#Política

Prefacio de una crítica del crecimiento económico

9 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En estos tiempos la ideología dominante en casi todo el planeta lleva a pensar y concluir que es imposible imaginar una sociedad, un orden social estable, sin la existencia de algún tipo de crecimiento económico. El bienestar material basado en la consideración de la Naturaleza como recurso, se considera como la condición de una vida buena. Encontramos esta visión y experiencia desde el pensamiento neoliberal hasta el pensamiento socialista (Alberto Acosta, 2015). Atraviesa todo el espectro del imaginario social moderno.


Si me dedico a depredar un recurso natural mi economía crece mientras lo hago, pero a costa de terminar más pobres.

Superar o cambiar esta dominación ideológica y práctica social es la tarea política más relevante de estos tiempos. Es necesario replantearse las cuestiones del crecimiento y de sus límites ante la crisis ambiental que tenemos enfrente (Kenneth Boulding, 1966). El fenómeno del calentamiento global resulta una especie de culminación de las perturbaciones ambientales de todo orden que experimentamos. El crecimiento económico se nos aparece de alguna forma como indispensable y, al mismo tiempo, como generador de alteraciones ambientales globales que podrían conducirnos a la catástrofe.

Es necesario cuestionarnos si el progreso tecnológico puede corregir los efectos nocivos de la industrialización con crecimiento. Si la tecnología puede ofrecernos reemplazar un crecimiento “sucio” por un crecimiento “limpio”.

Nos proponemos plantear alguna alternativa. Con cierta urgencia hay que alcanzar una visión de la vida social digna sin la necesidad de fundamentarse en la economía del crecimiento. La consideración de los límites biofísicos del planeta, como quiera que se los plantee, aparece como otra condición para una alternativa (Meadows, 1972). La ciencia económica debe comenzar a pensar el sistema económico como integrado en una ecología; si es posible decirlo así, habría que ver la economía como una ciencia no antropocéntrica. Lo menos que podemos pedir es que se observe una distinción entre la economía del crecimiento y una economía del desarrollo (Amartya Sen, 1985). El crecimiento puede aparecer no como un fin sino como un medio; y para ciertos fines sociales no como un medio eficiente. Como lo expresara Manfred Max Neef, si el crecimiento se logra a expensas de depredar la Naturaleza el resultado final puede ser el empobrecimiento:

“Si me dedico a depredar un recurso natural mi economía crece mientras lo hago, pero a costa de terminar más pobres. En realidad la gente no se percata de la aberración de la macroeconomía convencional que contabiliza la pérdida de patrimonio como aumento de ingreso” (M. Max Neef, 2001)

Habría que descubrir cómo desactivar el crecimiento de tal modo que al hacerlo no se generasen fenómenos globales de recesión económica. No se trataría de hacer estallar las economías sino de desengancharlas de los mecanismos del mercado con acumulación de capital. De reorganizar los sistemas económicos en consideración de los ciclos ecológicos.

TAGS: #CambioClimatico #CrecimientoEconómico #ModeloEconómico

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Brayan Lopez

07 de Septiembre

Esta excelente tu planteamiento. Y creo que si seguimos así (temo decirlo ya llegamos) llegara un punto la naturaleza estará tan afectada que sera imposible que aun con tanta tecnología podamos volver a tener un mundo tan maravilloso como el que teníamos hace mucho tiempo. Lamentablemente el hacerse “ricos” de algunos acosta de la naturaleza de todos, se hace cada vez una practica muy común. Pero algunos están haciendo conciencia gracias a lecturas como estas.

08 de Septiembre

Gracias por tu comentario. Ojalá estos escritos sirvan para lo que tu planteas: mostrar un fenómeno cada día más patente.

Blasco Ramírez

13 de Septiembre

Estoy muy de acuerdo. Sólo aprovecho de recomendar los videos de Manfred Max Neef que algunas cosas dice al respecto,

13 de Septiembre

Gracias por su comentario. Voy a buscar los videos de MaxNeef

Pablo Montre

17 de Septiembre

Solo recuerdo de un intento anti-progreso, ludista, a gran escala, y su promotor fue Saloth Sar de la Kampuchea Democrática para lo cual debió usar la fuerza y reducir la población para conseguirlo apenas y por un breve, y sanguinario, periodo de tiempo. Por otro lado el reemplazo del modelo económico tampoco asegura una eco-utopía, ya que sistemas tan diversos, como el que tenia la URSS tampoco fueron amigables con el medio ambiente, es cosa de ver el mar de Aral, Norilsk entre otros, sobre todo en países que otrora conformaron ese imperio rojo.

Creo que la solución al problema debe buscarse en el sistema, no tratando de cambiarlo, por que lo primero es lo urgente, lo segundo es un matiz ideológico que cambia a los ricos y sus cárceles por comisarios políticos y checas, generando conflicto, esto por supuesto, si es que no se esta pensando en una hipótesis de crisis bélica para bajar el numero de la población, que aparentemente es uno de los factores prominentes para el cambio climático.

21 de Septiembre

Estimado Pablo,
precisamente la dificultad de pensar sustituir el crecimiento por una economía ecológica o ambiental, es lo que hace tremendo esta cuestión. Como dice la columna, no ha ocurrido tampoco en las economías socialistas. Se trata de una tarea para el pensamiento; algo que da mucho al pensar.

Javi-Al

19 de Septiembre

Pienso que muchos soñamos en un mundo más equilibrado, un lugar en que la economía sea sustentable, en que al mismo tiempo no haya pobreza, pero la ecuación al parecer es imposible, porque siempre buscamos otros estadio de desarrollo, nada es estático, cada vez queremos más, se aspira a vivir más y a tener mas dominio sobre la naturaleza. Lo que la filosofía no comprende es que ya no podemos ser renacentistas, ni siquiera mentes del siglo XX, hay mucha información que esa disciplina no comprende, que no entiende y que no podrá entender, y que además se incrementa día a día. Lo que queda no es atacar sistemas o tratar de destruirlos, lo que queda es intentar mejorar los controles, hacer mejores leyes, reglamentos y procesos y sobre todo, apostar porque con tecnología se vaya reparando lo que vamos destruyendo, cosa que haremos mientras vivamos, porque como especie hace ya mucho tiempo iniciamos un camino incierto para liberarnos, y que tiene consecuencias.

22 de Septiembre

Estimado Javier,
muy precisamente la columna se refiere a la ecuación tecnologías =limpieza ambiental. Y la cuestiona de una manera general. Puede haber sustitución de una economía sucia por una limpia, puede haber incluso más control sobre algunas variables de la destrucción ambiental, pero la tendencia es que la destrucción sea mucho mayor que la sustitución tecnológica, y que el control siempre es insuficiente (la Naturaleza es más compleja que el saber humano).

28 de Septiembre

Comentario de mi amiga Lore:
Me gustó mucho tu publicación, aunque entristece, por que, cómo tu dices: cuesta imaginar que vamos a lograr el equilibrio si seguimos dejando a la tierra en los huesos y tan contaminada. Por ahí una vez escuché a un científico decir qué: ni aun que reuniéramos todos los fondos
($$$$$$) de los paises del mundo entero, no vamos a ser capaces de limpiar el aire como lo hacen esos majestuosos bosques que tanto sustento y bienestar nos brindan, aparte de su belleza, pero que una gran masa todavía ve como algo a lo que hay que sacarle el mayor provecho. Y para qué hablar de los glaciares. Tengo en el corazón las palabras del Gastón Soublette, cuando dice que le cuesta imaginar que alguien sea capaz de dinamitarlos. Hoy ya sabemos que Alto Maipo gasta arriba de 900 litros por segundo al día, y que lo que consume la Anglo en agua fresca no es menor. Solo división Los Bronces arriba del glaciar La Paloma consume (dicho por ellos mismos, y debe ser mucho más) 780 litros por seg. Los más matemáticos dicen que equivale a más o menos dos ciudades como Concepción.
Y suma y sigue. Y creo que [email protected] tenemos que mirarrnos el ombligo, aunque nuestro daño parezca insignificante al lado de esos gigantes que los gobiernos aun protegen (para su propio beneficio también).
Lo que dijo Max Neef, toda la razón, y no es que esta depredación -puede llevarnos al empobrecimiento- Es un hecho que así será (si no nos ponemos las pilas.)

Ver todos
Ocultar

#EstoPasaEnChile

VER TODO
"Los cambios que se han hecho aún no son suficientes. La adecuación de nuestra legislación a los estándares internacionales es el piso mínimo del cual el Estado tiene que partir. No basta con eso. ...
+VER MÁS
#Justicia

Violencia policial contra el pueblo mapuche: aún queda mucho por avanzar

La sociedad capitalista depende de la mercancía como forma de mediación social; transformando las relaciones en vínculos anónimos y abstractos de intercambio
+VER MÁS
#Política

Las dos caras de la tecnología

Es el derrumbe de los ídolos, que como devela la Encuesta CEP en Chile, se expresa en la pérdida de legitimidad de instituciones, partidos, líderes políticos, religiosos, de aquello que por siglos consi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Lyotard, postmodernidad y el derrumbe de los ídolos

Sólo a través del encuentro entre las personas, podremos construir una comunidad. Partiendo por el barrio, el campo, la ciudad, la región
+VER MÁS
#Política

Encuesta Chile

Popular

"Los cambios que se han hecho aún no son suficientes. La adecuación de nuestra legislación a los estándares internacionales es el piso mínimo del cual el Estado tiene que partir. No basta con eso. ...
+VER MÁS
#Justicia

Violencia policial contra el pueblo mapuche: aún queda mucho por avanzar

La sociedad capitalista depende de la mercancía como forma de mediación social; transformando las relaciones en vínculos anónimos y abstractos de intercambio
+VER MÁS
#Política

Las dos caras de la tecnología

Es el derrumbe de los ídolos, que como devela la Encuesta CEP en Chile, se expresa en la pérdida de legitimidad de instituciones, partidos, líderes políticos, religiosos, de aquello que por siglos consi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Lyotard, postmodernidad y el derrumbe de los ídolos

Sólo a través del encuentro entre las personas, podremos construir una comunidad. Partiendo por el barrio, el campo, la ciudad, la región
+VER MÁS
#Política

Encuesta Chile

Popular

Este tipo de lectura constituye no sólo una forma diferente de acceder a un libro o una manera de superar una carencia producto del ELA, es más bien una expresión concreta del apoyo al otro, que se trans ...
+VER MÁS
#Medios

Resplandores de la voz

¿Podría subir a la cama, morderme o violarme ? ¿Y el virus Hanta? ¿Y la rabia? Varias preguntas pasaron por mi mente sobre la esencia vital de este ratón hasta que, vencido por el sueño, me quedé dor ...
+VER MÁS
#Cultura

El pequeño ratón que duerme en mi cama

Debemos ir más allá y tomar el Tratado de Trapigue como fundamento incuestionable de soberanía y hermandad, e incorporar un estatuto de autonomía territorial y política, con un parlamento indígena por ...
+VER MÁS
#Política

Cuál es la propuesta mapuche frente al estallido social chileno

Son los jóvenes los protagonistas por excelencia, los grandes gestores del Estallido Social que cambió nuestro país.
+VER MÁS
#Política

Juventud, divino tesoro