#Sociedad

En el país de los ciegos, el tuerto es rey: Encuestas de opinión en Chile

21 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Las encuestas de opinión pública (GFK-Adimark, CEP, CERC-mori y CADEM) influyen en la percepción de la población sobre un determinado fenómeno. Incluso, en coyunturas específicas, pueden ser determinantes para los ciudadanos al momento de tomar una decisión como votar por algún candidato o apoyar alguna política pública.

Por citar un caso, podríamos pensar en la elección de Alejandro Guillier como candidato a presidente, que incluso llevó al Partido Socialista a desechar la alternativa de Ricardo Lagos. Es de conocimiento general que la razón que hoy lo lleva a estar en la competencia se basó en los resultados sobre popularidad que éstas mostraban. Lo preocupante de lo previamente señalado, es que estos hechos han sustentado sobre la base de información imperfecta.

Las instituciones dedicadas a la elaboración de estadísticas oficiales como el Instituto Nacional de Estadística (INE) o el Banco Central, elaboran sus productos en función de estándares internacionales lo más actualizados posibles. En la mayoría de los casos, se fundamentan en las recomendaciones emanadas por la División de Estadísticas de las Naciones Unidas (UNSD) o algún otro organismo de prestigio, a nivel internacional, como la Oficina Europea de Estadísticas (Eurostat), la Oficina de Censos de Estados Unidos (U.S Census Bureau) o, por último, la Agencia Nacional de Estadísticas de Canadá (STATCAN).

Lo anteriormente expuesto no, necesariamente, sucede con las estadísticas publicadas, periódicamente, por las instituciones encargadas de realizar encuestas de opinión pública. Evidentemente, hay una diferencia significativa respecto al tipo de información que divulgan en relación con las estadísticas oficiales de un país. Por lo tanto, no están obligadas a cumplir con ese tipo de estándares; en realidad, no están obligadas a cumplir ningún estándar. 


Muchos expertos asumen que las cosas se hacen bien, parece que no ven esta discusión como algo sobre lo cual haya que preocuparse y para que hablar de los medios de comunicación; éstos consumen cualquier dato que les sirva para impactar a la opinión pública.

Existen organizaciones internacionales como la Asociación Mundial de Investigación de la Opinión Pública (WAPOR), la Asociación Americana para la Investigación de la Opinión Pública (AAPOR) y la Sociedad Europea de Opinión e Investigación de Mercados (ESOMAR), por nombrar algunas, dedicadas a producir guías de publicación e interpretación de resultados, protocolos y metodologías de encuestas de opinión. Sin embargo, los estándares que proponen no son vinculantes, en el sentido que obliguen a una institución determinada a cumplir con ellos, ni menos a que sean sancionados en el caso de que los vulneren. Por ende, cualquier empresa podría publicar las estadísticas de opinión pública como desee. Al fin de cuentas, la mayor prueba de blancura se hace presente al momento en que los resultados publicados por ésta coincidan con lo indicado por la competencia.

Por ejemplo, hoy, ninguna de las encuestas de opinión cuenta con alguna certificación nacional o internacional por parte de alguna de las organizaciones expertas en la materia (ni siquiera algún departamento de estadísticas de alguna universidad de renombre). Por lo tanto, solo existen incentivos a cumplir con estándares mínimos. Muchos expertos asumen que las cosas se hacen bien, parece que no ven esta discusión como algo sobre lo cual haya que preocuparse y para que hablar de los medios de comunicación; éstos consumen cualquier dato que les sirva para impactar a la opinión pública.

Sin embargo, las encuestas tienen muchas cosas por mejorar que la ciudadanía desconoce:

  • Ninguna encuesta hace mención explícita (dato numérico) al marco muestral de referencia.
  • Ninguna diferencia lo que es representatividad respecto de lo que es cobertura (es más, utilizan los términos como equivalentes).
  • Algunas no señalan, siquiera, el método de muestreo. Otras solo indican que es probabilístico, pero no especifican el tipo (excepto CEP).
  • Ninguna publica datos adicionales al error de muestreo como error típico, coeficiente de variación o el efecto de diseño.
  • En la mayoría de los casos no publican tasas de respuesta (excepto CEP).
  • Ninguna publica errores de estimación, errores de medición, errores de procesamiento,
  • En la mayoría de los casos (excepto CEP), la base de datos de la encuesta no es pública.
  • En la mayoría de los casos (excepto CADEM), las metodologías no están disponibles para uso público y, si lo están, sus planteamientos son vagos. La idea de éstas es que, en teoría, cualquier persona pudiera replicar los resultados de una encuesta leyendo este documento. Lo anterior es imposible de realizar.

En síntesis, como pueden apreciar, hay muchas cosas, aspectos esencialmente técnicos, que deberían publicarse y, con ello, permitir que la información que ponen a disposición de la población y medios de comunicación sea más perfecta y pulcra. Recordemos que, en función de lo que indican, muchas autoridades toman decisiones relevantes. Con antecedentes adicionales como los que expongo, por lo menos, éstas tomarían los resguardos pertinentes. Al fin de cuentas, que solo sean encuestas de percepción, no quiere decir que deban prescindir del rigor técnico necesario.

TAGS: #OpiniónPública Encuestas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Yessenia

22 de Septiembre

Muy buen análisis. Es importante informar a la población adecuadamente, así se toman mejores decisiones.

Que lamentable saber que muchas de estas empresas solo publican información para mantenerse vigentes en el mercado.

22 de Septiembre

Estimada:
Muchas gracias por su comentario. Personalmente, desconozco las intenciones que existan detrás de cada una de las empresas que publican sus encuestas de opinión. Solo apunto a que debiesen mejorar sus estándares y mejorar la calidad de la información que publican. Lo anterior, para que las personas se informen adecuadamente, conociendo los aspectos positivos y negativos de la medición.

Saludos.

23 de Septiembre

Estos estudios no se validan según aspectos metodológicos sino según lo acertado del resultado. Hay encuestas que tienen peso en las decisiones porque han anticipado milimétricamente los resultados electorales y eso es lo importante, mas que la rigurosidad científica.

En las ultimas municipales se demostró que ahora hay un factor muy incierto que es el gran ausentismo en las urnas, pero aún así las preferencias en los que sí votan se anticipa perfectamente. No sabemos cuantos van a votar pero sabemos como votarán los que lo hagan.

23 de Septiembre

Estimado Jose Luis:
En realidad, estos estudios se validan tanto por aspectos metodológicos como por los resultados. Por algo se hace utilización del metodo estadístico y no se acude al tarot o a algún artilugio de la astrología.

Obviamente no vale de mucho tener un método de primer nivel si los resultados andan lejos de la realidad. No obstante, mi crítica no apunta a hacer utilización de un mejor método. Estoy señalando que lo que ya utilizan, pueden presentarlo de mejor manera. De esa forma, quienes consumen esta información tendrían mayores antecedentes sobre lo cual basan su opinión.

No da igual que el nivel de error que haya en la estimación o si éstas son estadísticamente significativas o no. Cuando tu tienes una encuesta que se pronuncia sobre temas de interés nacional (aborto, matrimonio homosexual, legalización de marihuana, etc). Lo ideal es que los resultados que se presenten sean algo más que intuición. Consideremos que, por ejemplo, este gobierno, se basó en lo que indicaban algunas encuestas para darle rienda suelta a su maquinaria legislativa.

Por lo tanto, no da lo mismo el método, no da lo mismo el nivel de pulcritud de la encuesta. En este caso, el fin no, necesariamente, justifica los medios.

Saludos.

23 de Septiembre

Debo felicitar al señor Muñoz Rosas porque el articulo es muy interesante y como autor lo atiende con gran deferencia y dedicación.

Es muy cierto lo que Samuel dice. En todo caso debemos considerar que estas consultas de campo son una forma de que las autoridades atiendan y sintonicen con los ciudadanos. Quizá es distinto la forma de usar los estudios o la rigurosidad metodológica de ellos para anticipar resultado de una elección a definir caminos de decisiones políticas sobre temas puntuales.

Saludos

23 de Septiembre

Muchas gracias Jose Luis.

Saludos.

jfdskjfksdfkl

23 de Septiembre

Estimado:

¿Personas de índole público, tomando decisiones en base a encuestas que se entiende que son imperfectas y de poca claridad?. Esto suena a espanto. Me pregunté por ejemplos. Vi el “nosotros” de cada empresa. Llegué a la conclusión, sin comprobarlo, que el Estado a veces necesita encuestas y algunas las encarga a éstas empresas. Entonces, si ellos venden servicios de encuestas y son una empresa, buscar su receta en su sitio, o la forma última particular de entender su metodología, es algo por lo que imagino que se debe pagar. Es decir, pienso que la encuesta es tan clara para quien la paga, como de forma proporcional se aumente el nivel de sofisticación de la encuesta, de manera que no quede dudas de su relación o correlación con algún evento o sujeto de interés de muestreo.

En cuanto a la “claridad” que hace referencia a transparencia que se traduce en buenas intenciones que emane de la política o de un político en pro de satisfacer las aspiraciones por información confiable para la ciudadanía, pienso que no funciona así. Para mí, y reconozco que estoy bastante chiflado, la política o políticos no actúan para satisfacer a la ciudadanía. Pienso que son una tropa de personas con diferentes camisetas que las harán todas para llegar a ser gobierno, ya sea como partido o “rejuntados” como les convenga para acceder a la torta y sus reparticiones, que .. curiosamente, prohiben a la ciudadanía participar en las decisiones sobre el P.N.. Es decir, hay algo incompatible.

23 de Septiembre

Me llega la notificación del comentario y, realmente, no imaginé que sería tu (otra vez). ¿Alguna fijación conmigo? Digo, no hay tema en donde no encuentre alguno de sus comentarios. ¿Debo suponer que lo que escribo le parece interesante? ¿Existe alguna posibilidad de comentar con nombre? Es irritante, en serio, pareces un troll. En fin.

Sobre lo que comentas. En mi columna apunto no a los servicios prestados por las diversas organizaciones que menciono. Estoy haciendo referencia a las encuestas de opinión pública que realizan. Dónde hablan de la popularidad de tal o cual persona; o sobre la posición de la población sobre un determinado tema.

Estas empresas elaboran sus encuestas sin responder a ningún tipo de estándar que permita certificar que sean confiables los resultados que publican. Hay una cantidad de deficiencias en los pronunciamientos metodológicos, que cualquier experto en el área, cuestionaría.

Lo problemático de lo anterior es que son encuestas utilizadas, en general, por los medios de comunicación. Por lo tanto, influyen en las decisiones de las personas (incluyendo autoridades). ¿Cómo es posible que eso suceda sin que alguien ponga algunos pelos en la sopa (por lo menos)? Eso es lo que intento hacer al mencionar todas aquellas cosas que podrían mejorar.

Si van a influir en la opinión de la población, que lo hagan con información un poco más pulcra. No como la que hoy publican. Es una discusión bastante técnica (no política).

Saludos.

jhgjdfhkjdsh

23 de Septiembre

Claro que le debe parecer irritante la falta de identificación a alguien que pulcramente coloca su nombre, un arroba la cosita, los titulitos y el curriculum. No lo había pensado así. Tal vez eres importante y por eso lo haces. A diferencia de lo que eso parece ser, yo me considero de la más mínima significancia…

Osea, uno, “vaya fijación tuya por quién te escribe”… “¿Acaso te parece interesante lo que te dice?”

No importa quién dice algo, sino qué es lo que dice. Así funciona.

Respecto a lo que dije, comentaba que las encuestas sí son claras para quién las paga. Por ejemplo: si tú encargas una encuesta, puedes pedir todas las variaciones y estudios de errores que desees. Eso sólo subirá tu cuenta por pagar. Puedes comprobarlo escribiéndole a cada empresa y pidiéndole una cotización que diferencie una encuesta simple de una mucho más elaborada…

¿Hay alguien que no entienda eso?.

¿Si paga por una encuesta clara, comprobable, medible, muestreable, etcétera, le venderán un “kilo de porotos”?…

Respecto a lo político, los políticos usan las encuestas para sus fines, que no son los fines de la población, luego, esperar buenas intenciones de ellos, es más difícil que esperar peras del olmo.

¿Hay alguien que no entienda eso?.

Si la extrema derecha paga las encuestas, ¿qué candidatos serán puestos en vitrina?.

Los comunistas. Muy bien…

Se ha ganado la puerta “a” de alguien que no quiere releer lo que el columnista escribió en cada respuesta.

23 de Septiembre

En realidad, la razón por la cual me parece irritante que no indiques tu nombre es porque, simplemente, me da la sensación que escribes para trollear. El anonimato permite ciertas garantías.

En fin, comprendí lo que señalabas. No obstante, a lo que apunto no es al hecho de la calidad de la encuesta en función de quien la pague y cuanto pague. En teoría, a priori, estas encuestas no deberían tener sesgos políticos. Solo persiguen el ánimo de informar. Considerando ese hecho (que quizás pueda ser inocente), yo apunto a lo técnico.

Si tu organización se propone elaborar una encuesta de difusión pública, como mínimo, deberías intentar que ésta tenga ciertos estándares técnicos que la hagan utilizable. Al fin de cuentas, este tipo de herramientas permiten que ciertas organizaciones alcancen connotación pública, prestigio e incluso nuevos negocios (CADEM es un ejemplo).

El problema es que estamos llenos de ignorantes en muchos ámbitos. Tecnicismos como estos le importan a pocos (nerds, en general). La mayor parte del público, asume esta información como verdades absolutas. Lo cual genera sesgos tremendos en la opinión pública.

La información, en la actualidad, es vital. Sobre todo en una economía de mercado que, en teoría, ve en la competencia un valor. Para que ésta funcione adecuadamente, requiere de información completa y perfecta (entre otras cosas). Ninguno de las dos características se cumplen.

Saludos.

Pd: Soy una persona tan normal como cualquiera. Común y corriente

Cristina

23 de Septiembre

Completamente de acuerdo con el autor. Muy buena columna.

23 de Septiembre

Muchas gracias. Me animas a seguir escribiendo.

Saludos.

23 de Septiembre

Buen trabajo, comparto tu comentario de las falencias metodológicas de las encuestas actuales pero lo que preocupa, es que sus resultados sean manipulados por diferentes medios y personajes públicos para sus intereses particulares , sabiendo de las falencias que tienen en su elaboración.
Lo cual al final de cuentas constituye una falta de ética.
Sobre el tema de percepción, ahí tenemos un punto más complejo de conversar sobre todo a partir de los avances de la neurociencias.
un abrazo

25 de Septiembre

Estimado Reinaldo:
Comparto plenamente lo que señalas. Lamentablemente eso está presente en todas las sociedades. En los años que trabajé dedicado a la elaboración de estadísticas de uso público, llegué a una conclusión: Los mentirosos también utilizan datos.

Las estadísticas, en sí, son números como cualquier otro. Por ejemplo, el aumento de 5%, en una variable determinada, para algunos puede ser visto como una muy buena noticia, para otros, como la peor. Sin embargo, el dato sigue siendo 5%.

El trabajo de alguien dedicado a elaborar estadísicas es proporcionar un dato metodológicamente certero. Si la metolodología es clara y robusta, el dato no será cuestionado. Sin embargo, siempre será sometido a interpretación; los periodistas son meros consumidores de información y no tienen la expertise para discriminar la calidad de la estadística. Para ello, entre más impactante sea el dato, mejor será para ellos.

Por otro lado, el problema de las encuestas de opinión pública está en que sus metodologías son variadas y no, necesariamente, son muy robustas. Personalmente, por lo que visto, las metodologías dejan bastante que desear. Por lo menos, desde lo que señalan quienes las elaboran. En ese sentido, la encuesta CADEM, a mi parecer, es la más débil y de peor calidad.

Saludos.

Magdalena

25 de Septiembre

Cada día El Mercurio de Valparaiso publica una pregunta sobre actualidad y/ o interés para habitantes de la ciudad o Región de Valparaiso que es contestada por internet. Al publicar los resultados aparece el porcentaje de si y no a lo preguntado , nunca publican en la edición de papel cuántas personas contestaron la pregunta, que sí se puede ver cuando uno responde en internet .
En la edición , página 11 de hoy lunes 25 de septiembre la pregunta es ¿Existe un exceso de patentes de alcohol en las ciudades del Gran Valparaiso?
Con un gráfico a color dice : 90% Si 10 % No . El número de votos publicado en la web es de 79 votos hasta las 17 horas del día domingo.
Me parece inaceptable .
Excelente su comentario

25 de Septiembre

Bueno, ese tipo de encuestas, lo único que representa, es a la gente que hizo click. No tiene la validez para representar algo más que eso. Por lo menos, son sinceros con las fuentes de los datos y las tasas de respuestas.

Pero reitero, esas encuestas no tienen validez como para hacer inferencia sobre la opinión de la gente en valparaiso.

Saludos.

Carlos Raúl Elgueta González

26 de Septiembre

Samuel, qué bueno su artículo y sus comentarios, tan precisos y equilibrados…en un país como Chile, donde la brújula se perdió hace ya 44 años, es esencial que nos empecemos a dar cuenta que debemos buscar el norte magnético , y empezar “todo de nuevo”…si no lo hacemos, seguiremos siendo el “país de los ciegos”, y apenas unos pocos “tuertos”, como usted ., yo y unos pocos más, nos atreveremos a ungir la corona de un reinado en crisis definitiva…un abrazo,

26 de Septiembre

Personalmente, no soy tan pesimista. Pero evidentemente comparto la idea de que hay muchas cosas por cambiar. Ojalá avancemos.

Saludos.

Samuel Muñoz.

Juan

02 de Octubre

Me cuesta pensar que tras una fachada de empresa de Estadisticas y Encuestas no exista un propósito . Tanto Adimark como Casen son cercanos o están involucrados con la Derecha .
La información parcial o tendenciosa distorsiona la realidad y por tanto influye en la opinión pública.
Lo que antes era una encuesta cada tes meses, hoy la hacen cada semana y algunos cada día. Definitivamente no alcanzan a medir la corriente de opinión objetiva, solo mide reacciones momentáneas que nada dicen respecto del contexto general.

02 de Octubre

Por supuesto. Siempre existe la posibilidad de que hayan propósitos detrás. Sin embargo, mi columna es una crítica eminentemente técnica. El nivel de precisión de los datos que muestran deben tener tasas de error estadísticamente significativos. Personalmente, me parece un despropósito que no informen de ello. Ya que, por ejemplo, las empresas pueden publicar los datos que consideren pertinenetes, están en su libertad. Pero deberían proporcionarle a los usuarios los datos adicionales que les permitan hacerse una idea de la certeza que tiene esa información.

Lo anterior es lo que no hacen estas instituciones (ninguna de ellas). Por lo tanto, me parece de mal gusto que influyan en la población con información tan sesgada estadísticamente hablando. Así, es difícil pensar en que las inferencias sobre la población sean realmente sólidas. Independientemente del fenómeno que busquen evaluar.

Saludos.

Mika

14 de Marzo

Era hora que alguien lo dijera. Muy buen artículo.

Métodos cuestionables de realización de encuestas y de presentación de resultados para futuro aprovechamiento político parece una práctica bien difundida. Y no sólo en Chile.

Otra cosa que me llama la atención de la interpretación de las encuestas es la nula importancia de los márgenes de error. Si, por ejemplo, X partido sube su aprobación en un 2% según una encuesta que tiene margen de error de 3%, los tipos se alegran y salen en los medios publicándolo como una buena noticia. Lo mismo si el adversario político baja su aprobación en un porcentaje menor que el intervalo de error.

Saludos.

(sí, sé que el artículo es antiguo, pero es que está bueno)

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

La violencia de género es un problema social grave y es necesario afrontarlo urgentemente con una serie de medidas, tanto inmediatas como de largo plazo
+VER MÁS
#Política

De la violencia de género, al género como violencia

Quienes cuidan los intereses de Piñera, partiendo por su leal ministra Cecilia Pérez, argumentan que lo denunciado por el nervioso Armanet, estaba prescrito y que, por ello, ya nadie debe seguir aludiendo ...
+VER MÁS
#Ciudad

Con tiburones los mercados no funcionan

No hay duda alguna que Chile tras la dictadura es otro. El modelo económico no solo trajo modificaciones en la institucionalidad del país, sino que generó profundos cambios sociológicos en esta larga y ...
+VER MÁS
#Política

Golpe de Estado: Legado dictatorial y arrogancia de jerarcas de la UP

Lo más complejo es que dichos ciudadanos no se encuentran solo en la televisión, un sector político o son parte de una elite que hace pocas semanas vio caer a uno de sus ministros de Cultura ciego en la ...
+VER MÁS
#Justicia

11 de septiembre: Umbrales que no es posible traspasar

Popular

No hay duda alguna que Chile tras la dictadura es otro. El modelo económico no solo trajo modificaciones en la institucionalidad del país, sino que generó profundos cambios sociológicos en esta larga y ...
+VER MÁS
#Política

Golpe de Estado: Legado dictatorial y arrogancia de jerarcas de la UP

La violencia de género es un problema social grave y es necesario afrontarlo urgentemente con una serie de medidas, tanto inmediatas como de largo plazo
+VER MÁS
#Política

De la violencia de género, al género como violencia

Quienes cuidan los intereses de Piñera, partiendo por su leal ministra Cecilia Pérez, argumentan que lo denunciado por el nervioso Armanet, estaba prescrito y que, por ello, ya nadie debe seguir aludiendo ...
+VER MÁS
#Ciudad

Con tiburones los mercados no funcionan