#Deporte

Fútbol: de “pasión de multitudes” a violencia sin límites

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace cuatro décadas, mi padre me llevó a presenciar un clásico de fútbol en el Nacional. Fue una tarde primaveral, agradable, donde aparte de comer de todo, disfruté tranquilamente. El estadio estaba lleno, pero no había problemas. Atesoré esa jornada a través del tiempo.


¿Cuándo cambió el fútbol chileno? ¿Cuándo se convirtió en un espectáculo de la crónica policial? ¿Cuándo la ordinariez y la violencia se apoderó de este hermoso deporte?

En el presente, no puedo llevar a mis hijos a un Clásico, no puedo traspasarles las sensaciones y emociones que viví en aquella ocasión, esto debido a que el fútbol chileno está cooptado por las barras bravas. Hoy es más relevante que asistan al estadio una turba de jóvenes (y no tan jóvenes) enardecidos, llenos de violencia que buscan sólo insultar, golpear y destruir, menos presenciar un partido de fútbol. Mientras que las familias se sentarán y verán el partido casi en silencio.

¿Cuándo cambió el fútbol chileno? ¿Cuándo se convirtió en un espectáculo de la crónica policial? ¿Cuándo la ordinariez y la violencia se apoderó de este hermoso deporte? En los años ochenta surgieron las primeras barras bravas. Los analistas señalaron que estos grupos expresaban su frustración e ira en el estadio, utilizando al fútbol como catalizador social ante la ausencia de espacios públicos producto de la dictadura.

Después del retorno a la democracia (al menos en lo formal) las barras bravas fueron creciendo y legitimándose al interior de los mismos equipos. No fue extraño, entonces, saber de la entrega de entradas, viajes, dinero, camisetas y otras regalías que recibían de los mismos dirigentes. Esta situación al cabo de unos años desembocó en reiterados episodios de violencia.

La autoridad decidió intervenir. Primero la Ley de Violencia en los Estadios; luego, el Plan Estadio Seguro. Ambos fracasos estrepitosos, pues a la fecha sigue y se incrementa la violencia en los estadios, y si bien miles de mal llamados hinchas han sido detenidos, sólo cientos fueron formalizados en los tribunales, y unos pocos recibieron sanciones como no poder asistir a los estadios. Nadie ha terminado preso.

Los expertos sociales hablan de “lumpen social”, pero no podemos quedarnos en la simple caracterización del fenómeno. ¿Qué medidas concretas han permitido revertir la violencia social en el fútbol? Ninguna. Este es un problema más profundo. Miles de esos jóvenes barras bravas tienen estudios o están estudiando, y aún así se comportan como salvajes.

La sociedad se está acostumbrando a que ciertas acciones por más ilícitas que sean, se puedan realizar sin recibir sanción alguna por ello. Esta impunidad, que viene desde la dictadura, se ha expandido a la sociedad. Un estudiante puede llegar atrasado al liceo, un joven puede golpear a un par, un apoderado puede violentar a su profesor, un alumno puede destruir su propio liceo. ¿Y las sanciones? ¿No será que la sociedad está perdiendo el rumbo en cuanto a la necesidad de hacer prevalecer las normas?

El Clásico va a  empezar, mi hija se sienta a mi lado, tomo el control remoto y subo el volumen, cierro los ojos y por un momento sueño que estamos en el estadio. Luego, un joven lumpen se encarama en las rejas y el arbitro suspende su inicio.

 

 

TAGS: Barras Bravas Fútbol Ley de Violencia en los Estadios

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador