#Política

Los cuicos y extranjeros

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Según  Rodolfo Lenz en su Diccionario Etimológico de Chile[1] se destaca que el cuico es un apodo despreciativo para con los bolivianos usado en tiempos de la Guerra del Pacífico. En tanto la Real Academia Española dice que cuico significa “forastero”, haciendo referencia a los extranjeros de algunos países hispanoamericanos. Como sea, fue despectivo en su tiempo.

Cuico, hoy por hoy, es un chilenismo peyorativo que se asocia a personas de clase alta o que practican el esnobismo y simulan pertenecer a un nivel socioeconómico alto, pretenden descender de la alta alcurnia, haciendo ostentación de su posición social.


Las palabras, en sí mismas, están vacías de significado y les otorgamos sentido mediante las asociaciones ancladas a objetos y experiencias de la vida. El cuico por ahora está rodeado de contenido, de rabia y él mismo goza con la definición que le han dado

Una definición que no es tan nueva, antes fueron los pitucos, luego los pepe pato, luego los pelolais, ahora los cuicos, aunque siempre ha estado acompañado de otro calificativo como el momio, el siútico, el facho. Así, la definición ha evolucionado de ser forastero a ser una especie de “arribista” que quiere ser más de lo que es en realidad. Hoy hace referencia a esa diferenciación social que no tiene por donde acabar, sino terminamos con esta sociedad desigual, con abismos de diferencias, con privilegios vergonzosos, con los super ricos burlando los aforos, los límites, las arenas, los lagos, los aviones, las palmeras tropicales.

Pero no nos confundamos, una cosa son los comentarios de calle, de pasillo, de micro, y otra muy distinta son los análisis profundos o que intentan ser profundos. No es un tema de defender la profesión, pero resulta que estos conceptos están cargados de sentido común y terminan usándose académicamente sin ser los correctos. Es como cuando en las encuestas se refieren a los ABC1 como la clase alta, pero resulta que esta es una categoría inventada por el comercio y el mercado para estratificar a los consumidores, la publicidad y los precios.

Hoy hay un montón de encuestólogos que lo usan indistintamente siendo un gran error metodológico, aunque podría no importar, resulta que esta categorización solo se orienta a la capacidad de consumo y no a otra cosa. O cuando hay profesionales super formados académicamente que intentan medir a la sociedad en clases sociales, sin entender que éste es un marco analítico y no una herramienta de estatificación social. En fin, se ponen de moda de repente ciertas cosas.

Pero el concepto de cuico, que ya se usa hace muchos años en Chile, llegó para reinstalarse de una vez, incentivado por la pandemia y los innegables privilegios de unos (minoritariamente), por sobre la mayoría de los otros. Afloró nuevamente la indignación, la impotencia del modelo que trato de hacernos ver que éramos todos iguales…pero no, nunca lo fuimos y se ve lejano el horizonte en que lo seamos.

Además, juntando las condiciones de conservadurismo, egoísmo, displicencia, menosprecio, derechismo, anti aborto, anti educación sexual, anti integración de barrios y colegios, anti ramos de historia y de derechos humanos. Es demasiado, no existe una derecha progresista en este país, no existen puntos medios, lugares de encuentro y diálogo del centro por último. Algunos dicen que en la UP había mucha polarización resentimiento, intolerancia, que aquello nos llevó al abismo, y resulta que cuarenta años después estamos en la mismas. En Chile hay ultra derecha conservadora y neo liberal y una izquierda perdida en los preceptos de la propiedad privada y la lucha de clases (cosas que son necesarias de definir, pero que nadie de la izquierda quiere hacerlo).

Los ricos y los pobres, los negros y los blancos, los indígenas y los huincas, la cosa no ha cambiado mucho, seguimos en lucha constante mientras no se zanjen injusticias históricas, y pareciera que la historia ha cambiado, pero las luchas permanecen, eso sí, atravesados por el mercado y el consumo que nos envolvió a todos y que en los 70s no existía. Esto nos tiene en una maraña de autoengaño del mérito y el esfuerzo: ambas características alimentadas bajo el capital que aparentemente homogeniza los ciudadanos, pero nada más falso.

Canta Evelyn Cornejo…somos la chusma inconsciente, incapaz de tener opinión, somos los mal hablados, los mal pensados los mal vestidos, los mal portados…

Esta dualidad es la que nos tiene hasta las masas, aun pensando en que el enemigo común es exógeno, que no depende de tu color de piel, ni de tu nombre, pero sí de tu barrio, comuna o región o de cuán enclaustrado y económicamente protegido puedas estar.

El COVID aparentemente sería neutro, todos debemos protegernos, unos en castillos de cristal, otros en la barraca de un aserradero, pero al fin todos: algo parecido a la igualdad podríamos decir: pero ¿es la lluvia, el frío, el terremoto, el incendio la pandemia clasista perse?. ¿Somos nosotros quienes la dotamos de contenido social?  Y cuando creíamos superada la lucha de clases, pues no, ni cerca estábamos, porque esto no se trata de bondad, de carisma, de misericordia, se trata de que la vida la concebimos de esta manera nosotros los chilenos en el Chile de hoy del año 2021.

Somos los rotos de mierda, de piel morena y la cabeza negra
Somos los resentidos, fumamos pito y nos gusta el vino
Soy descendiente de los upelientos, huele a cebolla nuestro aliento
Nos reproducimos como la callampa, mira mi vientre como se levanta

La violencia de clase, la que tiene conciencia de clase, es violencia revolucionaria, la otra es contestataria y una muy grande es de rabia, todas ellas son violencias legítimas, porque vienen desde el margen, de la frontera, desde la acumulación histórica de injusticias, y sí, mucha es de resentimiento, pero cómo no, si hay mucho que resentir.

La categoría de cuico, de roto, de cuma, de flaite, de pelolais, de pituco, de paltón son puros sobrenombres que se le pone a la clase social, y que no existe como concepto analítico, no tiene cuerpo teórico, solo se usa como una forma sintética de referirnos a muchas cosas de una persona o grupo de personas, lo cuico le lleva implícito lo facho, lo flaite le lleva implícito lo delincuente, lo chanta le lleva implícito lo mediocre, lo rojo le lleva implícito lo subversivo. Son conceptos cargados de sentimientos de desprecio mutuo. Desprecio profundamente a aquellas personas que se van a la playa a hacer un carrete en plena pandemia, y ellos a su vez, desprecian al delincuente que les roba en sus casas, desprecian a la mujer que aborta, al niño que consume pasta.

Dicen que el lenguaje genera realidades, y en eso estamos a cada rato, porque finalmente nos referimos al “otro” o a los “otros” como una agrupación de cosas, y es cierto somos muchas cosas, aunque siempre el maltrato con mayor desprecio es el de los poderosos que se burlan de los pobres y de distintas maneras, no es mediante una cachetada o combo, pero hay una forma metafórica de maltrato como simplemente excluirte de un barrio de una ciudad, de un trabajo.

Siempre yo escucho que mi raza es la mala
Que no nos merecemos nada y que no reclamemos nada
Somos en quienes se sustenta la riqueza
El poder, la ostentación de esta psicópata nobleza

Pero el pobre también se burla del rico, haciendo un humor infinito, irónico y cargado de impotencia, porque no hay otra forma por ahora de decirle que es un idiota, prepotente y que su mundo merece su máximo desprecio, aunque en las noches sueñe con tener el mismo una casa en Cachagua.

…Soy la vulgar cultura popular, canto canciones pronunciando muy mal
Soy panfletaria, canción contestataria
Porque la música oficial no acepta critica social..

Los pensamientos, que se traducen en palabras, signos o símbolos y nunca pueden equipararse a la velocidad de los sentimientos y éstos son sólo una aproximación. Alguna vez Marx escribió la realidad inmediata del pensamiento es el lenguaje y claro, ahí nos perdemos mucho, nos sucede algo, vivenciamos algo y ahí viene implícito el lenguaje que suele ser más rápido, más intrépido que lo que estamos sintiendo y ahí se nos salen todos los adjetivos calificativos, pero que llevan un enorme peso existencial.

Las palabras, en sí mismas, están vacías de significado y les otorgamos sentido mediante las asociaciones ancladas a objetos y experiencias de la vida. El cuico por ahora está rodeado de contenido, de rabia y él mismo goza con la definición que le han dado, porque en el fondo le gusta como lo ven, ni siquiera tiene vergüenza, se mofa de la muchedumbre que lo anuncia. Se ríe de que se rían de él sin absolutamente ninguna culpa. En el fondo el mismo sabe que esto no tiene para cuando cambiar, que esto de la fiesta fue solo una anécdota divertida para contarle a los nietos.

De lo aprendido hasta ahora, el cuico es igual de flaite que el delincuente, y es un miserable extranjero en su propia tierra.

…no estamos solos, somos una sola voz
Desde el Wallmapu hasta Burkina Faso
Soy achicano, la Palestina, el africano
El terrorista, la zapatista, el desplazado, soy yo…

[1] Diccionario Etimológico De las Voces Chilenas derivadas de lenguas Indigenas Americanas. Universidad de Chile-OEA http://www.memoriachilena.gob.cl/archivos2/pdfs/MC0038306.pdf

 

TAGS: #ClasesSociales #Cuico #Desigualdad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
any

24 de Enero

Cultura social

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Es curioso que, como humanidad, no deja de fascinarnos la noción de fin de mundo, de apocalipsis, de destrucción del todo, de volver a lo primitivo, a la sobrevivencia.
+VER MÁS
#Política

Fin de mundo

Esa emoción veraz, ¿es la que sienten las mayorías populares y los sectores de la clase media cuando observan el verdadero ‘sin sentido’ en el Congreso al discutir el retiro del tercer 10% de las AFPs?
+VER MÁS
#Política

La emoción de Paula Narváez. Notas de un liderazgo veraz

No se entiende la justificación jurídica para dejar fuera de este nombramiento a los ministros de la Corte Suprema
+VER MÁS
#Justicia

Críticas a la Reforma del sistema de nombramiento de jueces

Esta es una “playlist” que busca lograr sacar toda tu tristeza fuera de ti y , a la vez, desahogarte de lo que te sigue día a día.
+VER MÁS
#Cultura

Playlist de canciones tristes para dar ritmo a tu crisis existencial

Nuevos

Es curioso que, como humanidad, no deja de fascinarnos la noción de fin de mundo, de apocalipsis, de destrucción del todo, de volver a lo primitivo, a la sobrevivencia.
+VER MÁS
#Política

Fin de mundo

Esa emoción veraz, ¿es la que sienten las mayorías populares y los sectores de la clase media cuando observan el verdadero ‘sin sentido’ en el Congreso al discutir el retiro del tercer 10% de las AFPs?
+VER MÁS
#Política

La emoción de Paula Narváez. Notas de un liderazgo veraz

No se entiende la justificación jurídica para dejar fuera de este nombramiento a los ministros de la Corte Suprema
+VER MÁS
#Justicia

Críticas a la Reforma del sistema de nombramiento de jueces

Esta es una “playlist” que busca lograr sacar toda tu tristeza fuera de ti y , a la vez, desahogarte de lo que te sigue día a día.
+VER MÁS
#Cultura

Playlist de canciones tristes para dar ritmo a tu crisis existencial

Popular

Esta generación de futuras viejas en Chile se compone de mujeres empoderadas que han logrado triunfos históricos en lo político social y cultural.
+VER MÁS
#Género

La revolución de las viejas

El efecto Placebo/Nocebo no debe ser despreciado ni desechado, hay que reconocerlo y utilizarlo en nuestro propio beneficio, y una de las formas, es que la medicina tradicional, hoy tan mercantilizada, deje ...
+VER MÁS
#Salud

10 de abril: Día Internacional de la Homeopatía o ¿del efecto Placebo?

Se equivocan quienes piensan que lo decisivo ahora es ganar de cualquier forma la próxima elección, poniendo atajo a otro gobierno de derecha.
+VER MÁS
#Sociedad

Construir un nuevo país no es solo ganar una elección

La ciudad no es independiente de los sujetos que la habitan, por el contrario, es como geografía humana, vestida de miedos y colores. Es nuestro Santiago, y no son los soldados precisamente quienes homenaj ...
+VER MÁS
#Política

Adiós Baquedano