#Política

Libertad con cargo al Estado

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Aborto libre (seguro y gratuito), el derecho al reconocimiento de la identidad de género, el derecho al buen morir, etc. Son temas que, bajo tal clasificación (derechos sociales), para bien o mal, se han logrado instalar en diversos espacios de nuestra sociedad y, con el paso del tiempo, han empezado a generar cada vez más fricción entre los diversos sectores que la conforman.

A simple vista, se visualiza un sector que clama por aumentar los espacios de autonomía individual y otro, por su parte, que hace los esfuerzos por mantenerlos en el actual límite. Si miramos con detención, ambas posiciones son la demostración de la interrelación que hay entre los sentidos de libertad positiva (la capacidad de un individuo de ser su propio dueño, que su vida y sus decisiones dependan de sí mismo y no de fuerzas exteriores) y negativa (una persona es libre mientras no sea obstaculizado por otros) de los que hablaba Isaiah Berlin en 1958, en su ensayo “Dos conceptos de libertad”.


¿Qué tipo de liberalismo es aquel que para ampliar las libertades individuales se ve en la necesidad de aumentar el tamaño del Estado y, por ende, su influencia en la vida social, económica y cultural de las personas?

Posiblemente, gran parte de los seres humanos desearíamos tener la posibilidad de concretar cada uno de nuestros proyectos de vida, según mejor nos pareciera, sin necesitar de algo más que nuestras propias capacidades. Sin embargo, tal posición es utópica. El establecimiento de limites es lo que ha permitido la coexistencia entre los seres humanos a través del tiempo. De otra forma, nos regiríamos por la ley de la selva y simplemente primaría la selección natural.

Ahora bien, a medida que avanza el tiempo y las sociedades van desarrollándose, es posible notar que aquellas líneas de coexistencia tienden a modificarse, principalmente, porque los ciudadanos alcanzan mayores niveles de bienestar y eso provoca que aparezcan nuevas necesidades y/o requerimientos. Aquí aparece el Estado jugando un rol preponderante ya que en él se expresa, en teoría, la voluntad de quienes conforman una nación y las posibilidades de modificar aquello a lo que se puede acceder.

Dada la posición de privilegio alcanzada por esta organización, hallamos diversas ideologías que buscan orientar su quehacer al interior de una nación. Una de ellas es el liberalismo, doctrina que intenta recudir al mínimo su influencia (la del Estado) en la vida social, económica y cultura de los ciudadanos. En Chile, la adopción de esta filosofía, ha tenido matices. No obstante, importantes grupos políticos actuales dicen profesarla y es aquí donde quiero profundizar.

¿Qué tipo de liberalismo es aquel que para ampliar las libertades individuales se ve en la necesidad de aumentar el tamaño del Estado y, por ende, su influencia en la vida social, económica y cultural de las personas? El liberalismo igualitario, más de alguno podría decir. Sin embargo, cabe señalar que dentro de esta misma corriente de pensamiento el Estado también tiene límites de injerencia y, además, su rol apunta a un garante de libertades básicas y aun resolutor de desigualdades (económicas y sociales). No, necesariamente, a un aparato que tenga que aumentar su tamaño en términos institucionales y, por ende, en relación a un mayor gasto público.

Es así como es posible apreciar que en muchas de las discusiones que hoy enfrentamos (entiéndase entre ellas, el aborto libre -seguro y gratuito-, el derecho al reconocimiento de la identidad de género y el derecho al buen morir) parecieran forzar la interpretación de aquellos postulados sustentados en los aportes de John Rawls. ¿En qué sentido, tales requerimientos, podrían incluirse dentro de las libertades básicas? ¿Son equivalentes a la libertad de conciencia o a la libertad de expresión, por ejemplo? ¿En estas últimas el Estado debió incurrir en un mayor desembolso presupuestario? ¿Tuvo que limitar la libertad de otros?

En lo que respecta a la resolución de desigualdades ¿En qué sentido el aborto libre hace más igualitarios a los ciudadanos? ¿Si los ricos pueden matar a un bebé en gestación? ¡La impunidad en la que han quedado quienes han infringido la ley, accediendo a abortar, jamás puede ser un determinante de justicia social!

Por su parte, en lo relativo a la eutanasia o al reconocimiento de género ¿Dónde está la expresión de la desigualdad? ¿En qué algunos pueden viajar a otro país para llevar a cabo aquello que aquí no se permite y así pueden vulnerar el espacio legislativo al que está sometido todo ciudadano chileno? ¿Ese es el parámetro moral en que deseamos basarnos? ¿Hasta qué punto vamos a permitir forzar la Declaración Universal de Derechos Humanos que dice: “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”?

Definitivamente hay mucho por discutir aún. Sin embargo, hay un hecho concreto. A diferencia de otras libertades en las que se ha avanzado, estas que se están reclamando provocarán un engrosamiento del Estado y una mayor injerencia de este en la autonomía de los individuos. Ya quedó expresado en lo sucedido con el aborto en 3 causales y las limitaciones establecidas para quienes reciben recursos de su parte ¿Ese tipo de libertad desea en el futuro? La interrogante queda manifiesta.

TAGS: #Libertad Liberalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jeannette

20 de Agosto

Interesante columna… Pero ¿A que te refieres especificamente al liberalismo igualitario?

20 de Agosto

Gracias por la pregunta. Hago referencia a lo señalado en el libro Teoría de la Justicia de Rawls, el principal fundamento de esta corriente, específicamente, a la concepción que se tiene en torno a la participación de Estado en relación con la situación en la que se encuentran los más desaventajados (principio de diferencia).

Saludos.

21 de Agosto

Está absolutamente claro para mí que vivimos en una sociedad injusta y que es el Estado el llamado a corregirla. El solo hecho de la existencia de las AFP y las disparidades en educación dan cuenta de ello. La existencia de sistemas de salud óptimos no es demasiado pedir y el hecho, por ejemplo de las mineras no paguen royalties y de que la reforma tributaria de Bachelet haya golpeado aún más a la clase baja (dejemos el eufemismo de la clase media) me hace pensar que la casta en el poder no tiene verdaderas intenciones de solucionar esto. En lo personal creo que un tema como la identidad de género, que no afecta más que a un dos por ciento de la población y que no tiene mayores implicaciones económicas, así como el “lenguaje inclusivo” no son más que voladores de luces que quitan el foco del verdadero problema, llevándonos a temas pseudo morales (“valóricos”) que sí están más allá del rol del Estado y que son, finalmente irrelevantes.

21 de Agosto

Creo que el tema pasa por los límites que tendrá el Estado en relación con las libertades individuales. ¿Es posible que este pueda corregir inequidades sin pasar a llevar las libertades? Creo que en esta pregunta se abre una discusión bastante profunda.

Personalmente, desde el liberalismo, me parece una contradicción avanzar en libertades concediéndole injerencia al Estado, como en los casos que planteo. Pues no solo termina favoreciendo al “necesitado” de libertad sino que coacciona a otros individuos para que estos puedan llevarlas a cabo. Más Estado y más libertad es una quimera.

28 de Agosto

Es muy desagradable que el estado se meta hasta en nuestra cama, al final nos castigarán hasta por saludar. Pienso que por proteger los supuestos derechos de minorías,a veces minúsculas, perdemos libertades, nos convertimos en gente temerosa de hablar por las leyes mordaza y otras leyes contra todo tipo de posturas que no sea la oficial, y aún esa, la postura oficial, no es más que una copia a la pata de lo que nos dicta tal o cual organismo internacional, hoy resulta que hasta los chistes de los humoristas son fomes.

26 de Octubre

Columna mal argumentada. Se ruega por favor entender del tema antes que dar rienda suelta a los fanatismos personales. Es un insulto al lector.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

El espíritu de esta ley es contribuir a la resolución de las problemáticas de salud pública, asociadas a sobrepeso y obesidad de la población, protegiendo especialmente a los segmentos de mayor riesgo ...
+VER MÁS
#Ciencia

A tres años de su implementación, un análisis crítico sobre la Ley de Etiquetado de Alimentos

Los grandes empresarios inmobiliarios tienen como motivación esencial en sus proyectos de inversión la acumulación de riqueza y para ello utilizan cualquier resquicio o fórmula interpretativa para obten ...
+VER MÁS
#Ciudad

Sentimiento de odio en el mercado inmobiliario

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

El nuevo Modelo Educativo que debemos de promover debe de tener una mirada prospectiva hacia la Cuarta Revolución Industrial, teniendo como base la neurociencia y la epigenética
+VER MÁS
#Educación

Nuevo modelo educativo