#Política

Panorama constitucional latinoamericano de derechos de la Naturaleza

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hagamos un breve viaje por Latinoamérica para conocer cómo en los diferentes Estados se define constitucionalmente la relación de la sociedad con la Naturaleza. Como prevención digamos que los diferentes planteamientos de estas cuestiones no aseguran para nada su aplicación en las políticas públicas, ni su concreción en los edificios institucionales respectivos. La presencia constitucional parece solamente un recurso jurídico que puede apoyar ciertas iniciativas o reclamaciones, sin que asegure el resultado de las mismas. De cualquier manera que sea, los pueblos o comunidades pueden apelar a estas normas como una de sus estrategias de defensa de los territorios.


En Chile encontramos un articulado constitucional acerca de un “derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación”

Primeramente podemos detenemos en Ecuador. Su Constitución habla del entrecruzamiento de un proyecto de sociedad alternativo con unos derechos de la Naturaleza (sujeto de derechos, armonía), puestos en el mismo nivel que los derechos de las nacionalidades y los de la interculturalidad: “El buen vivir requerirá que las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades gocen efectivamente de sus derechos, y ejerzan responsabilidades en el marco de la interculturalidad, del respeto a sus diversidades, y de la convivencia armónica con la naturaleza” (art. 275).

En Colombia los preceptos constitucionales apuntan hacia la idea de un medio ambiente como objeto de protección jurídica susceptible de ser reparado. Es deber del Estado “proteger la diversidad e integridad del ambiente, conservar las áreas de especial importancia ecológica y fomentar la educación para el logro de estos fines” (art. 79). Repite la concepción de una explotación de los “recursos naturales” en el sentido del desarrollo sostenible con una planificación estatal del “manejo y aprovechamiento de los recursos naturales, para garantizar su desarrollo sostenible, su conservación, restauración o sustitución”. La reparación de los daños a la Naturaleza puede ser exigido, así como el imponer las sanciones legales pertinentes: “Además, deberá prevenir y controlar los factores de deterioro ambiental, imponer las sanciones legales y exigir la reparación de los daños causados” (art. 80).

En la Constitución de Bolivia se da el reconocimiento del derecho humano “a un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado” (Art.33), y, en un sentido de sustentabilidad, agrega: “El ejercicio de este derecho debe permitir a los individuos y colectividades de las presentes y futuras generaciones, además de otros seres vivos, desarrollarse de manera normal y permanente”. La Naturaleza en tanto conjunto de “recursos naturales” puede ser objeto de un aprovechamiento económico. Como cláusula de salvaguarda “declara la responsabilidad por los daños ambientales históricos y la imprescriptibilidad de los delitos ambientales” (art. 347).

En Panamá se impone el deber del Estado de garantizar los derechos humanos llamados de tercera generación: “garantizar que la población viva en un ambiente sano y libre de contaminación, en donde el aire, el agua y los alimentos satisfagan los requerimientos del desarrollo adecuado de la vida humana” (art. 114).

La Constitución de Cuba, por su lado, reconoce una vinculación estrecha del desarrollo económico y el medio ambiente, en una perspectiva de sustentabilidad: “el desarrollo económico y social sostenible para hacer más racional la vida humana y asegurar la supervivencia, el bienestar y la seguridad de las generaciones actuales y futuras” (art. 270).

En Paraguay, por su parte, el tono resulta bastante explícito en cuanto a las prioridades equivalentes de la política ambiental con las del “desarrollo humano”. Se estatuye como “objetivos prioritarios de interés social la preservación, la conservación, la recomposición y el mejoramiento del ambiente, así como su conciliación con el desarrollo humano integral” (art. 7).

En Chile encontramos un articulado constitucional acerca de un “derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación”. Se indica luego hacia el Estado como garante de derechos: “Es deber del Estado velar para que este derecho no sea afectado y tutelar la preservación de la naturaleza. La ley podrá establecer restricciones específicas al ejercicio de determinados derechos o libertades para proteger el medio ambiente” (Art. 19).

En Brasil la Constitución vigente pone énfasis más en una visión ecológica de ecosistemas que en la pura concepción ambiental de lo que rodea la vida humana. Ella impone al poder público el deber de “preservar y restaurar los procesos ecológicos esenciales y procurar el tratamiento ecológico de las especies y ecosistemas” (art. 225).

En esta misma dirección, podemos regresar a la Constitución de Ecuador como la única que sale de la consideración de la Naturaleza como objeto de derechos -que poseemos los humanos-, y la señala como sujeto de derechos (Arts. 71 al 74). Esto es, como titular de unos derechos propios que son exigibles y pueden ser representados ante los tribunales de justicia.

 

TAGS: #ConstituciónPolítica #DerechosHumanos #Naturaleza Derechos de la Naturaleza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia