#Educación

La escuela pública: un sueño realizable

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Se ha suspendido el paro de profesores. Después de 57 días con las escuelas municipales funcionando de manera irregular, un número no despreciable de alumnos trasladándose al sector particular subvencionado, y generando un excedente de un centenar de profesores en la educación pública justamente cuando las políticas de estado han comprometido mayores recursos para fortalecerla.


Ha llegado el momento de dignificarse, asumiendo el deber de normalizar creativamente la escuela pública. La desmunicipalización será una estrategia para mejorar las escuelas.

Además, el perverso sistema de subvenciones que paga por asistencia promedio de alumnos, provoca que mientras menos niños ingresen a las aulas, el fisco retiene recursos presupuestados que no vuelven a ser reinvertidos en educación.

Al margen de la ausencia de un proyecto de carrera docente, de un gremio que no fue escuchado durante la gestión del gobierno anterior, lo paradójico es que el conflicto se desata a partir del momento en que la autoridad actual presenta su iniciativa legislativa, plegándose al coro de los indignados que nunca consideraron esta demanda.

El proyecto de Desarrollo Profesional Docente fue absolutamente modificado en el debate, especialmente con la intervención de una amplia gama de académicos, investigadores y profesores de los diferentes niveles y modalidades de enseñanza. Por tanto, no se entiende el rumor de una disidencia que clama por ser escuchada y ha utilizado una tribuna que pocos gremios o sindicatos han podido ocupar.

El soporte político de este diálogo tripartito sobre carrera docente fue la comisión de educación de la Cámara, entidad que se constituyó en garante para que el Ministerio de Educación transforme en indicaciones sustitutivas los consensos alcanzados como resultado de un profundo debate entre los diversos actores del sistema educativo.

Gran triunfo el de los profesores, exitosa la estrategia de Gajardo -al dosificar convenientemente presión y diálogo-, y nefastos los intentos por dividir al gremio adelantando una contienda electoral por la vía de un golpe blanco respaldado por algunos medios que otorgaron tribuna a una disidencia carente de contenidos y estrategia propia. Tanto es así, que terminaron plegándose a las decisiones institucionales del Colegio de Profesores lideradas por su Presidente.

Ahora viene la “desmunicipalización”, en agosto comienza el término del copago en el sistema escolar por la puesta en régimen de la Ley de Inclusión, ya se debate sobre la gratuidad de la educación superior y su resistido intento a toda propuesta concebida bajo el principio de “gratuidad sin lucro”. Pero existe un deber ineludible de todos los actores: asumir el compromiso de normalizar la escuela pública municipal, desarrollar estrategias didácticas para asegurar aprendizajes significativos en sus alumnos, disminuir la fiscalización sobre las escuelas y asegurarles el acompañamiento y apoyo por parte de quienes tengan esa responsabilidad en el Ministerio de Educación.

Ha llegado el momento de elevar la apuesta por una escuela pública que -independientemente de los métodos de enseñanza- asegure que los niños aprendan, que se formen en valores, que se eleven las expectativas de nuestros niños, niñas y jóvenes para que sean educados como “los herederos del Reino” y no como súbditos del actual sistema de exclusión, responsabilidad que corresponde en primer lugar a los maestros.

Los educadores han dado un gran paso, tendrán una carrera docente acorde a sus intereses. Pero todo será en vano si no asumen que quienes más los necesitan “son los pibes que caminan por la cornisa” y su deber es evitar que “ese viento en contra los termine de tirar del lado de la exclusión” (Gagliano, Profesor Universidad de Buenos Aires).

Ha llegado el momento de dignificarse, asumiendo el deber de normalizar creativamente la escuela pública. La desmunicipalización será una estrategia para mejorar las escuelas, debemos reconocer que se han generado las condiciones objetivas para el cambio, nos faltan las subjetivas inherentes a la moral, a la ética y compromiso de los docentes. Ya no hay excusas que valgan: ha llegado la hora de demostrar nuestra opción profesional.

TAGS: #Inclusión Calidad de la Educación Formación Docente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Osvaldo

04 de agosto

Respetable su visión de cómo se ha llevado esta iniciativa legal. Sin embargo, qué sucede con los pueblos originarios, seguirán invisibilzados ante el centralismo, es Chile un territorio monocultural.
Nuestra discrepancia es de fondo y forma, los profesionales de la educación mapuche no hemos sido considerados en la construcción del proyecto a pesar del marco del Convenio 169 que consagra derechos, además, no se menciona el contexto sociocultural del país en el proyecto de ley.
Nuestra propuesta es considerar al país por macrozonas territoriales: norte andino, zona centro multicultural, zona mapuche, pueblos australes y zona insular. A partir de esta compresión territorial, el diseño pertinente cultural de programas de formación, desarrollo profesional, sistemas de evaluación docentes. En los transitorios, señalar cómo se vincularán los educadores de lengua indígenas con los docentes (dupla pedagógica: educador tradicional-docente). Estos aspectos de fondo, tienen que ver con las demandas de autodeterminación de los pueblos originarios, en particular el pueblo mapuche y el contexto de La Araucanía, cuestión aceptada por la Comisión de Descentralización del 2014 conformada por la Presidenta y circunscrita al Convenio 169 ratificado en Chile el año 2009.
Expectantes de que el proyecto de desmunicipalización incorpore la co-adminitración de los establecimientos educacionales en territorio mapuche, de esta forma, desplegar un curriculum transformador basado en los derechos colectivos mapuche y conduzcan a un reconocimiento e interculturalidad como versan la sociedad y autoridades.

Gloria Silva Núñez

04 de agosto

Estimado Carlos: La Escuela Pública es un sueño posible , pero en la medida que los profesores sean tomados en cuenta verdaderamente, más allá de los típícos slogans. ¿Cómo puedes considerar exitosa la estrategia de Gajardo? La prepotencia, el autoritarismo el no respetar los acuerdos, solo favorece a nuestro gobierno. Gobierno que ha sido más brutal con los docentes, contando con las condiciones para legislar una Carrera Profesional avalada por el Magisterio y no impuesta. Te equivocas cuando te refieres a que la disidencia no tiene propuesta, claro que la tiene y desde que tú eras encargado del departamento de Perfeccionamiento. Obviamente hay que actualizar, pero tenemos las competencias para hacerlo.
Algo anda mal ¿No?. ¿Cómo explicas que lo que hemos anhelado por años, un programa que hemos aprobado con el voto, hoy no cuente con la aprobación de la mayoría?. Finalmente, ante el poder no nos queda más que influir en las indicaciones, pero nada asegura que sea lo que aspiramos. Tenemos el ejemplo en el Estatuto Docente, como se manipuló en el Senado para otros intereses.

beatriz barroso

05 de agosto

Me parece que los profesores tienen hoy una oportunidad de cambiarle la cara al país. pero obviamente la derecha hará su mayor esfuerzo por impedirlo , influenciando negativamente para que este gobierno no logre su mayor proyecto , que es de tal magnitud que mediante esta reforma ,en 20 años más podríamos tener una sociedad impecablemente provista de lo necesario para hacer frente a los desafíos y vivir en paz. y a lo mejor ser libres , de las absurdas discriminaciones , acosos permanentes , abusos , desesperenzas causadas por nuestra actual sociedad. Este proyecto debió estar presente antes , claro en el gobierno de Piñera,por ejemplo, y aunque muchos profesores no sean de derecha , sé que lo habrían apoyado , pues esto no es por el bien de un partido ni de una coalision ,ni por la continuidad en el poder, esto es por nuestros niños y niñas chilen@s. Pero claro la derecha en Chile jamás apoyaría un proyecto como este.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?