#Educación

Educación superior sin universidad

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Días de agitación, de tomas y retomas, de protestas estudiantiles desprovistas de objetivo político,  que salvo el ritual de los jueves en la calle, estamos ante un movimiento carente de visibilidad, no siendo heredero del gran movimiento estudiantil que cimentó la reforma universitaria, ni tampoco de la potencialidad en las ideas y el liderazgo para juntar adhesiones que desplegaron el 2011.


Contrasta tal orfandad ideológica, quizás porque ya no se produzca conocimiento en la Universidad, con la claridad de los estudiantes en los años setenta

Qué lejos se ve este movimiento intrasistema, con un claro objetivo economicista, que satisface objetivos de ultraderecha y ultraizquierda, que ataca símbolos sagrados que son defendidos con debilidad incluso por quienes le rinden diariamente su devoción y que, en otras culturas, las que admiran, habría significado la pena capital para sus hechores. No se trata de atacar la violencia con más violencia pero si recordar a una Iglesia activa, capaz de hacer marchar 100 mil jóvenes tras la imagen de Cristo.

Y todo ello no es casual porque todos sabemos que los costos de estas acciones se cargan al Gobierno y las demandas estudiantiles, en lo específico, no atacan el discurso de defensa de una educación superior protegida para los pobres que propicia la derecha. Y lo mejor, que demandan una mayor participación en un modelo económico que dicen rechazar, pero a su vez luchan por participar de sus logros, con esta confusión ganancia plena de opositores.

Contrasta tal orfandad ideológica, quizás porque ya no se produzca conocimiento en la Universidad, con la claridad de los estudiantes en los años setenta que instalaron un lienzo en el frontis de la Universidad Católica con la consigna “Chileno: el Mercurio miente”, verdad irrebatible que hasta estos días mantiene en alerta nuestra conciencia. Además, añoramos una Universidad luchando por su autonomía con su Rector, Edgardo Henríquez, marchando junto a los estudiantes para impedir que la fuerza pública irrumpiera en los recintos universitarios.

Mención aparte merece la facilidad con que el Consejo de Rectores, que funciona en dependencias y con presupuesto del Ministerio de Educación, se desmarca para discutir públicamente las políticas gubernamentales en lugar de ser propositivos en el contexto de un sistema nacional universitario y no de defensa de la subsistencia de cada una de sus ínsulas. Lo hacen bajo la figura de un consorcio de universidades poniendo en evidencia sus propósitos puramente económicos financieros y con una falta de pudor para defender los desmesurados aranceles que los hace comportarse más bien como sostenedores, alejándose del rol de “Rector Magnificus” que debieran representar.

Porque discutir recursos presupuestarios sin ofrecer un modelo de Universidad, es engañar a quienes los financiamos, es traicionar la gran reforma universitaria y reinstalar el modelo napoleónico que concebía la Universidad como una fábrica de profesionales separadas de la actividad científica e investigativa. Queda en cuestión nuevamente el fin social de tales casas de estudio y que como dijera el Presidente Allende en la Universidad de Guadalajara “la financian los trabajadores (campesinos y obreros) cuyos hijos en su inmensa mayoría no tiene acceso a ella”.

La gratuidad de la enseñanza es el tema, lo que pasa de acuerdo al programa de gobierno con que los alumnos ubicados hasta el séptimo decil, que no paguen por la enseñanza y formación profesional recibida, lo que significa que quien paga el servicio es el estado y no las universidades. Estas entidades deben ser gestionadas con absoluta transparencia destinando los recursos percibidos a una docencia de alta calidad, a desarrollar proyectos de investigación compatibles con las necesidades de desarrollo del país y con políticas de extensión que acerquen la cultura y los nuevos conocimientos al alcance de la población.

Por otra parte, resulta insoportable la baja producción académica que pueden exhibir quienes dirigen las Universidades y que los premios nacionales, nuestros creadores, estén carentes de recursos para ejecutar proyectos en beneficio de nuestro país. Un signo evidente de esta crisis lo representa el hecho que el mayor aporte intelectual que nos puede ofrecer alguien que dirige una prestigiosa Universidad no sea a través de una revista de divulgación científica internacional sino de una columna semanal en El Mercurio.

 

TAGS: #Reforma Educacional Universidades

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

04 de julio

Hoy la Universidad duele…está des-orientada; socavada por el sin-sentido de una Sociedad que no define qué Educación (y País) quiere. Es la hora del slogan, la antesala del populismo
Saludos

10 de julio

Excelente artículo Carlos, felicitaciones. El sentido de toda acción es fundamental, más aún lo es cuando hablamos de Universidad.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?