#Sociedad

Chile, ¿crecimiento sin ética?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si adoptamos la costumbre de evaluar éticamente nuestras estrategias, podríamos modificar la forma en que medimos el crecimiento, así como definir estas metas con mayor conocimiento de causa. Podríamos establecer y monitorear nuestros compromisos con las generaciones que nos sucederán.

Para ser un país con ciertas tendencias moralistas (aunque cada día menos pechoño, gracias a Dios), no me cuadra la nula evaluación ética que hacemos de nuestra estrategia de crecimiento. No estoy diciendo, a priori, que nuestro crecimiento sea antiético, sino que lo hemos mantenido al margen de las discusiones morales.

Sin embargo, en nuestra estrategia de crecimiento hay varios elementos que ameritan ser discutidos. En cierto sentido, nuestro crecimiento se produce a expensas del mundo: emitimos CO2 por la minería y nutrientes por la acuicultura, por ejemplo. También se produce a expensas de futuras generaciones, cuando extraemos recursos o legamos pasivos ambientales. Que nuestra economía dependa del comercio exterior es problemático: nos aporta cierta prosperidad, pero nos amarra de manos frente a las potencias y nos lleva al silencio en materias como los derechos humanos o la justicia entre países. Por otra parte, podría llamarnos la atención que queramos ser una potencia alimentaria a partir de la “diferenciación”, que no es otra cosa que ofrecer alimentos de lujo a los sobrealimentados, en vez de utilizar nuestras hectáreas de tierra y mar para disminuir el hambre en el mundo.

La forma misma de medir el crecimiento tiene una connotación valórica. Cuando lo que nos importa es la variación del PIB, y no – por ejemplo – el ingreso disponible de los ciudadanos del quintil más pobre, estamos diciendo que un peso en el bolsillo de un rico vale lo mismo que un peso en el bolsillo de un pobre. Por otra parte, el solo hecho de medir principalmente el crecimiento y no tanto otras variables asociadas al desarrollo (salud, educación, sostenibilidad, incluso felicidad) tiene también una connotación valórica.

Pero nosotros no vemos allí ningún dilema ético. Simplemente no es tema. ¿Será que no queremos ver a la bestia directamente a los ojos?

Ahora bien, si nos preguntáramos por el sentido ético de nuestro crecimiento, ¿serían muy distintas las cosas? En lo inmediato, quizás no mucho. Puede que nuestra estrategia responda más a necesidades legítimas y circunstancias poco evitables, que a una codicia egoísta. Puede que concluyamos que no jugamos ni más limpio ni más sucio que la mayoría de los países. Y puede que los sacrificios no recíprocos sean de frentón inoficiosos: alguien menos escrupuloso y más rápido sacaría ventaja, y el mundo seguiría igual (el viejo dilema del prisionero).

¿Para qué serviría un cuestionamiento moral entonces? Fundamentalmente, para aprender a sostener una conducta basada en el discernimiento ético más que en la evasión. Aunque las cosas no cambien mucho en el corto plazo, podremos construir objetivos comunes para el mediano y largo plazo, y podremos imaginar formas de alcanzarlos.

Si adoptamos la costumbre de evaluar éticamente nuestras estrategias, podríamos modificar la forma en que medimos el crecimiento, así como definir estas metas con mayor conocimiento de causa. Podríamos establecer y monitorear nuestros compromisos con las generaciones que nos sucederán. Podríamos, también, establecer límites a nuestras emisiones, en el contexto de acuerdos multilaterales o incluso unilaterales.

Lo más preocupante, a mi juicio, no es nuestra estrategia de crecimiento, sino nuestra incapacidad de reflexionar sobre ella desde una perspectiva ética. Y desde hace rato que es necesario hacer este debate.

——

Foro: Fawewayer

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

19 de diciembre

Es una bestia, sí, una bestia. Y muchos se niegan a reconocerlo. Y si lo admiten es porque se sienten a gusto con la bestia, en la bestia, la bestia sobre ellos, siendo ellos la misma bestia.

21 de diciembre

Reconozcamos que es una bestia bastante atractiva. Saludos.

servallas

08 de enero

Me parece muy bien la propuesta, pero me parece que un esfuerzo ético -país – debería partir en los párvulos. Otro buen esfuerzo sería intentar desterrar la envidia, si lo logramos, bajarían nuestras altas tasas de morbilidad y de paso se deberían cerrar algunos partidos politicos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

Hasta ahora la dispersión ha primado en la centroizquierda y la falta de diálogo ha impedido reconstruir y articular un espacio político que no solo se limite a fiscalizar al gobierno de Piñera
+VER MÁS
#Política

No es tiempo de candidaturas presidenciales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?