#Ciudadanía

Caso zoológico y el miedo a lo humano de un suicida

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen


Hoy pareciera que nadie tiene miserias. Al contrario: todos tienen demasiadas ideas y muchas ganas de gritarlas a los cuatro vientos, para así contarnos que no tienen tiempo para sentir y para pensar más allá de lo que se debe pensar. De lo que está bien visto porque no hay espacio para sufrir o para llorar.

Resulta que un hombre quiso terminar con su vida y  para eso se lanzó, en el Zoológico Metropolitano de Santiago,  a la jaula de los leones. Al ver cómo los animales atacaban al suicida, personal del lugar les disparó dándoles muerte. Una vez conocido el hecho, los animalistas furiosos culparon a los trabajadores del lugar por haber asesinado a los leones. Y claro: por haber impedido que el desquiciado hombre lograra su objetivo.

Es cierto. Una persona debería tener derecho a quitarse la vida de la manera que lo estime conveniente. Es parte del derecho a vivir ponerse fin si es que uno lamentablemente llega a esa decisión. Pero ese no es el tema importante ahora. Lo que parece más relevante es preguntarse por qué la persona que se quiso morir no estuvo en los titulares de la manera en que estuvieron los animales. Pero sobre todo: por qué parece un requisito para el “buenísmo”, imperante por estos días, no preocuparse por los seres humanos.

Esto lo digo sin subvalorar la vida de los leones. Pero sí con la intención de poner énfasis en que muchas veces pareciera más simple preocuparse por seres enjaulados que por hombres libres, ya que la complejidad humana parece muy difícil de entender en los tiempos que corren. En momentos en que se es de una u otra manera, y los blancos o los negros ideológicos se enfrentan de manera bastante aguerrida para demostrar quién tiene la razón.

Una persona que no quiere tener la razón parece peligrosa. Y más todavía si es que anda mostrando sus contradicciones vitales ante quienes dicen no tenerlas. Ante quienes creen ser lo suficientemente buena gente para no escuchar al otro.

Es por eso que los militantes de este buenísmo nacional preferían muerto al tipo que se tiró a la jaula que a los leones encerrados en esta. Los enjaulados son un mejor motivo para levantar banderas y sentirse mejor con uno mismo. En cambio un  hombre grande con problemas no resulta muy atractivo para ser el símbolo de ninguna causa. Total todos tenemos nuestras trancas y líos personales.

Un hombre con su humanidad explícita ante los ojos de quienes tratan de esconderla, por medio de otras criaturas de esta inmensa fauna mundial, es un lastre. Es demasiado complicado porque habla, se manifiesta erradamente,  y  es capaz de increparte. Un animal enclaustrado no puede hacerlo. No puede discutirte ni mostrarte que tal vez estés equivocado. Ni menos puede señalarte, por medio de sus miserias, las que tú te niegas a enfrentar en voz alta.

Hoy pareciera que nadie tiene miserias. Al contrario: todos tienen demasiadas ideas y muchas ganas de gritarlas a los cuatro vientos, para así contarnos que no tienen tiempo para sentir y para pensar más allá de lo que se debe pensar. De lo que está bien visto. No hay espacio para sufrir o para llorar. Sólo es necesario levantar causas y así nos sentiremos más felices, más contentos,  mientras nos miramos en nuestros espejos mentales.

TAGS: Animalistas Salud Mental Suicidio

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Ordenar comentarios por:
Erika Aliaga

24 de mayo

Respondiste solo tu pregunta de por qué preocuparse más de los enjaulados que de un hombre libre, exactamente por eso, porque el hombre es libre y ha decido su propio destino y arrogantemente el de las demás especies

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A pesar del nuevo escenario, la correlación de fuerzas entre la derecha y la centroizquierda quedó casi igual a la que existían bajo la lógica binominal.
+VER MÁS
#Política

El desafío del nuevo Congreso

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno