#Sociedad

Paitoco

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Nunca supe su origen. Ni me interesó. Solo sabía que con esa palabra que le da título a esta columna, se identificaba en mi Iquique de infancia a todo aquel con rasgos altiplánicos. De piel morena y ojos rasgados. De ascendencia indígena. Podía ser peruano, boliviano o chileno del interior. Daba igual, paitoco era la forma despectiva de referirnos, como pequeños tiranos, a quienes no eran iguales a nosotros.


Gracias a muchos hombres y mujeres he aprendido que sentirme superior a otros no es un estado que me agrade habitar. Y bajo esa premisa intento transmitir lo contrario. Es mi intento, a destiempo, de revertir el daño causado. Al resto pero también a mi propio derrotero vital.

En aquellos años, recorridos durante gran parte de la década de los 80, el bullying no era tema. El acoso en mala solo destacaba cuando la brutalidad desbordaba. Tanta, que incluso en esos tiempos tan poco sutiles escandalizaba.

Paisano, como en Santiago se llama a los inmigrantes árabes y en el sur se reconocen los coterráneos, era otro apelativo utilizado para referirse a peruanos y bolivianos. Inmerso en un entorno –familiar, escolar, poblacional- en que tal vocablo era aceptado, no lo cuestioné hasta muy entrado los años.

Hoy lo he recordado. No puedo sentir vergüenza por haber utilizado la palabra en tantas ocasiones, en tantas circunstancias. Recién encumbrado sobre los dos dígitos de edad, poco podía discernir sobre lo que se me enseñaba.

Hoy siento cierta inquietud.

Inquietud por no haber accedido a una formación más inclusiva. No responsabilizo a mi entorno, gran parte de él también fue arcilla moldeable por el prejuicio y la discriminación.

Tristeza porque ese es el país en el que muchos de nosotros, no todos pero sí demasiados, fuimos criados y nos hemos cultivado durante años de escarnio a la diferencia. Escarnio lleno, muchas veces, de desprecio por el otro, como si pisoteando al distinto nos pudiéramos elevar por sobre los demás.

Pesar por todo aquel conocimiento y experiencias que me obligué a no asimilar. Todo el aprendizaje que solo el contacto con muchos y muchas, distintos y distintas, nos puede dejar. Forzado a no deslumbrarme con la maravilla de la diversidad.

Hoy, cada cierto tiempo, me atrapo con atisbos de clasismo y racismo. Sutiles, por cierto, pero mecanismos de reproducción social que no me interesa preservar. Por su carga discriminatoria pero también por el daño que pueden llegar a generar.

Por profesión he aprendido el poder de las palabras. De las expresiones que van instalando realidades. Desde hace mucho que paitoco es una voz desterrada de mi maleta conceptual.   Hace poco agregué “matar dos pájaros de un tiro”, “vale hongo” o “vale callampa” y “chacrear”, en el sentido peyorativo a algo que pierde su sentido original. La vida no merece que a la destrucción física agreguemos la literal.

Hoy no vivo en el norte. Hace años que dejé las pampas calicheras para asentarme en las de la Patagonia. En estas tierras paitoco no existe. Son otras las palabras que se usan para dejar en claro la superioridad de unos por sobre los otros. Pero la idea de exclusión sigue ahí.

Hoy no soy un niño. Gracias a muchos hombres y mujeres he aprendido que sentirme superior a otros no es un estado que me agrade habitar. Y bajo esa premisa intento transmitir lo contrario. Es mi intento, a destiempo, de revertir el daño causado. Al resto pero también a mi propio derrotero vital.

Este artículo es parte de esa deuda que espero algún día saldar.

TAGS: #Migrantes Discriminación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

23 de Abril

Aprecio y agradezco tu vision quer te han dado los años al respecto. Todos hemos de un manera u otra, sentido y hecho sentir esta desiguladad tan excenta de la realidad huimana. Afortunadamente y por ciertas circunstancias especiales, se me enseño a respetar, aceptar y dar cabida a la diversidad, ya que las causas de esas diferencias que veiamos, estaban muy lejos de ser controladas en este mundo. Tuve la suerte de vivir una infancia en la que habia empatia (sentir e interpretar que sienten y piensan los demas) y este se pudo desarrollar en mi. Las sociedades en que los infantes y niños, que es la mejor epoca para desarrollar hechos concientes e inconcientes, no tienen el ejemplo ni las enseñanzas que conducen a desarrollarla empatia, posteriormente los transforman en seres que no sienten nada por el otro y finalmente se transforma en un ser de violencia de todos tipo, desde la opinion acerca de alguien hasta la agresion fisica. Lamentablement las sociedades modernas monoparentales, de salas cunas, de corre3r estoas guaguas de casa mientras us padres luchan por sobrevivir, es una de las causantes. En ni\uestros tiempos era ale machismo de nuestros padres y abuelos. Hoy la lucha por el consumo que no da tiempo para vivir en familia.

24 de Abril

Viniendo del Maule, el sentimiento es el mismo… al menos podemos decir que el problema y la transformación son temas transversales en Chile y el mundo… lamentablemente pareciera muchas veces que la problemática es mayor que la transformación…

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador

Mientras que la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades otorga el carácter de meros “administradores” a los municipios sobre el territorio y el quehacer comunal, las prácticas de estos “muni ...
+VER MÁS
#Municipales

Administradores v/s Gobiernos Locales, moviendo los límites de lo posible