#Educación

Summerhill: la escuela de la libertad y la felicidad

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El artículo 2 de la LGE, plantea que la educación debe promover un "desarrollo espiritual, ético, moral, afectivo, intelectual, artístico y físico, mediante la transmisión y el cultivo de valores, conocimientos y destrezas", y esta 'nueva escuela' (año 1921, no olvidemos), lo cumple.

Que la máxima aspiración de la educación sea la felicidad; que el respeto y el amor sean la esencia de nuestras relaciones; que el ser humano se considere bueno por naturaleza, no son, por cierto, el centro de la discusión educativa en nuestro país. Atacamos problemas superficiales. Hablamos de reformas, cuando son meras adecuaciones del modelo que ya está establecido. No hablamos de felicidad, no hablamos de amor. Hablamos de resultados, no de procesos; hablamos de mediciones, no de evaluaciones o de auto evaluaciones.

Y a veces es peor en la sala de clases.

Es común incentivar a los niños con recompensas, adoctrinarlos con castigos, enseñarles sobre el miedo a la autoridad, formarlos en una disciplina externa que les favorezca para así lograr manejar sus vidas. Pero ni hablar de un trato horizontal entre profesor y estudiante, entre el adulto y el niño. Luego, nos tomamos el pelo desesperados porque no saben qué decisiones tomar, qué hacer con sus vidas.

Gran parte quiere que todo siga igual. Para esto identifico tres razones:

1.- Deseamos que el sistema perdure porque nos trae otros beneficios.

2.- Difícil tarea es comenzar una nueva educación: es más trabajo; es derribar y levantar nuevos paradigmas; es convencer de lo contrario; es una carga que no nos atrevemos a asumir; y si se nos exige profundidad, hablaremos de Vigotsky y de Piaget, porque nos permiten seguir enmarcados donde “debemos”.

3.- No conocemos la sala de clases. No sabemos qué siente un estudiante a las 3 de la tarde sentado en su pupitre. No hemos leído, no hemos cuestionado. No conocemos a Ivan Illich y la desescolarización. No sabemos, por ejemplo, de Alexander Neill y Summerhill.

Summerhill es una escuela fundada por Alexander Neill, en Inglaterra, el año 1921. Es un espacio democrático, sin obligatoriedad para asistir a clases, sin exámenes y calificaciones, sin sermones ni castigos, y con horizontalidad en el trato entre el niño y el adulto. Ninguno tenía más derechos que el otro. Lo ideal es que el niño viva su propia vida, no la que desean sus padres, y menos la que la sociedad supone que es la que deberían vivir. Requisito previo, eso sí, es que cada uno encuentre la libertad para elegir su propio camino.

¡Se hablaba de felicidad y de libertad!

En los años sesenta los periódicos la llamaban la escuela “anda como quieras”, suponiendo y haciendo suponer que era una reunión de salvajes sin leyes y buenas costumbres.

Estaban alojados por grupos de edad con una encargada para cada grupo. Nadie los inspeccionaba en sus habitaciones. Tampoco eran vigilados. No se les decía cómo vestirse. Se les dejaba en libertad. No era una escuela que obligaba a niños -que por esencia son activos-, a sentarse en sus pupitres a estudiar materias, que no vamos a afirmar que son inútiles, pero ¿qué recuerdas de lo que estudiaste en el colegio?

El artículo 2 de la LGE, plantea que la educación debe promover un “desarrollo espiritual, ético, moral, afectivo, intelectual, artístico y físico, mediante la transmisión y el cultivo de valores, conocimientos y destrezas”, y esta ‘nueva escuela’ (año 1921, no olvidemos), lo cumple.

Anhelo aquello que el mismo Erich Fromm plantea en el libro “Summerhill” de Alexander Neill: “Con el tiempo, sus ideas serán generalmente admitidas en una sociedad nueva en la que el hombre mismo y su desarrollo, sean el fin supremo de todo esfuerzo social”.

TAGS: #Reforma Educacional Educación Alternativa Establecimientos Educacionales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
José Alberto Jiménez Pontigo

16 de julio

Chapó……..Maestro

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President