#Cultura

Los comedores de patatas de Van Gogh; la tristeza transfigurada

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Era un estudiante universitario cuando por primera vez, en una fría tarde de otoño, contemplé en la biblioteca de la institución educativa donde estudiaba aquella hermosa pintura de Van Gogh intitulada Los comedores de patatas.


Las manos del campesino, ajadas y maltratadas, son las manos de todos los campesinos y los pobres de la tierra; pero, además, es la imagen de la humanidad entera

En ninguna otra obra artística he podido experimentar de manera inmediata, como en aquel entonces, esa espontánea y profunda sensación de dulzura y dolor en donde mi alma se anegó. Y es que, más allá de la afectación de la crítica “especializada”, de las modas recurrentes, o de la integración al mundo comercial de la obra del pintor holandés (quien sólo vendió una pintura en vida), Los comedores de patatas es uno de los símbolos artísticos mejor logrados para expresar la común condición humana. No es, a mi parecer, sólo una expresión de clase, no se limita a un “estamento”, aunque parta de la inspiración dada por la contemplación de la pobreza de los campesinos de Neunen, sino que, como toda obra artística que deviene universal, la pintura penetra la realidad hasta llegar a sus más evadidas profundidades. Las manos del campesino, ajadas y maltratadas, son las manos de todos los campesinos y los pobres de la tierra; pero, además, es la imagen de la humanidad entera, y de todos aquellos seres condenados del mundo que, de alguna manera, y bajo diversas formas, matices y circunstancias, somos todos los pertenecientes al género humano, pues compartimos una misma condición mortal y finita. La mirada absorta de la campesina que sostiene un tenedor al propio tiempo que observa el rostro taciturno del que parece ser el jefe de familia, es una mirada lacerantemente honesta, metafísica y, por lo mismo, casi diríamos de transfiguración. Sus ojos nos desnudan y, de alguna forma, nos contemplan con esa soberbia majestad que solamente tienen aquellas miradas colmadas de triste y humilde solemnidad. La atmósfera es oscura y melancólica, pero a pesar de la tristeza que los rostros de la pintura irradian, a pesar de que todos y cada uno de los personajes que conforman el cuadro parecen vivir en el letargo de la carencia y el cansancio, extrañamente también parecen configurar un universo propio y familiar donde el instante lo es todo (instante que une y protege, hogar, cueva o matriz), donde el momento arropa y resiste la incertidumbre del afuera, de lo externo, de lo cambiante y hostil, sea humano (explotación, imposición), natural (enfermedad, muerte, ambiente) o trascendente (todas aquellas racionalizaciones de lo inexplicable que describimos bajo el término “destino”).

El arte, decía Camus en su ensayo El Hombre Rebelde, crea y recrea la realidad, es imagen de esta realidad, al propio tiempo que la supera al imitarla; la niega y la afirma, la desdeña y adhiere en sus universos creados, de tal manera que encuentra en la pobreza y la tragedia la monstruosa belleza. Pero no sublima de manera  artificial a la desdicha, ya que, por ese camino, se llegaría entonces  al engaño o al sentimentalismo burdo que hace ineficaz al poder creador, pues el arte es también, y sobre todo, denuncia e introspección; es el sentimiento en el propio ser de lo mejor y lo peor que nos otorga la vida, la asunción de lo que limita o trasciende a la realidad. El verdadero arte es aquel que nos afecta como un golpe o una caricia y,  de una u otra forma, sendas impresiones son plenamente conseguidas en Los comedores de patatas, de tal suerte que puede lograr conmover hasta al menos aguzado o “entendido” en arte (y qué es entender la obra artística sino el sentirla en su espontaneidad, más allá de la afectación de la crítica “erudita”). El mejor arte es el que mejor se entiende, el que desnuda con imágenes, sonidos o palabras la propia realidad, y que va más allá de ésta hasta llegar a lo ideal, en una transmutación casi alquímica de lo más oscuro y lo más luminoso de nuestra experiencia de vida.

El hombre crea su cultura, su ciencia y sus ficciones sociales de acuerdo a su propia medida, y aunque tal afirmación tenga su fuerte  carga antropocéntrica no por ello deja de ser una verdad, pues todo lo que podamos decir, hacer o pensar no puede concebirse fuera de la presencia humana, ni fuera de los instrumentos de conocimiento y percepción que le son propios. Por ello, quizá, no exista mayor profundidad para el hombre que aquella oquedad donde ser asienta su propio dolor.

TAGS: Arte

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
paolo

02 de Noviembre

Lo paradojico es que Van Gogh vivio gran parte de su vida adulta en la extrema pobreza, era ayudado por su hermano, y el mismo probablemente comió patatas de la misma forma como las retrata, pero igual la mayoria de sus cuadros son de vivos colores, alegres y que no parecen reflejar la tortura mental y existencial que vivía. Pasa eso mismo con el arte, la gente ve una obra luminosa y cree que el medio que le dio origen es privilegiado, lleno de lujos y comodidades, Franz Schubert compuso obras bellisimas y hermosas melodias, el mismo murio de tifus, vivia en la pobreza y tenia que pedir prestado. Beethoven componia estando sordo, Schumann sufria alucinaciones pero su musica no revela ningun tipo de transtorno mental. La gente cree que porque el artista o el musico crean slgo bello es porque están rodeados de lujos, y sin problema alguno, y eso es lo tragico del arte, lo dificil. Si se hace un catastro de compositores, pintores, dramaturgos, la mayoria no eran de un vivir acomodado, mas bien tenian una vida de altibajos economicos. Existe esa idea de que el arte “es de lujo”, y que los artistas son seres lujosos, “que no sufren”, porque hacen cosas tan limdas que solo las pudieron hacer sentados sobre un turro de plata, ese es el error. Disculpa mi opinion franca, pero las artes no son lo que la gente cree que son, la profundidad en la musica clasica es la norma, no la excepcion, la musica se compuso con sangre, con muchos sacrificios, era gente que trabajaba muy duro.

Emilio

08 de Noviembre

No creo que haya tanta intencionalidad en el arte. Probablemente es menor a lo que dicen hallar los comentaristas. Sin duda se produce una conexión, una interpretación de lo que capturan los sentidos; sin embargo, tanta vuelta, sospecho, es como escribir varios tomos acerca de lo que quiso decir Miró, cuando en un descuido, dejó caer algunas manchas sobre el lienzo.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

En Chile existe una alta tasa de embarazos no deseados, asimismo las cifras de contagio de enfermedades de transmisión sexual también son muy elevadas, situación que ha empeorado con la pandemia.
+VER MÁS
#Educación

Educación sexual, la educación que nos falta

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza