#Política

Gerardo Varela, el verdadero vocero del gobierno

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Conocidas las declaraciones en que Gerardo Varela mandaba a los apoderados de colegios del Estado a hacer un bingo para financiar costos de infraestructura, los medios destacaron esta noticia como una nueva “torpeza” del ministro de Educación, centrándose solamente en la desfachatez con que dijo esto, ya que era mejor fijarse en las formas.

En las redes sociales, en cambio, muchos reclamaron que esto era una “ofensa” para los niños y una “falta de respeto” para los padres, sin detenerse en que, más que cualquier otra cosa, es una postura ideológica en la que esas observaciones morales no tienen ninguna cabida.


¿Sinceramente hay quienes se sorprendieron de las palabras de un ministro que, si es que uno lo piensa, ha terminado siendo el verdadero vocero del gobierno?

A Varela no le importa mucho lo que puedan decir desde la otra vereda con discursos sentidos y lágrimas en los ojos. Él está convencido de que el Estado- aparato del que forma parte a su pesar- no debe influir en la vida de las personas, y cree que las sociedades son más “libres” sin normas a las que los seres humanos deban atenerse para educarse, recibir un buen sistema de salud y tener seguridades previsionales que garanticen reales grados de certezas.

Pero no es solamente él quien piensa esto. Es todo el gobierno. De lo contrario, habríamos visto una reacción más rotunda por sus palabras; sin embargo, eso no ocurrió. Lo que presenciamos fue silencio de algunos y el apoyo incondicional de un Presidente Piñera que, con camisa blanca y tono resuelto, desde México, dijo que lo importante era “el fondo”. ¿Y cuál era el fondo? Sencillo: que el objetivo es lograr una “gran revolución en educación” sin medir costos, ni reparar en nimiedades como, por ejemplo, que el Estado haga el trabajo que le corresponde por ley.

¿Realmente alguien esperaba otra cosa? ¿Sinceramente hay quienes se sorprendieron de las palabras de un ministro que, si es que uno lo piensa, ha terminado siendo el verdadero vocero del gobierno? Parece que sí. Había bastante gente, sobre todo en la oposición, que estaba segura de que, a pesar de su marcado sesgo ideológico, la administración piñerista tenía otra concepción de cómo deben funcionar una sociedad. Y esa es la gran razón por la que la derecha gobernará por mucho tiempo.

¿Por qué los opositores no salen de la zona de confort y hacen una confrontación ideológica a lo que dijo el ministro? ¿Tanto les cuesta rearmarse y realmente convencer a la ciudadanía de que lo de Varela no es un exabrupto, sino una forma de mirar el mundo? ¿No es tal vez la hora de ponerse a hacer algo que sea más importante y relevante que sacar al titular de Educación? No se sabe. Parece que no entienden-o quieren hacer como si no entendieran- que, aunque este salga de su cargo, los inquilinos de La Moneda seguirán pensando igual. Por lo que parece importante hacer algo a más largo plazo.

Pero en las filas “progresistas” el largo plazo parece fatigar, ya que algunos de los miembros del Frente Amplio prefieren dar entrevistas a ciertos medios, donde hablan de cualquier otra cosa que no sean temas de izquierda, mientras sus principales líderes, Gabriel Boric y Giorgio Jackson, se pasean diciendo que, para mostrar su poca ambición de poder y su pureza de alma, se retirarán luego de la política para trabajar desde otro lado.

Para qué hablar de la ex Nueva Mayoría, ahí ni siquiera vale la pena detenerse mucho.

¿Entonces qué hacemos? ¿Cómo afrontamos esto si es que, frente a un manifiesto ideológico del gobierno, no hay nadie que quiera responderle haciendo política? Es complejo, pero sobre todo triste. Porque tal vocería de Varela, en cualquier sociedad realmente politizada, daría para unir fuerzas tras un proyecto. Acá, por el contrario, eso no pasa. Es un tema demasiado estructural para un progresismo que anda preocupado de que no lo ofendan.

TAGS: #EducaciónPública #MinistroVarela

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador