#Educación

Cruel pedagogía

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Foto propia

Hace unos días, Boaventura de Sousa lanzó su libro “La Cruel Pedagogía del Virus”, donde expone que esta pandemia evidencia que “el capitalismo neoliberal ha incapacitado al Estado para responder a emergencias”, y su afirmación se demuestra al ver como los mercados desaparecen, se repliegan, toman distancia, sin asistir a los pueblos y sin dominio de los Gobiernos, decretando que aquella libertad que se les entregaba no necesariamente traería beneficio a todas las personas.


Podrá crecer la deuda externa, habrá crisis, y más adelante la economía se podrá reactivar volviendo a alimentar la misma sociedad capitalista que hoy se ha detenido, en cambio; las vidas no volverán.

Es así como el Estado vuelve porque la gente lo necesita, pero lo hace incapacitado, consecuencia de una serie de decisiones neoliberales: recortes de políticas sociales, privatización de la educación, la salud, el sistema de pensiones, la falta de infraestructura, todas ellas resultados de este modelo que han dejado secuelas más fatales que nunca, porque ahora sí ha sido determinante lo que en otro momento parecía una acción más de la maquinaria capitalista: comprar carros lanza aguas, por sobre ventiladores mecánicos.

El uso de recursos en salud, y también en educación, siempre será considerado una inversión pública, no así la compra de implementos para la represión o la violencia, que se terminan traduciendo netamente en gasto. Es una muestra clara de algo que hoy se hace muy evidente en nuestro país y en varios otros: la economía ha estado primero, la vida de las personas después. Y lo más duro es que podrá crecer la deuda externa, habrá crisis, y más adelante la economía se podrá reactivar volviendo a alimentar la misma sociedad capitalista que hoy se ha detenido, en cambio; las vidas no volverán. Quizás no aprendamos lo suficiente y volvamos a lo mismo, y se nos someta a la austeridad con la justificación perfecta para recortes en lo público, mientras por otro lado surgen las mismas desproporcionadas utilidades a las que nos han acostumbrado. Habrá que resistir y ser astutos a la hora de enfrentar la doctrina del shock que se les hace preciso aplicar, quien gobierna tiene privilegiada posición para insistir en la imposición de ideas neoliberales que podrían reactivar un modelo que corresponde acabar de una vez, tienen el sartén por el mango, por lo mismo no solo debemos resistir a la pandemia, también a los manotazos de ahogado de este obsoleto paradigma que profundizó aún más la crisis.

Pero nuestra preocupación va por un ámbito específico, es momento de renovar nuestro sistema educativo. La educación se ha detenido, aunque medianamente, y predomina en muchos territorios la ahora llamada “cruel pedagogía del virus”. Nuestros estudiantes siguen aprendiendo contenidos diferentes a los declarados en el curriculum. Por más que prioricemos, como se ha propuesto últimamente, la mayor enseñanza la está dando un virus pandémico que nos ha sometido a las miserias que el neoliberalismo ha ido dejando en el patio trasero. Ahora es urgente estar atentos, debemos ser promotores de una reconstrucción que considere lo aprendido de los daños profundos de este modelo que ha hecho sinergia con la crisis sanitaria, donde si el capitalismo educativo se nos adelanta, profundizaremos prácticas poco democráticas, atentando contra la convivencia y el sentido colaborativo, como el prescindir del acompañamiento de un pedagogo o imponer lo virtual por sobre lo presencial, dejando fuera la confrontación, la complejidad de las relaciones sociales y todo aquello que es promotor de entes constructores de tejido social. Imaginemos el espíritu de pedagogías como la de Paulo Freire ejercida mediante las herramientas virtuales, no cabe, es ilógico. Y si no nos anticipamos, a nivel más macro, seguiremos permitiendo la segregación, sosteniendo colegios para ricos y para pobres, aun sabiendo que quienes han sufrido más pérdidas en EE.UU., en Brasil, y podría ocurrir igual en Chile, serían los que están vinculados a las escuelas con mayor complejidad sociocultural.

Para nosotros ese no es el camino y para muchos otros es evidente. Pero nada nos libra de caer en las ahora agónicas manos del neoliberalismo, que puede imponer su sentido de supervivencia y dilatar su existencia. Más aún cuando no siempre deciden los pueblos.

TAGS: #Coronavirus #DesafíosDeLaEducación #SistemaNeoliberal

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia