#Política

Democracia, violencia y medios. Cuando lo que vemos es político

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No hemos sido capaces de discutir la violencia de la propia ley, su rol impositivo, y el origen de facto. La cobardía predomina, entre quienes apuestan por cambios con estabilidad, y entre aquellos que resguardan sus intereses con la mezquindad de siempre, sea de izquierdas o derechas.

Qué duda cabe la concurrencia a tiempos convulsionados, a circunstancias en cadena que plantean conjeturas trascendentes, a pulsaciones vigorosas, que antes invisibilizadas hoy tienen relativa expresión colectiva, que de tenue pasó a predominar en el espacio público. De relativo descuido, desde el discurso oficial a la conversación más vulgar, la violencia toma posición. Sí, violencia. En democracia.

Nadie pudo ser indiferente a la detonación de un artefacto explosivo en un concurrido centro comercial, cercano a una estación de tren subterráneo, a inicios de septiembre en Santiago. De un momento a otro los servicios de emergencia se dispusieron a concurrir al lugar. Día laboral, a plena luz. Heridos. Los medios en el lugar de los hechos. Al acecho. La televisión, sus noticiarios, de la inferencia, la imprecisión, buscando la oficialidad de la información.

La calificación del hecho mencionado, en tanto perspectiva jurídica, se indicó como terrorista, a base de la Ley No. 18.314, la cual determina conductas terroristas y fija su penalidad. Nada extraño en virtud de los antecedentes, sea por actos de similares características, como del rol de la autoridad gubernamental. Aun cuando el instrumento legal citado naciera de la deliberación de la Junta de Gobierno presidida por Augusto Pinochet, haciendo uso, goce y disposición de las prerrogativas del régimen autoritario.

Bajo el marco anterior, más una serie de modificaciones estrictas, Chile se allanó al enmudecimiento de todo aquello que atentara a la concordancia de una elite. No supo integrar el disenso, todo aquello que fuera adversativo al acuerdo, aun cuando fuera socialmente legitimo.

Una vez más, la seguridad, la paz social y el orden han sido vulnerados, poniendo en entredicho la función de vigilancia, control y resguardo del bien común. He ahí el Estado, en un estado de problema. Problema que no advirtió, pero que aún no advierte, menos define. En tanto, en el discurso la violencia se posiciona, desde lo estrictamente jurídico.

Colaborativos del poder público para este caso, en ese ya característico rol de custodios y controladores de agenda, los medios de comunicación, en su selección temática, concurren a dar cobertura desde la lógica criminal y punitiva, sin determinar, con criterio de independencia y sustancia investigativa, los factores subyacentes. El cosmético tratamiento y la mera interpelación a la cuña, son suficientes para brindar a las audiencias un marco informativo menor. La quietud de las audiencias no sólo evidencia su mera recepción, también la alarma y el miedo.

El temor se plasma en testimonio, sea en el relato de las víctimas. Sólo aquí tiene espacio una queja frente a la violencia de aquellos insurrectos y beligerantes. En los contenidos de la prensa y los medios de comunicación, la mujer adulta mayor nunca tuvo momento para manifestar su desacuerdo ante un bajo salario, extensas jornadas de trabajo, precarias condiciones laborales o mal trato. Ni antes, menos ahora, el joven calcinado.

No hemos sido capaces de discutir la violencia de la propia ley, su rol impositivo, y el origen de facto. La cobardía predomina, entre quienes apuestan por cambios con estabilidad, y entre aquellos que resguardan sus intereses con la mezquindad de siempre, sea de izquierdas o derechas. Ninguno ha puesto a disposición la más mínima opción por asumir la grieta que fractura a Chile, desde la desesperanza absoluta a la opulencia con la cual se luce un modelo.

La prensa no ha reflexionado la violencia como una manifestación política, en el sentido de que presumiblemente persiga fines justos, aun cuando se ejerza con medios legitimados normativamente. Como lo indica Walter Benjamin, cabe hacer presente cómo el fin justo y medio legítimo parecen describirse desdibujados, en contradicción irreductible a manos de los hechos, quedando en el ojo crítico del colectivo social ponderar los actos según su fin. La opinión y acción de la autoridad ya la sabemos.

Aquí no está en juego la capacidad de un ministro ni su agencia en exclusiva, para la aplicación de la ley. Tampoco la función de los tribunales en el esclarecimiento de los sucesos. Aquí está presente la validez para definir la violencia como acto político, en donde la reivindicación, la búsqueda y la dispuesta tienen cabida, aun cuando se esconda en cada explosivo, heridos y muertes una alerta, la alerta de los que están al margen, no por voluntad propia, más sólo por la sistemática y continua decisión de no asumir con seriedad las ausencias y carencias de una sociedad compleja, que en su tránsito al desarrollo viene clamando justicia, inclusión y equidad.

—–

Foto: ΛЯΓΞ ΜỊЯΛЯΓΞ / Licencia CC

TAGS: #Democracia Sistema Político Terrorismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
eenrique astorga lira

30 de septiembre

Es un análisis afortunado, si el autor me lo permite, insistiría en el carácter político del bombazo, no sólo es importante buscar a los ejecutores y compadecer a las víctimas (visión de la derecha), sino tal vez, lo más importante, es buscar los beneficiarios y perjudicados políticos con el bombazo. Las víctimas y el Gobiernos son abiertamente los perjudicados humanos y políticos, pero, la oposición política al Gobierno, aparecen a todas luces como los grandes beneficiarios del bombazo; están las condiciones para que defiendan sus tesis y promuevan sus candidatos, pero, si con el bombazo ganaron posiciones, luego, las debilitan con la investigación del grupo Penta y otros escabrosos enjuagues que lleva el Ministerio Público que la comprometen.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President