond ...
+VER MÁS
#Sociedad

Error 301 _Movido_Permanentemente

Las elites de todos los sectores están preocupadas por el accionar de la CC, para ellos hay un ruido fuerte que cambia la música que estaban acostumbrados a oír
+VER MÁS
#Política

Todo cambia