#Deporte

Fútbol: de “pasión de multitudes” a violencia sin límites

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace cuatro décadas, mi padre me llevó a presenciar un clásico de fútbol en el Nacional. Fue una tarde primaveral, agradable, donde aparte de comer de todo, disfruté tranquilamente. El estadio estaba lleno, pero no había problemas. Atesoré esa jornada a través del tiempo.


¿Cuándo cambió el fútbol chileno? ¿Cuándo se convirtió en un espectáculo de la crónica policial? ¿Cuándo la ordinariez y la violencia se apoderó de este hermoso deporte?

En el presente, no puedo llevar a mis hijos a un Clásico, no puedo traspasarles las sensaciones y emociones que viví en aquella ocasión, esto debido a que el fútbol chileno está cooptado por las barras bravas. Hoy es más relevante que asistan al estadio una turba de jóvenes (y no tan jóvenes) enardecidos, llenos de violencia que buscan sólo insultar, golpear y destruir, menos presenciar un partido de fútbol. Mientras que las familias se sentarán y verán el partido casi en silencio.

¿Cuándo cambió el fútbol chileno? ¿Cuándo se convirtió en un espectáculo de la crónica policial? ¿Cuándo la ordinariez y la violencia se apoderó de este hermoso deporte? En los años ochenta surgieron las primeras barras bravas. Los analistas señalaron que estos grupos expresaban su frustración e ira en el estadio, utilizando al fútbol como catalizador social ante la ausencia de espacios públicos producto de la dictadura.

Después del retorno a la democracia (al menos en lo formal) las barras bravas fueron creciendo y legitimándose al interior de los mismos equipos. No fue extraño, entonces, saber de la entrega de entradas, viajes, dinero, camisetas y otras regalías que recibían de los mismos dirigentes. Esta situación al cabo de unos años desembocó en reiterados episodios de violencia.

La autoridad decidió intervenir. Primero la Ley de Violencia en los Estadios; luego, el Plan Estadio Seguro. Ambos fracasos estrepitosos, pues a la fecha sigue y se incrementa la violencia en los estadios, y si bien miles de mal llamados hinchas han sido detenidos, sólo cientos fueron formalizados en los tribunales, y unos pocos recibieron sanciones como no poder asistir a los estadios. Nadie ha terminado preso.

Los expertos sociales hablan de “lumpen social”, pero no podemos quedarnos en la simple caracterización del fenómeno. ¿Qué medidas concretas han permitido revertir la violencia social en el fútbol? Ninguna. Este es un problema más profundo. Miles de esos jóvenes barras bravas tienen estudios o están estudiando, y aún así se comportan como salvajes.

La sociedad se está acostumbrando a que ciertas acciones por más ilícitas que sean, se puedan realizar sin recibir sanción alguna por ello. Esta impunidad, que viene desde la dictadura, se ha expandido a la sociedad. Un estudiante puede llegar atrasado al liceo, un joven puede golpear a un par, un apoderado puede violentar a su profesor, un alumno puede destruir su propio liceo. ¿Y las sanciones? ¿No será que la sociedad está perdiendo el rumbo en cuanto a la necesidad de hacer prevalecer las normas?

El Clásico va a  empezar, mi hija se sienta a mi lado, tomo el control remoto y subo el volumen, cierro los ojos y por un momento sueño que estamos en el estadio. Luego, un joven lumpen se encarama en las rejas y el arbitro suspende su inicio.

 

 

TAGS: Barras Bravas Fútbol Ley de Violencia en los Estadios

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El llamado es a todos los hombres, especialmente a aquellos que se sienten atacados por el feminismo y orgullosos de su situación de privilegio, a aquellos que se sienten superiores por tener pene y se cre ...
+VER MÁS
#Género

¿Y los hombres, qué?: Algo podemos (debemos) hacer

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

La eficacia de este nuevo paradigma que privilegia la horizontalidad, la creatividad, la intuición y la innovación se encuentra precisamente en hacernos creer que somos más autónomos, más libres. Allí ...
+VER MÁS
#Trabajo

El significado actual del trabajo: De la vocación a la autoexplotación

Una vez más constamos que tanto el sector privado como el sector público tienden a cometer “errores” para violar la ley, pero teniendo a una Corte Suprema conformada por magistrados íntegros, la ciud ...
+VER MÁS
#Ciudad

Ilegalidades urbanísticas a la orden del día

Popular

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

El llamado es a todos los hombres, especialmente a aquellos que se sienten atacados por el feminismo y orgullosos de su situación de privilegio, a aquellos que se sienten superiores por tener pene y se cre ...
+VER MÁS
#Género

¿Y los hombres, qué?: Algo podemos (debemos) hacer

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?