#Sociedad

Chile, ¿crecimiento sin ética?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si adoptamos la costumbre de evaluar éticamente nuestras estrategias, podríamos modificar la forma en que medimos el crecimiento, así como definir estas metas con mayor conocimiento de causa. Podríamos establecer y monitorear nuestros compromisos con las generaciones que nos sucederán.

Para ser un país con ciertas tendencias moralistas (aunque cada día menos pechoño, gracias a Dios), no me cuadra la nula evaluación ética que hacemos de nuestra estrategia de crecimiento. No estoy diciendo, a priori, que nuestro crecimiento sea antiético, sino que lo hemos mantenido al margen de las discusiones morales.

Sin embargo, en nuestra estrategia de crecimiento hay varios elementos que ameritan ser discutidos. En cierto sentido, nuestro crecimiento se produce a expensas del mundo: emitimos CO2 por la minería y nutrientes por la acuicultura, por ejemplo. También se produce a expensas de futuras generaciones, cuando extraemos recursos o legamos pasivos ambientales. Que nuestra economía dependa del comercio exterior es problemático: nos aporta cierta prosperidad, pero nos amarra de manos frente a las potencias y nos lleva al silencio en materias como los derechos humanos o la justicia entre países. Por otra parte, podría llamarnos la atención que queramos ser una potencia alimentaria a partir de la “diferenciación”, que no es otra cosa que ofrecer alimentos de lujo a los sobrealimentados, en vez de utilizar nuestras hectáreas de tierra y mar para disminuir el hambre en el mundo.

La forma misma de medir el crecimiento tiene una connotación valórica. Cuando lo que nos importa es la variación del PIB, y no – por ejemplo – el ingreso disponible de los ciudadanos del quintil más pobre, estamos diciendo que un peso en el bolsillo de un rico vale lo mismo que un peso en el bolsillo de un pobre. Por otra parte, el solo hecho de medir principalmente el crecimiento y no tanto otras variables asociadas al desarrollo (salud, educación, sostenibilidad, incluso felicidad) tiene también una connotación valórica.

Pero nosotros no vemos allí ningún dilema ético. Simplemente no es tema. ¿Será que no queremos ver a la bestia directamente a los ojos?

Ahora bien, si nos preguntáramos por el sentido ético de nuestro crecimiento, ¿serían muy distintas las cosas? En lo inmediato, quizás no mucho. Puede que nuestra estrategia responda más a necesidades legítimas y circunstancias poco evitables, que a una codicia egoísta. Puede que concluyamos que no jugamos ni más limpio ni más sucio que la mayoría de los países. Y puede que los sacrificios no recíprocos sean de frentón inoficiosos: alguien menos escrupuloso y más rápido sacaría ventaja, y el mundo seguiría igual (el viejo dilema del prisionero).

¿Para qué serviría un cuestionamiento moral entonces? Fundamentalmente, para aprender a sostener una conducta basada en el discernimiento ético más que en la evasión. Aunque las cosas no cambien mucho en el corto plazo, podremos construir objetivos comunes para el mediano y largo plazo, y podremos imaginar formas de alcanzarlos.

Si adoptamos la costumbre de evaluar éticamente nuestras estrategias, podríamos modificar la forma en que medimos el crecimiento, así como definir estas metas con mayor conocimiento de causa. Podríamos establecer y monitorear nuestros compromisos con las generaciones que nos sucederán. Podríamos, también, establecer límites a nuestras emisiones, en el contexto de acuerdos multilaterales o incluso unilaterales.

Lo más preocupante, a mi juicio, no es nuestra estrategia de crecimiento, sino nuestra incapacidad de reflexionar sobre ella desde una perspectiva ética. Y desde hace rato que es necesario hacer este debate.

——

Foro: Fawewayer

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

19 de Diciembre

Es una bestia, sí, una bestia. Y muchos se niegan a reconocerlo. Y si lo admiten es porque se sienten a gusto con la bestia, en la bestia, la bestia sobre ellos, siendo ellos la misma bestia.

21 de Diciembre

Reconozcamos que es una bestia bastante atractiva. Saludos.

servallas

08 de Enero

Me parece muy bien la propuesta, pero me parece que un esfuerzo ético -país – debería partir en los párvulos. Otro buen esfuerzo sería intentar desterrar la envidia, si lo logramos, bajarían nuestras altas tasas de morbilidad y de paso se deberían cerrar algunos partidos politicos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

En Chile existe una alta tasa de embarazos no deseados, asimismo las cifras de contagio de enfermedades de transmisión sexual también son muy elevadas, situación que ha empeorado con la pandemia.
+VER MÁS
#Educación

Educación sexual, la educación que nos falta

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza