#Cultura

En un burro, tres baturros

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Una larga caminata tenía exhaustos a Martín, Tato y Tomás. Los días calurosos de ese verano parecían ser mucho más calientes. Las piedras habían obtenido un color rojo y se podían cocinar los huevos en la tierra.

Los tres tenían la obligación de llegar al próximo museo lo antes posible. No existía ningún problema que los amargara en su trayecto. Poseían una mentalidad muy positiva y al comprar el burro estaban seguros que estarían muy cómodos en su paso por las montañas y ríos.


Los tres sabían que ir al medio del burro resultaba la peor ubicación para tres varoniles y educados mozos.

Pero iban un poco incómodos sobre dicho animal. Los tres sabían que ir al medio del burro resultaba la peor ubicación para tres varoniles y educados mozos. Martín, por tener la mayoría de edad, reclamaba ir adelante, Tato atrás y Tomás quedaba en esa apretada posición.

¿Cómo puedo yo estar sentado sobre esta bestia peluda, sin sentir que soy el despojado de honores? ¿Qué dirían mis amantes al verme entre dos hombres corpulentos y yo hundido entre sus músculos? ¿Cómo poder explicar el olor a sus sudores en mi piel? —reclamó Tomás mientras bebía un trago de leche de burra.

—Querido amigo, expresó Martín, tu preocupación no tiene fundamento alguno. Podrás ver que ir ubicado en el centro te deja la mejor perspectiva de los aspectos laterales de nuestro viaje. Yo sufriré de ir cerca de las orejas del animal y mi atención en el camino será un deber. Una carga más para mis agotados ojos.

Tato acomodaba las alforjas en el animal y escuchó la discusión de sus amigos. Envidió estar sentado en el lugar de Tomás y con ira les gritó.

Si fuera por mí, siéntate en mi lugar. Tendrías que soportar el olor a las bazofias que suelta este animal. Deja de reclamar por ir cómodamente entre los dos. A nadie le importa tus amantes imaginarias. Esos cuentos baratos díselos a los niños no a nosotros. Te cedo ir sentado en el maldito trasero de este burro si lo deseas, pues para oír quejas tengo a mi mujer.

Tomás guardó silencio sobre la discusión y pensó que estar en medio de estos dos no tenía que turbar su mente. Era más pequeño de estatura y su virginidad no estaba en juego, ya que conocía la reputación de ambos entre las meretrices y pájaras del pueblo. Sin más que decir, continuaron la marcha sobre el burro.

A lo lejos vieron venir a un grupo de campesinos. Caminaban apresurados con el miedo que solo la peste o los acreedores infunden en los seres humanos cuando salen de las profundidades de los mismos infiernos.

—¿Qué pasa? —Les preguntó Martín desde el burro.

—Están ciegos o son burros. La sombra de la guerra ha caído sobre nuestras cabezas. Han fusilado a medio pueblo sin dar más explicaciones. La hambruna volvió locos a los monjes y estos han tomado revancha sobre todo aquel que se les cruza. Regresen por el sendero que vienen o los freirán en aceite.

—Le diré mi nervioso amigo, que usted exagera. Nadie en su sano juicio haría tal afrenta por hambre- aseguró Tomás asomando la cabeza entre sus dos amigos.

—Trío de burros, vean las colinas en llamas- , dijo uno de los  campesinos enojado.

Los tres ignoraron las palabras y mantuvieron el camino hasta que salió a su encuentro un monje vestido de blanco con el escudo de un león en el pecho.

—Ustedes tres, campesinos, —amonestó el cura del batallón— no ven que en tiempos de lucha un burro tiene mucho valor. Desenvainó un brillante sable y con certero movimiento cortó las cabezas de Martín y Tato.

—No conozco a tu madre, bastardo, pero a tu padre lo verás pronto —le gritó Tomás.

Mi madre era una mujer pura y santa, no como la tuya que seguramente se revuelca en el lodo donde te parió con ese burro.

Tomás le arrojó las alforjas en el rostro mientras se le abalanzaba. Trenzados a golpes sin dejar un segundo a una tregua golpeó al monje y este cayó muerto. Cuando tomó aíre para ponerse en pie, pudo ver una daga incrustada en su cuerpo.  Sin poder decir una palabra digna, se desplomó junto al burro.

…….

El burro se despertó sobre su lecho y de su hocico surgió un horrible rebuzno de pánico. Temeroso vio por la ventana y pensó: ¡Humanos! Peores animales no pudieran existir.

TAGS: #Relato

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

Popular

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?