#Política

Paula Narváez, la ungida

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las elecciones presidenciales 2021 serán especiales, porque no solo se está eligiendo a un presidente o presidenta sino también se estará eligiendo el nivel de gradualidad y la forma en que se quieren realizar las transformaciones para corregir las inmensas desigualdades y abusos a las que son sometidos la mayoría de los compatriotas.

Chile se encuentra en una crisis social, económica, política y sanitaria. Es probable que el 2022 se pueda percibir mejor el estado real en que quedó el país luego de la crisis social y la actual pandemia. Evidentemente en estos dos últimos años el país retrocedió en todos sus indicadores y el próximo gobierno tendrá la difícil misión de reconstruir el país con un nuevo diseño de desarrollo, y así evitar volver a las condiciones previas al 18 de octubre del 2019.


Otra de las características del próximo gobierno será su capacidad de escuchar, canalizar, tomar decisiones, pero por sobre todo un talento innato para manejar crisis, y así evitar que los conflictos escalen a niveles peligrosos.

El escenario para la próxima administración será complejo y no sería sorprendente que independientemente del color político de los nuevos huéspedes de La Moneda, sean un gobierno con un bajo índice de popularidad y tensionado por todos los grupos de interés. El poder económico no cederá en sus obscenas ganancias y desplegará la clásica campaña del terror, acompañado con fuertes medidas de presión. La clase trabajadora tendrá sus esperanzas en la Convención Constituyente para lograr los derechos mínimos como educación, salud, jubilación, vivienda y agua. La convención no tendrá ninguna opción de defraudar al pueblo y el gobierno no podrá hacer nada que esté en contra del espíritu revolucionario de la nueva constitución.

Entonces surge la pregunta de fondo: ¿A quién le damos esta misión imposible?

Para contestar la pregunta debemos crear un perfil ideal para el nuevo gobierno e ir descartando las candidaturas que menos se ajusten. Lo primero y excluyente es tener conexión con la realidad de la mayoría y entender el sentido de urgencia de los cambios evidentes. El actual gobierno nunca logró formar un equipo que diera la más mínima esperanza al mayoritario grupo de la población que estaba hastiado de la pobreza, el abandono y los abusos; por tanto, la continuidad queda descartada. Además, si es electo un candidato de derecha tendrá la gran desventaja de que todos los gobernadores (excepto uno), serán opositores.

Otra de las características del próximo gobierno será su capacidad de escuchar, canalizar, tomar decisiones, pero por sobre todo un talento innato para manejar crisis, y así evitar que los conflictos escalen a niveles peligrosos. Reconstruir la paz social será una tarea larga y sostenida, cualquier error podría desatar el caos. El próximo mandatario o mandataria también deberá lograr la unidad de la clase política, o al menos una tregua. Si la clase política critica constantemente los procesos políticos y las instituciones, las personas pueden terminar de perder la fe en el camino democrático e institucional.

Daniel Jadue y Gabriel Boric, representan el real sentir popular, entienden perfecto la frustración de la clase trabajadora y saben muy bien que los principales problemas están en la clase baja urbana, y es ahí donde tienen su mayor nicho de votantes. Sin embargo, ambos se mueven por sus principios ideológicos, más que por objetivos medibles y eso despierta temor en sectores moderados, que creen que sus programas, son peores que la enfermedad. No se gobierna sin tener al centro político dentro del gobierno.

Unidad Constituyente o la ex Concertación tiene la ventaja de contar con equipos experimentados en negociación e implementación de reformas, y saben hacerlo manteniendo la economía estable.  Una de sus cartas es Yasna Provoste de la Democracia Cristiana, un partido que ha tenido más coincidencias con la centroderecha que con el sector progresista más radical, y se ha generado una desconfianza que hará difícil el diálogo y por consiguiente obtener acuerdos amplios.  El centro político no es la ideología equidistante entre dos extremos, sino es el sector político que puede dialogar para llegar a acuerdos con la mayor cantidad de fuerzas en ambos sentidos de su centro, y actualmente la DC no cumple ese rol.

La alternativa oficial es Paula Narváez, socialista, fue leal a Michelle Bachelet, y sin duda tiene un área de influencia mucho más amplia en ambos sentidos del espectro político. Para la élite político-económica chilena, no será traumático un nuevo gobierno socialista, ya hubo tres periodos socialistas desde el retorno a la democracia. Para la gente progresista más radicalizada, una socialista será más digerible que una DC. Narváez es la que mejor garantiza un clima social estable y sería un error que baje su candidatura, para darle el paso a Yasna Provoste.

TAGS: #CandidaturasPresidenciales #Presidenciales2021

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
paolo

07 de Julio

Casi todo el mundo ve al democratacristiano como un personaje avejentado, conservador, chapado a la antigua y pasado de moda que es la punta de lanza del neoliberalismo, y el ala más derechista de la ex Concertación-Nueva Mayoría. Tremendo error, porque justamente por ser avejentado, chapado a la antigua y pasado de moda es más estatista, y cercano a la escuela capitalista keynesiana, y no a la neoliberal. Lo que casi nadie entiende es que el neoliberalismo es MODERNO, y que el estatismo es ANTIGUO: el neoliberalismo fue, para el lapso del S. XX, una revolución, una ruptura con el orden establecido, en que el Estado tenía un papel preponderante en la Economía, típico de los años 40, 50 y 60. Solo los demócratacristianos aun hablan de las cooperativas: se puede comparar a los economistas DC con los economistas PS y PPD; por ej a Ricardo Ffrench-Davis, el primero en cuestionar el modelo, en los 70 y 80, con Nicolás Eyzaguirre, ministro de dos gobiernos del neoliberalismo. En Chile, la pertenencia política tiene excesivamente que ver con una cuestión identitaria, incluso de apariencia: si se ve viejo, es de derecha, conservador, y por tanto neoliberal. Error, el neoliberalismo es moderno, antes se hacian villas Olimpicas, villas Frei, villas Portales, conjuntos Empart, hoy se destruyen barrios, no se “conservan”, se construyen modernas torres donde la gente vive hacinada, esto es la modernidad.

08 de Julio

Interesante punto de vista

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Hoy las organizaciones son más planas e interconectadas ya que los cambios son más rápidos que antes. Por eso, se necesitan las características de colaboración, empatía, sensibilidad y consenso que se ...
+VER MÁS
#Género

Importancia del liderazgo femenino y la necesidad de fomentarlo

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

Si la cultura es el conjunto de saberes acumulados por la Humanidad en su camino, entonces la protección de la vida en todas sus manifestaciones es un acto reivindicatorio ante los intentos del sistema eco ...
+VER MÁS
#Cultura

En el inicio de las comunidades humanas prevaleció una visión de futuro

Evidentemente la Central Hidroeléctrica San Pedro implicaría una enorme degradación de la biodiversidad y calidad de las aguas, ya que, interrumpiría el corredor biológico que conecta a 11 lagos ubicad ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ríos Libres: San Pedro sin Represas

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad