#Política

Panorama constitucional latinoamericano de derechos de la Naturaleza

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hagamos un breve viaje por Latinoamérica para conocer cómo en los diferentes Estados se define constitucionalmente la relación de la sociedad con la Naturaleza. Como prevención digamos que los diferentes planteamientos de estas cuestiones no aseguran para nada su aplicación en las políticas públicas, ni su concreción en los edificios institucionales respectivos. La presencia constitucional parece solamente un recurso jurídico que puede apoyar ciertas iniciativas o reclamaciones, sin que asegure el resultado de las mismas. De cualquier manera que sea, los pueblos o comunidades pueden apelar a estas normas como una de sus estrategias de defensa de los territorios.


En Chile encontramos un articulado constitucional acerca de un “derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación”

Primeramente podemos detenemos en Ecuador. Su Constitución habla del entrecruzamiento de un proyecto de sociedad alternativo con unos derechos de la Naturaleza (sujeto de derechos, armonía), puestos en el mismo nivel que los derechos de las nacionalidades y los de la interculturalidad: “El buen vivir requerirá que las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades gocen efectivamente de sus derechos, y ejerzan responsabilidades en el marco de la interculturalidad, del respeto a sus diversidades, y de la convivencia armónica con la naturaleza” (art. 275).

En Colombia los preceptos constitucionales apuntan hacia la idea de un medio ambiente como objeto de protección jurídica susceptible de ser reparado. Es deber del Estado “proteger la diversidad e integridad del ambiente, conservar las áreas de especial importancia ecológica y fomentar la educación para el logro de estos fines” (art. 79). Repite la concepción de una explotación de los “recursos naturales” en el sentido del desarrollo sostenible con una planificación estatal del “manejo y aprovechamiento de los recursos naturales, para garantizar su desarrollo sostenible, su conservación, restauración o sustitución”. La reparación de los daños a la Naturaleza puede ser exigido, así como el imponer las sanciones legales pertinentes: “Además, deberá prevenir y controlar los factores de deterioro ambiental, imponer las sanciones legales y exigir la reparación de los daños causados” (art. 80).

En la Constitución de Bolivia se da el reconocimiento del derecho humano “a un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado” (Art.33), y, en un sentido de sustentabilidad, agrega: “El ejercicio de este derecho debe permitir a los individuos y colectividades de las presentes y futuras generaciones, además de otros seres vivos, desarrollarse de manera normal y permanente”. La Naturaleza en tanto conjunto de “recursos naturales” puede ser objeto de un aprovechamiento económico. Como cláusula de salvaguarda “declara la responsabilidad por los daños ambientales históricos y la imprescriptibilidad de los delitos ambientales” (art. 347).

En Panamá se impone el deber del Estado de garantizar los derechos humanos llamados de tercera generación: “garantizar que la población viva en un ambiente sano y libre de contaminación, en donde el aire, el agua y los alimentos satisfagan los requerimientos del desarrollo adecuado de la vida humana” (art. 114).

La Constitución de Cuba, por su lado, reconoce una vinculación estrecha del desarrollo económico y el medio ambiente, en una perspectiva de sustentabilidad: “el desarrollo económico y social sostenible para hacer más racional la vida humana y asegurar la supervivencia, el bienestar y la seguridad de las generaciones actuales y futuras” (art. 270).

En Paraguay, por su parte, el tono resulta bastante explícito en cuanto a las prioridades equivalentes de la política ambiental con las del “desarrollo humano”. Se estatuye como “objetivos prioritarios de interés social la preservación, la conservación, la recomposición y el mejoramiento del ambiente, así como su conciliación con el desarrollo humano integral” (art. 7).

En Chile encontramos un articulado constitucional acerca de un “derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación”. Se indica luego hacia el Estado como garante de derechos: “Es deber del Estado velar para que este derecho no sea afectado y tutelar la preservación de la naturaleza. La ley podrá establecer restricciones específicas al ejercicio de determinados derechos o libertades para proteger el medio ambiente” (Art. 19).

En Brasil la Constitución vigente pone énfasis más en una visión ecológica de ecosistemas que en la pura concepción ambiental de lo que rodea la vida humana. Ella impone al poder público el deber de “preservar y restaurar los procesos ecológicos esenciales y procurar el tratamiento ecológico de las especies y ecosistemas” (art. 225).

En esta misma dirección, podemos regresar a la Constitución de Ecuador como la única que sale de la consideración de la Naturaleza como objeto de derechos -que poseemos los humanos-, y la señala como sujeto de derechos (Arts. 71 al 74). Esto es, como titular de unos derechos propios que son exigibles y pueden ser representados ante los tribunales de justicia.

 

TAGS: #ConstituciónPolítica #DerechosHumanos #Naturaleza Derechos de la Naturaleza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La llegada del Covid-19 y su materialización a partir de las cuarentenas y el fantasma de la enfermedad fatal rompe el enunciado cortoplacismo pensante para enfrentar a todos por igual a la idea de la muer ...
+VER MÁS
#Sociedad

Filosofía y pandemia

Las candidaturas deberán revisar sus estrategias para poder expresar con mayor claridad sus ideas fuerza. Candidaturas que figuran en tercer y cuarto lugar, deberán arriesgar más, caso contrario su suert ...
+VER MÁS
#Política

El primer debate

No fue violencia. Creo que fue solamente una expresión de ira que no se pudo controlar. Parte fue mi culpa por seguir la discusión. La calle puede ser violenta, pero cuando es en el mismo hogar donde, en ...
+VER MÁS
#Cultura

Sus sensuales caricias

Después del debate, el tablero electoral empieza a moverse, y no terminará hasta la hora de la verdad. En esta ocasión los más beneficiados con el debate fueron Kast y Provoste
+VER MÁS
#Política

Esquirlas del primer debate presidencial

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación