#Ciudadanía

Mensaje a la élite: el cambio que necesitamos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Escribo este texto en medio de una larga crisis pandémica. Pero, en la convicción que la crisis basal más compleja no es la biológica. Es política, social, cultural, económica y especialmente ética, esa crisis estructural es la que ha movilizado a la sociedad civil en repudio: a) de políticas públicas que no atienden a sus urgencias, b) un sistema privado inspirado en valores inhumanos, abusivo y materialista, c) en ambas instancias se demanda y requiere redefinir los valores éticos, d) se requiere construir un nuevo consenso social, e) nuevas bases de legitimidad y legalidad, f) nuevas confianzas y compromisos con el bien común, que surgirá de una adecuada definición y equilibrada armonización entre los bienes públicos y los bienes privados.  He escrito y hablado en múltiples foros sobre este tema de la adaptabilidad a la sociedad digital. Pero, en la élite he encontrado desinterés, desesperanza, he visto desdén, exasperación de otros que piensan que les distraen de sus urgencias con temas sin importancia.  Si las ideas no están claras, si no se conoce el destino al que se quiere llegar, no hay vientos favorables ni puertos que sirvan.  Si al leer este texto usted cree que se orienta en el camino correcto, por favor, compártalo, mándelo a sus autoridades, viralícelo hacia sus redes sociales, en los medios de comunicación, a los líderes que le den confianza.  Necesitamos convocar al reencuentro nacional y estos temas son transversales, urgentes, pertinentes y la respuesta a la crisis que vivimos.  La pandemia pasará y estos elementos de división si mantendrán si no los atendemos con urgencia.


Basta de gatopardismo, superemos la mediocridad, sacudamos el desdén, asumamos todos la responsabilidad de construir juntos una sociedad y mundo mejor.  Todos somos uno y uno somos todos.  Nunca podremos despojarnos de esa sentencia suprema y universal»

Vivimos un profundo cambio de ethos, que impacta en todas las dimensiones de la sociedad y del ser y estar de los individuos que la componen, su ética, estética y emocionalidad en la relacionalidad social. Observamos radicales transformaciones transversalmente en todos los ámbitos de la sociedad: en lo social, económico, relacional, temático, etario, territorial, cultural y ético. Su alcance es de escala global y en todos los países, independientemente de la condición económica, social, cultura, religiosa o ideológica. Alcanza a países grandes y chicos, ricos y pobres, de una y otra cultura o religión.

Nuestras élites no comprenden el sentido de los cambios en la sociedad que emerge. Unos se quedan pegados tratando de comprender en que consiste el cambio y la crisis estructural en la sociedad contemporánea, otros con mayor pragmatismo intentan tomar medidas en las que solo abordan parcialmente los problemas estructurales, otros simplemente intentan surfear la ola de cambios manteniendo el equilibrio dinámico del proceso, pero, otros tantos muestran negacionismo, falta de realismo, asumiendo que toda esta situación es transitoria, algo pasajero que ya pasará, sin hacer mucho más.  Este proceso está generando una profunda brecha generacional, entre los nativos analógicos de la sociedad industrial y los nativos digitales de la sociedad de redes. Entretanto la pasividad e inacción están sembrando las nuevas desigualdades sociales y económicas asociadas a la brecha digital.

La revolución TIC y la emergencia de la sociedad digital, es un proceso de cambios que tiene dimensiones externas que impactan en las estructuras y en las relaciones sociales.  Pero, el cambio más radical se produce en el vuelco hacia lo interno de las personas, hacia la subjetividad, es decir, la valoración por el fuero interno de las personas, el respeto a su dignidad e intimidad, lo que implica además sus datos personales y sociales. Pero, al mismo tiempo la subjetividad se transforma en la presa más importante para quienes buscan someter y manipular desde el ejercicio del nuevo poder, que surge desde la Big Data, el Blockchain, la minería de datos, que surge desde la gestión y manipulación de las redes sociales y plataformas digitales.

Es un vuelco desde la biopolítica que nos planteó Michel Foucault, hacia la sicopolítica, que plantea el filósofo coreano-alemán Byun-Chul Han, se trata de una nueva forma de coacción interna. No está basada en la violencia física, sino en el poder seductor, un proceso de auto-sometimiento y de hiperexposición, como objeto en  vitrina.  Son sociedades las llamadas sociedades depresivas, del cansancio, por auto-explotación, consecuencia de un nivel de autoexigencia que mantiene a los individuos en vigilia constante, colgada de elementos tecnológicos como el celular o las redes de Internet.  Es una concepción del trabajo que no respeta intimidad, tiempo libre, descanso ni vacaciones.  Las relaciones son interesadas y prima un capitalismo financiero.  En la bio-política se da una dominación más sutil en torno a las sico-neuro-ciencias, pero mucho más efectiva e invasiva que la denunciada por Foucault.  Tanto la biopolítica como la sicopolítica están emparentadas con el sicopoder, que apunta al micro y macro cosmos como enfoque geoPolítico, desde una lógica del poder blando, el soft power que nos propone Joseph Nye, profesor de la universidad de Harvard, para definir las relaciones en la que un actor, sea una persona o institución, por ejemplo un Estado o grupo social, incide en acciones o interés de otros actores valiéndose de medios culturales e ideológicos, con el complemento de sus redes personales o sociales y los medios de comunicación.  Este concepto surgió en contraposición con el hard power o poder duro que es el uso de la fuerza, la violencia.  Es poner en cuestión el poder de impacto, influencia y conmoción que produce el cañón de un arma, contrastado con ese mismo poder cuando se usa adecuadamente el lente de una cámara para generar imágenes o videos.  También se refiere a cuestiones culturales vinculadas a gustos, deseos y emociones, como ocurre con la moda, el arte, la comida, la bebida, el cine, etc.

Vivimos un cambio de época que se despliega montado sobre la revolución en las tecnologías de información y comunicación, que ha transformado las dimensiones témporo-espaciales, alterando relaciones topológicas como la proximidad, centralidad, conectividad y accesibilidad, lo que alcanza a todas las actividades del ser humano. Estos cambios han terminado impactando en el ámbito relacional de las personas lo que está marcando un profundo cambio cultural en la sociedad contemporánea.  Cambio que se expresa en la convergencia tecnológica de plataformas y servicios hacia el Internet; un nuevo valor de la diversidad y consecuentemente del pluralismo en todas las dimensiones sociales; un profundo cambio en el paradigma comunicacional multimedialidad, multidireccionalidad, multimodalidad, multi-interactividad. También se observa una cambio de énfasis desde la racionalidad hacia la emocionalidad, lo que da centralidad a la subjetividad de las personas.

Como se ve el cambio cultural es de proporciones estructurales, impactando en todas las dimensiones de la relacionalidad social.  Un profundo cambio de Ethos que ha transformado la Ética, Estética y Emocionalidad que definen la relacionalidad humana del entorno de cada cual, un proceso que muestra una tasa de viralización y de contagio muy alta y rápida, lo que está afectando todo y a todos.

Los elementos más relevantes que caracterizan este cambio, entre otros son:

  • Retroceso del Humanismo: Los principios y valores que han caracterizado la sociedad están cuestionados, lo que se expresa en todas las dimensiones del quehacer social y cultural. Los medios de comunicación se transforman en poderosas herramientas de difusión y viralización cultural y valórica y las organizaciones declaradas como éticas y filosóficas han perdido su preeminencia e influencia en la cultura y la sociedad.  Hoy se transforman en meros comentarista o cronistas de glorias pasadas y no habrá cambios mientras no se asuma la necesidad de aprehender las nuevas tecnologías y formas de comunicación para influir en la percepción y creación de la realidad.
  • Debilitamiento de la razón: En los medios de comunicación y las redes sociales todo toma la forma espectáculo, de farándula para cautivar audiencias masivas. El homo sapiens se transforma en homovidens, que procesa millones de imágenes multimediales en las que se les describe la realidad, una percepción pre-digerida, en la que se impone el “pensamiento débil” que nos propone Gianni Vattimo, entendido como aggiornamiento del pensamiento de Martin Haidegger, pero con las claves nihilistas (de Nietzsche), lo que sigue las aguas de la deconstrucción general que promueve Jacques Derrida y otros pensadores de influencia actual. El resultado es la opacidad de los principios y valores, el desbordamiento permanente de los límites que se transforman en amplios bordes difusos, un acoso sin contención ni equilibrio de los que promueven la vigencia y valides de principios y valores universales, los que en ocasiones muestran desdén, permisividad o pusilanimidad.  ¿Quién o quienes definen los nuevos límites? ¿Cuáles son los principios orientadores? ¿Dónde se discuten y analizan estas grandes categorías del pensamiento contemporáneo?
  • Diversidad y el pluralismo: En este proceso de cambios vertiginosos en las tecnologías de comunicación, se democratiza y facilita una mayor horizontalidad comunicacional, particularmente en las redes sociales. Surgen múltiples medios o plataformas y también múltiples emisores, con una absoluta diversidad y dispersión de mensajes, caracterizados por la multimedialidad y multidireccionalidad, que generan una nueva dimensión de la diversidad. Eso da lugar consecuentemente a un nuevo valor del pluralismo y el acceso a una inconmensurable diversidad de información.  Desde allí arranca la nueva diversidad de la que somos testigos y que está dando lugar a nuevas formas de pluralismo.
  • Subjetividad y Emocionalidad: La subjetividad (sujeto) y la caracterización de las personas, que constituyen las grandes audiencias, adquiere centralidad en la sociedad que emerge, junto con ser parte de los indicadores básicos de desarrollo, también es el centro de atención de las élites que buscan hegemonizar el poder. En la sociedad que emerge la emocionalidad toma una importancia y dimensión central, poniendo en equilibrio la valoración de la sobre ponderada racionalidad.  Las más importantes decisiones en la vida de las personas no se toman con el prisma de la racionalidad, muy por el contrario, prima la emocionalidad, los gustos, deseos las intuiciones.  La subjetividad de las personas toma una nueva dimensión e importancia, está siendo una consideración central en las métricas del desarrollo en todas sus dimensiones, lo más relevante se da en los indicadores de desarrollo humano, en el que la subjetividad de los individuos tiene total centralidad.  Esta cuestión muy obvia no ha sido asumida no considerada en la economía ni en la política y da cuenta de la crisis que se vive en la actualidad.
  • La Post Verdad: En el contexto de la postmodernidad emerge la post verdad, una verdad a medias o una media mentira, también mencionada como verdad emotiva, que consiste en la distorsión intencionada de una realidad, los hechos objetivos ocupan un segundo lugar y se sobreexplotan las emociones, manipulando las creencias de las personas, en la intención de influenciar y manipular la opinión pública y las redes sociales. No se abordan las ideas ni los conceptos, sino que se apela a las emociones y a la manipulación de las imágenes y la data, con un alto sentido de farándula o reality show.  Los hechos y la verdad son elementos accesorios o secundarios.  Lo importante es la apariencia de verdad no que un hecho lo sea. La post verdad tiene mucho de manipulación de la realidad y gestión de neuro-marketing al servicio de intereses particulares.
  • Relativismo Ético (Nihilismo): con la revolución en las tecnologías de información y comunicación surgen múltiples emisores, mensajes y receptores, en consecuencia surgen múltiples verdades o parcialidades de la realidad, en el contexto de la postverdad ya explicada. Un contexto de verdades a medias en el que los hechos dejan espacio a las emociones, abriendo un espacio de impunidad-deshonestidad-engaño. Todo este proceso del nihilismo que viene potenciándose a lo largo de toda la segunda mitad del siglo XX, que en la práctica es el debilitamiento de la vigencia de los principios y valores éticos y del hedonismo que es la compulsión hacia el inmediatismo del placer sin mediar consecuencias.
  • Otros elementos que caracterizan estos procesos son:
  • Las redes reinventan las formas de relación social y de viralización de ideas.
  • La economía (digital) promueve un nuevo ideal de vida.
  • Imperio de lo ligero, lo líquido, la obsolescencia, el consumo.
  • Inmediatismo, hedonismo y nihilismo
  • Una banalidad ética, anclada en la sociedad del desdén.
  • Lo objetivo está vinculado a la percepción, la subjetividad a la emoción.
  • La gestión de (des) información y la manipulación de las emociones ES PODER.

Reflexionemos a la luz de estos indicadores, sobre los cambios que necesitamos para superar la crisis y generar un proceso de adaptabilidad a la sociedad digital, en el contexto de un nuevo pacto social, basado en elementos éticos y principios anclados en el humanismo.  Este es un llamado a nuestra élite, para que sintonice con el sentido de los nuevos tiempos, que deje el negacionismo de la realidad que emerge, que se escuche a la sociedad civil en su reclamo social, medioambiental, cultural y digital, para dar paso a una sociedad de relaciones más horizontales, respetuosas, éticas, solidarias y colaborativas. Una relación que equilibre las dimensiones materiales y espirituales, racionales y emocionales, en que la dignidad de la persona esté en el centro.  Basta de gatopardismo, superemos la mediocridad, sacudamos el desdén, asumamos todos la responsabilidad de construir juntos una sociedad y mundo mejor.  Todos somos uno y uno somos todos.  Nunca podremos despojarnos de esa sentencia suprema y universal.

TAGS: #CambioCultural #ChileActual Elites

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

Existen en Chile experiencias concretas respecto a la participación de trabajadores y trabajadoras en los directorios de empresas de las que se puede aprender y ampliar
+VER MÁS
#Política

Cóbrenos la palabra

Se diría entonces que los humanos somos en sí mismos, como especie ajedrecística, en este caso, el medio, y cada jugada, un misterio hacia adelante o hacia atrás que nos contesta a ratos; con un poco de ...
+VER MÁS
#Deporte

Sonja Graf: Un retrato a lo Peaky Blinders del ajedrez

Lo que necesitamos como sociedad, es que gobierno y oposición, actúen con responsabilidad. El flagelo de la delincuencia, afecta todos los aspectos de nuestra vida, y era que no, produce severos efectos e ...
+VER MÁS
#Internacional

El legado de Cúcuta

Es urgente que las autoridades den el ejemplo y que el Estado de Chile haga rendir cuentas a los responsables de estos crímenes con premura y determinación, pues la impunidad no puede continuar en el paí ...
+VER MÁS
#Justicia

Una más del general Yáñez

Popular

Según la Encuesta de Bienestar Social (2021), en Chile las personas dedican más de un tercio de su tiempo diario a labores de cuidado, y un 85% de aquellos que pasan más de 8 horas al día en esta labor ...
+VER MÁS
#Sociedad

Avances y retos en el cuidado familiar en Chile

Los empresarios, por la gran responsabilidad que cae sobre sus hombros, no tienen que ambicionar ser los mejores y más ricos del planeta, sino que ser los mejores “para” el planeta, colocando a las per ...
+VER MÁS
#Sociedad

Razas y subhumanos una creencia para justificar atrocidades

La información pluralista y de calidad, la cultura de buen nivel, los valores democráticos y de civilidad, deben ser considerados igualmente derechos de todos los chilenos, y un deber a cargo de los recur ...
+VER MÁS
#Política

Tv pública, una reforma pendiente

Existen en Chile experiencias concretas respecto a la participación de trabajadores y trabajadoras en los directorios de empresas de las que se puede aprender y ampliar
+VER MÁS
#Política

Cóbrenos la palabra