#Sociedad

Censo y pueblos indígenas: la importancia de un enfoque de derechos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Rimisp.org

En los últimos resultados del Censo 2017, llama la atención que el 12,8% de la población se considera perteneciente a un pueblo indígena u originario. Este resultado es positivo y significativo, considerando el llamado “genocidio estadístico” del Censo del 2002, en el que un cambio en la forma de preguntar por la autoidentificación indígena, llevó a una dramática caída en la población registrada en un 10,3% de la población de 1992 a 4,6% en 2002. El resultado de 12,8% de autoidentificación pone de nuevo las estadísticas nacionales en orden —y cercanas a los resultados de otros instrumentos como las encuestas CASEN— y permite apreciar y valorar la importancia y amplitud viviente de los pueblos indígenas en el país.


El reconocimiento de las identidades indígenas se vuelve un pilar fundamental para estructurar las acciones del Estado

Este resultado, no es grato para algunos sectores. Periódicos publicaron titulares tendenciosos, comparando de manera grotesca los datos del Censo con los de acreditación de la CONADI. Efectivamente, el número de personas acreditadas como indígenas por CONADI es mucho menor al del Censo. Sin embargo, el Censo y el registro de CONADI son instrumentos distintos con objetivos distintos de política pública, por lo que es un caso clásico de comparación entre peras y manzanas; una falacia de falsa equivalencia. Además, dadas las características particulares del sistema de acreditación de la “calidad indígena”, definido en la ley N° 19.253 (“Ley Indígena”), difícilmente se puede considerar al registro de CONADI como un “mini-censo” de la población perteneciente a pueblos originarios.

Para poner en contexto estas ideas, es importante recordar que en la promulgación en 1989 del Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) —conocido como Convenio 169— y con mayor fuerza desde 2007 con la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, existe consenso político internacional respecto de un marco mínimo de derechos, que obliga a los Estados parte a dirigir sus acciones respecto de los pueblos indígenas hacia el mismo. Éste marco de derecho, en su perspectiva ética y política, se funda en la movilización de los propios pueblos indígenas, articulándose principalmente sobre el reconocimiento de sus identidades diferenciadas como sujetos de derechos colectivos y, entre estos, el derecho a ejercer la libre determinación, a la propiedad colectiva del territorio y al reconocimiento y participación política.

En este marco, el reconocimiento de las identidades indígenas se vuelve un pilar fundamental para estructurar las acciones del Estado, pues para construir políticas públicas culturalmente pertinentes y con participación de los pueblos indígenas, necesitamos primero saber quiénes son, y dónde están. En el derecho internacional, dicho reconocimiento se basa sobre cuatro dimensiones: el auto-reconocimiento de la identidad, el origen común, la territorialidad y la dimensión lingüístico-cultural. De estas cuatro, la autoadscripción o autoidentificación de la identidad indígena, adquiere preeminencia sobre las demás, por ser coherente con éste enfoque de derechos y la legislación internacional vigente, ratificada por Chile. Como señala la OIT: “la conciencia de su identidad indígena o tribal deberá considerarse un criterio fundamental para determinar los grupos”. Este auto-reconocimiento, quiere decir que no le corresponde al Estado, ni a nadie más que a los propios pueblos indígenas, determinar en qué consiste ser o reconocerse como una persona indígena en la actualidad, entendiendo el derecho a la autoidentificación como parte fundamental del derecho a la libre determinación.

Dentro de un reconocimiento de los pueblos indígenas ajustado a derecho internacional, la cuestión demográfica se vuelve fundamental. Los Censos nacionales de población y vivienda son la única fuente de datos que tienen cobertura universal, y que por lo mismo permite desagregación de información a escala de territorios y comunidades indígenas. Las preguntas por la identificación de los pueblos indígenas en los Censos nacionales de América Latina se empiezan a incluir masivamente recién en la década de 1990, por lo que hasta antes de esa fecha, los pueblos indígenas sufrían de los que se conoce como “invisibilidad estadística”.

Por otro lado, la acreditación de la “calidad indígena” de la CONADI tiene una función distinta, la que es determinar un grupo focalizado receptor de beneficios del Estado. Para definir a tal grupo, usa criterios distintos a la autoadscripción. En particular, la ley N° 19.253 considera indígenas —y luego otorga la “calidad” de indígena a través de CONADI— a quienes “sean hijos de padre o madre indígena”; a quienes desciendan de pueblos indígenas pero “siempre que posean a lo menos un apellido indígena”, y a quienes “mantengan rasgos culturales (…) entendiéndose por tales la práctica de formas de vida, costumbres o religión de estas etnias de un modo habitual o cuyo cónyuge sea indígena”, siendo necesaria además en estos casos que “se autoidentifiquen como indígenas”. Es decir, nuestra legislación solo considera la autoidentificación como un verificador de prácticas culturales, más no cómo el principal mecanismo de reconocimiento de la identidad indígena.

Por tanto una comparación entre los datos del último Censo del 2017 y los datos de la CONADI es errada y podrían ser múltiples razones las causales de que el Censo registre un mayor número de indígenas que la CONADI.

En definitiva, los distintos instrumentos tienen objetivos encontrados. Mientras que el Censo busca contar y reconocer a los pueblos indígenas, así como a toda la población, la acreditación sigue la lógica de la focalización de beneficios del Estado y, por tanto, tiende a restringir el grupo de beneficiarios indicados como indígenas.

Históricamente, y posiblemente hasta hoy, ser asociado con un pueblo indígena ha implicado discriminación y costos económicos.

TAGS: #Censo2017 #IdentidadNacional #PueblosIndígenas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

La presión social no ha mermado, y no tiene sentido esperar el cambio de gobierno para buscar soluciones ahora.
+VER MÁS
#Política

Estar preparados

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo