#Sociedad

Los dioses de las cosas

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Cuando en la infancia aprendimos sobre los dioses teníamos muy claro de cómo funcionaba el mundo.

Cuando asomabas a tu ventana y veías esa enorme masa de agua azul sabías que aquellos eran los dominios de Neptuno. Cuando fuertes ventarrones arrancaban los techos haciendo que las calaminas volasen quebrada abajo, Eolo era el responsable. Cuando tu corazón palpitaba violentamente al divisar sus trenzas a lo lejos, Afrodita era quien jugaba contigo, y cuando veías trastabillar a un borracho en algún callejón adoquinado de Valparaíso no había duda que caminaba en compañía de Baco.

El mundo tenía un orden …o medianamente.

Ocurre que faltaban los dioses de las cosas.


¿Qué o cual Dios de las Cosas necesitamos para estos tiempos de angustias? Me refiero a un dios de las cosas vivo, ¡vivaz¡, de gran energía, práctico, rebosante de alegría y dotado de inmensos poderes.

Por ejemplo, faltaba el Dios del Ascensor, aquel artilugio que te permitía comenzar a remontar el cerro. Si hubiese existido, es a él a quien te habrías encomendado para que nunca fallara y así no tener que subir una escala gigantesca para llegar a tu hogar.

Se sentía la falta del Dios del Carbón a quien rogarle para que irradiara calor mas allá de lo habitual y el brasero no se extinguiese apenas finalizado el ángelus pudiendo acompañarnos toda una fría noche de junio.

O el Dios de los Zapatos, dios que te prolongase la vida de ellos alejando la posibilidad de cualquier hoyo en las suelas y así mantener tus pies secos siempre.

En ausencia de los dioses de las cosas se te imponía uno solo que todo lo controlaba. Un dios malhumorado, vengativo, castigador. Un viejo de barba con un hijo famélico y sangrante colgando de una cruz, ambos lejos de toda dicha, de todo placer, de toda posibilidad de la alegría que a tus ojos proporcionaba Neptuno, de las deliciosas sensaciones que te entregaba Afrodita, del placer enorme que siempre estaba dispuesto a dispensarte Baco.

Resulta que es a ese triste y limitado dios al que encomienda a un país entero el señor Presidente al finalizar cada discurso, sin darse cuenta, voluntaria o involuntariamente que cada vez que lo hace… las cosas empeoran.

Lo que el Presidente desconoce (o conoce pero no reconoce) es que su vida es manejada por Âpate, la divinidad del fraude y el engaño, y también por Dolos, el de los ardides y las malas artes.

Menuda compañía, y mas aun en medio de la peste, peste que también es controlada por Apolo quien tiene en sus manos el poder de curarla, claro que a quien está bajo el dominio de Âpate y Dolos le negará la sanación.

Y como el dios al que su Excelencia encomienda al país simplemente no existe, lamentablemente por ese camino no se llegará jamas a ningún sitio, y oraciones e invocaciones no serán escuchadas, pues oídos solo tienen los que son, incluso los que una vez fueron, jamás los que nunca existieron.

Retomando, pregunto: ¿Qué o cual Dios de las Cosas necesitamos para estos tiempos de angustias? Me refiero a un dios de las cosas vivo, ¡vivaz¡, de gran energía, práctico, rebosante de alegría y dotado de inmensos poderes.

Propongo que sea el Dios de la Olla Común, para que ella permanezca siempre abundante, substanciosa, infinita, con sabor a orégano, comino, pimentón y madre.

Y usted ¿cual propone?

TAGS: #ChileActual #Dioses #Fe #SebastiánPiñera

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

29 de Mayo

Muchas gracias por preguntar, es Ud. muy amable. Yo prefiero que vuelva el uno y único, el verdadero, del cual no sé su nombre ni me lo puedo imaginar , pero que un día ya lejano quizo recuperarnos y darnos otra oportunidad. Es verdad, ya no nos escucha, pienso que en parte porque decidimos ser idólatras e ir por otros caminos, y además se acabaron los buenos a quienes escuchaba. Nosotros , seres oscuros, ególatras, adictos a la maldad ya estamos muertos, no existimos para su infinita existencia.

JAIME PARDO

30 de Mayo

Un placer haber descubierto El Quinto Poder….la mitología Griega con [email protected] que encaminan la vida de los impostores….los dioses de las cosas y la propuesta del dios de la Olla Común…. Se me ocurre el dios de la Revolución, que aún cuando es un dios que duerme, está presente en las sociedades y asoma su cara de vez en cuando……el 18O, estos días en EEUU, e infringe mucho miedo a las élites. Quizás el único que lo hace…

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Nuevos

Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Popular

Al arbitrio de este rasgo característico estuvieron las vidas de cientos de jóvenes mutilados desde el 18-O y las vidas de toda una generación sobreviviendo pensiones paupérrimas y que son los más vuln ...
+VER MÁS
#Política

«Abran los ataúdes»: Piñera y la necropolítica

El problema, se genera cuando la política adopta medidas oportunistas, basadas en esa realidad creada, y en el costo-beneficio que le genera aparecer dando un golpe de autoridad sin realizar un mayor esfuerzo.
+VER MÁS
#Justicia

Delito y pandemia: Motivación del aumento de penas y el populismo penal

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

Para muchos -especialmente para la clase gobernante– es el “País de las Maravillas”, donde se espera cosas extraordinarias de gente común, con condiciones comunes. No, no, momento, con condiciones n ...
+VER MÁS
#Política

Chile en el país de las maravillas