#Deporte

El Tanque que jugaba

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Finales de 1961 y mi viejo me trae desde Concepción a ver la final de campeonato entre la U y Católica. Primera vez que entré al Nacional, niño provinciano obnubilado por la iluminación y asombrado por esa alfombra verde infinita que parecía un jardín interminable. Hasta entonces sólo había visto partidos de la U de Conce y otros equipos del Campeonato Regional en canchas donde el pasto del viejo estadio de Avenida Roosevelt era un poco de maleza que crecía por las orillas. Era la época de los zapatos negros, con toperoles de cuero clavados a la suela y de cordones enormes que daban vuelta por los tobillos. Y ahí estaba el tanque, que hasta entonces para mi era sólo una foto de la Revista Estadio, impresionante con sus 85 kilos y esa determinación de mandarla adentro desde cualquier parte, con un cabezazo mortal o una patada feroz. Era difícil comprender que un hombre de esa envergadura tuviese agilidad. Todo era determinación, fuerza, porfía. Lo recuerdo años después en un partido con el Santos de Pelé, tendido en la raya de gol, con la pelota picando a centímetros de la línea y, agarrado del vertical, tratando de meterle la cabeza para empujarla dentro.


Los de la generación del 50 aprendimos de él que no hay que rendirse ante la competencia. Seis delanteros le llevaron a la U para reemplazarlo y las seis veces terminaron recurriendo nuevamente a sus habilidades y a su fuerza.

El era la U. Trece años en el club de sus amores. Nunca jugó con otra camiseta. Debutó con 19 años y nunca más se sacó el chuncho del pecho. Nueve títulos, cinco galardones como el mejor 9 y tres veces goleador. Quizá el único que hizo seis goles en un partido cuando su equipo iba abajo 0-2. Hoy los canteranos duran un año en primera y son traspasados porque las lucas mandan, y las nuevas contrataciones vienen por un semestre. ¿Dónde te fuiste, fútbol de verdad?

En los 70’s jugué algunos años en la vieja liga Amigos del Fútbol, donde los ex profesionales se iban a jugar en Azules después de dos años de retirados. En las canchas de Macul teníamos el privilegio de ver al Fifo Eyzaguirre, a Jaime Ramírez, al Beto Donoso y otros grandes jugando a la par de los amateurs que, a su lado, éramos un chiste. Y ahí estaba ese muro de concreto que era Campitos. Había que tener las bolas bien puestas para ir al choque con él. Me tocó una sola vez y terminé con la clavícula quebrada.

Dicen que los que fuimos a la Universidad nos nutrimos del Alma Mater, la alimentación intelectual que nos da la casa de estudios donde nos formamos, y eso se queda con nosotros para siempre. A Carlitos Campos los valores de la U se le quedaron pegados en la vida más que a muchos ingenieros, médicos o abogados que se educaron en la casa de Bello. Fue ejemplo de tenacidad, de trabajo, de nobleza. Nunca fue aprovechado adecuadamente para traspasar sus conocimientos y experiencias a los jóvenes.

Los de la generación del 50 aprendimos de él que no hay que rendirse ante la competencia. Seis delanteros le llevaron a la U para reemplazarlo y las seis veces terminaron recurriendo nuevamente a sus habilidades y a su fuerza. Jugó con una pierna menos contra Yugoslavia, batalló contra su peso durante toda su carrera e hizo que los que una vez lo llamaron tronco, terminaran reconociendo en él a la gran persona y el gran profesional que indudablemente fue.

La canción Yes We Can que  Barak Obama utilizó en su campaña a la presidencia dice en parte de su letra:

And we got to help each man be a better man
with the kindness that we give.
I know we can make it.
I know dam well we can work it out.

Eso se escribió para Carlitos Campos.

Gracias por las alegrías que me diste de niño,  tanque querido.

TAGS: Fútbol Universidad de Chile

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
No toda la violencia a las disidencias sexo-genéricas es causada por falta políticas públicas; una parte de la violencia es promovida por discursos de odio provenientes de grupos radicalizados de derecha.
+VER MÁS
#Política

Neofascismos y la violencia a las disidencias sexuales

A un mes de las elecciones de gobernador regional, no parece razonable que la última intendenta regional designada, pretenda alterar la marcha de proyectos que vienen en desarrollo, hace 7 años.
+VER MÁS
#Ciencia

El Centro Antártico Internacional en Magallanes

Es curioso que, como humanidad, no deja de fascinarnos la noción de fin de mundo, de apocalipsis, de destrucción del todo, de volver a lo primitivo, a la sobrevivencia.
+VER MÁS
#Política

Fin de mundo

Esa emoción veraz, ¿es la que sienten las mayorías populares y los sectores de la clase media cuando observan el verdadero ‘sin sentido’ en el Congreso al discutir el retiro del tercer 10% de las AFPs?
+VER MÁS
#Política

La emoción de Paula Narváez. Notas de un liderazgo veraz

Nuevos

No toda la violencia a las disidencias sexo-genéricas es causada por falta políticas públicas; una parte de la violencia es promovida por discursos de odio provenientes de grupos radicalizados de derecha.
+VER MÁS
#Política

Neofascismos y la violencia a las disidencias sexuales

A un mes de las elecciones de gobernador regional, no parece razonable que la última intendenta regional designada, pretenda alterar la marcha de proyectos que vienen en desarrollo, hace 7 años.
+VER MÁS
#Ciencia

El Centro Antártico Internacional en Magallanes

Es curioso que, como humanidad, no deja de fascinarnos la noción de fin de mundo, de apocalipsis, de destrucción del todo, de volver a lo primitivo, a la sobrevivencia.
+VER MÁS
#Política

Fin de mundo

Esa emoción veraz, ¿es la que sienten las mayorías populares y los sectores de la clase media cuando observan el verdadero ‘sin sentido’ en el Congreso al discutir el retiro del tercer 10% de las AFPs?
+VER MÁS
#Política

La emoción de Paula Narváez. Notas de un liderazgo veraz

Popular

Esta generación de futuras viejas en Chile se compone de mujeres empoderadas que han logrado triunfos históricos en lo político social y cultural.
+VER MÁS
#Género

La revolución de las viejas

El efecto Placebo/Nocebo no debe ser despreciado ni desechado, hay que reconocerlo y utilizarlo en nuestro propio beneficio, y una de las formas, es que la medicina tradicional, hoy tan mercantilizada, deje ...
+VER MÁS
#Salud

10 de abril: Día Internacional de la Homeopatía o ¿del efecto Placebo?

Se equivocan quienes piensan que lo decisivo ahora es ganar de cualquier forma la próxima elección, poniendo atajo a otro gobierno de derecha.
+VER MÁS
#Sociedad

Construir un nuevo país no es solo ganar una elección

La ciudad no es independiente de los sujetos que la habitan, por el contrario, es como geografía humana, vestida de miedos y colores. Es nuestro Santiago, y no son los soldados precisamente quienes homenaj ...
+VER MÁS
#Política

Adiós Baquedano