#Sociedad

Los dioses de las cosas

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Cuando en la infancia aprendimos sobre los dioses teníamos muy claro de cómo funcionaba el mundo.

Cuando asomabas a tu ventana y veías esa enorme masa de agua azul sabías que aquellos eran los dominios de Neptuno. Cuando fuertes ventarrones arrancaban los techos haciendo que las calaminas volasen quebrada abajo, Eolo era el responsable. Cuando tu corazón palpitaba violentamente al divisar sus trenzas a lo lejos, Afrodita era quien jugaba contigo, y cuando veías trastabillar a un borracho en algún callejón adoquinado de Valparaíso no había duda que caminaba en compañía de Baco.

El mundo tenía un orden …o medianamente.

Ocurre que faltaban los dioses de las cosas.


¿Qué o cual Dios de las Cosas necesitamos para estos tiempos de angustias? Me refiero a un dios de las cosas vivo, ¡vivaz¡, de gran energía, práctico, rebosante de alegría y dotado de inmensos poderes.

Por ejemplo, faltaba el Dios del Ascensor, aquel artilugio que te permitía comenzar a remontar el cerro. Si hubiese existido, es a él a quien te habrías encomendado para que nunca fallara y así no tener que subir una escala gigantesca para llegar a tu hogar.

Se sentía la falta del Dios del Carbón a quien rogarle para que irradiara calor mas allá de lo habitual y el brasero no se extinguiese apenas finalizado el ángelus pudiendo acompañarnos toda una fría noche de junio.

O el Dios de los Zapatos, dios que te prolongase la vida de ellos alejando la posibilidad de cualquier hoyo en las suelas y así mantener tus pies secos siempre.

En ausencia de los dioses de las cosas se te imponía uno solo que todo lo controlaba. Un dios malhumorado, vengativo, castigador. Un viejo de barba con un hijo famélico y sangrante colgando de una cruz, ambos lejos de toda dicha, de todo placer, de toda posibilidad de la alegría que a tus ojos proporcionaba Neptuno, de las deliciosas sensaciones que te entregaba Afrodita, del placer enorme que siempre estaba dispuesto a dispensarte Baco.

Resulta que es a ese triste y limitado dios al que encomienda a un país entero el señor Presidente al finalizar cada discurso, sin darse cuenta, voluntaria o involuntariamente que cada vez que lo hace… las cosas empeoran.

Lo que el Presidente desconoce (o conoce pero no reconoce) es que su vida es manejada por Âpate, la divinidad del fraude y el engaño, y también por Dolos, el de los ardides y las malas artes.

Menuda compañía, y mas aun en medio de la peste, peste que también es controlada por Apolo quien tiene en sus manos el poder de curarla, claro que a quien está bajo el dominio de Âpate y Dolos le negará la sanación.

Y como el dios al que su Excelencia encomienda al país simplemente no existe, lamentablemente por ese camino no se llegará jamas a ningún sitio, y oraciones e invocaciones no serán escuchadas, pues oídos solo tienen los que son, incluso los que una vez fueron, jamás los que nunca existieron.

Retomando, pregunto: ¿Qué o cual Dios de las Cosas necesitamos para estos tiempos de angustias? Me refiero a un dios de las cosas vivo, ¡vivaz¡, de gran energía, práctico, rebosante de alegría y dotado de inmensos poderes.

Propongo que sea el Dios de la Olla Común, para que ella permanezca siempre abundante, substanciosa, infinita, con sabor a orégano, comino, pimentón y madre.

Y usted ¿cual propone?

TAGS: #ChileActual #Dioses #Fe #SebastiánPiñera

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
J.A.

29 de Mayo

Muchas gracias por preguntar, es Ud. muy amable. Yo prefiero que vuelva el uno y único, el verdadero, del cual no sé su nombre ni me lo puedo imaginar , pero que un día ya lejano quizo recuperarnos y darnos otra oportunidad. Es verdad, ya no nos escucha, pienso que en parte porque decidimos ser idólatras e ir por otros caminos, y además se acabaron los buenos a quienes escuchaba. Nosotros , seres oscuros, ególatras, adictos a la maldad ya estamos muertos, no existimos para su infinita existencia.

JAIME PARDO

30 de Mayo

Un placer haber descubierto El Quinto Poder….la mitología Griega con [email protected] que encaminan la vida de los impostores….los dioses de las cosas y la propuesta del dios de la Olla Común…. Se me ocurre el dios de la Revolución, que aún cuando es un dios que duerme, está presente en las sociedades y asoma su cara de vez en cuando……el 18O, estos días en EEUU, e infringe mucho miedo a las élites. Quizás el único que lo hace…

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

¿Cuál fue la respuesta del gobierno? ¿Mandar a la ministra Hutt a dialogar con los estudiantes?¿Hacer una mesa mixta con educación y transporte para solucionar el problema?
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Respuesta a Guillermo Pérez: Se viene el 18

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad