#Política

Joaquín Lavin y el regreso de la antipolítica

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Joaquín Lavín sería medido por su partido, la UDI, para ver si puede ser una opción válida para competir por la comuna de Santiago en estas municipales. Así es, el ex candidato a la presidencia, y otrora mandamás de la principal comuna de la capital, sería nuevamente un rostro considerado por el gremialismo para arrebatarle la alcaldía a una Carolina Tohá golpeada por las últimas informaciones en materia de dineros en política.


Nosotros hemos olvidado que el ejercicio político es más profundo que los casos de ladronzuelos que se coludieron con el poder privado para poner en jaque el sistema público. Volvamos a politizarnos y no abramos las puertas nuevamente a esa ideología que dice no serlo: la antipolítica.

Muchos podrán decir que es un acto desesperado de los discípulos de Jaime Guzmán, como también que este hecho es la demostración empírica de que hay sectores que no tienen caras jóvenes lo suficientemente importantes y consistentes para asumir tamañas responsabilidades, y tal vez es cierto. A lo mejor es real que no hay confianza en la juventud y en la manera en que pudieran formar parte del relevo generacional. Pero si nos detenemos en el contexto nacional y en la dramática caída de la credibilidad de la llamada “clase política”, podríamos entender más claramente por qué se recurre a personajes como Lavín.

Me explico. El contendor de Lagos, hacia finales de los ´90, es uno de los precursores del concepto “los problemas reales de la gente”, estrategia comunicacional que apareció en una época postdictatorial en la que Chile estaba dormido y se cansaba cuando escuchaba ideas muy complejas. Era la época de un Chino Ríos- personaje que hoy parece muy opinante por Twitter- que respondía ante toda pregunta con un “no estoy ni ahí”, lo que en el momento parecía muy incorrecto y ganaba adeptos, pero que, sin embargo, daba señales claras de una juventud-salvo quienes siempre lucharon políticamente- que estaba educada para no preocuparse de temas importantes que tuvieran que ver con debates ideológicos ni menos partidistas. Eso hastiaba. La comunidad y su destino agotaban a nuestros “lolos”. Lo que explica bastante bien por qué Ríos eligió un deporte tan individualista como el tenis y por qué una idea tan poco sustantiva como “el cambio”, liderada por Lavín, dio tantos réditos a una oposición que trataba sacarse los uniformes militares que llevaban tatuados en la piel.

Hoy, después de algunos años en que la ciudadanía se ha politizado y ha puesto en la palestra discursos claros sobre futuro que rompen con paradigmas, curiosamente, y luego de los casos de corrupción conocidos, la antipolítica se ha posicionado nuevamente. Todo lo que huela a servicio público no sólo cansa sino que causa asco a una población que confundió la legítima crítica hacia lo construido durante décadas por una Concertación que se rindió ante la derecha ideológicamente.

Es ahí donde entra nuevamente Joaquín a aprovechar este ambiente para contarnos-otra vez- que lo que importa no son generalidades, sino las particulares vidas de  las personas. Es decir: que no nos preocupemos de los problemas estructurales, sino que seamos pragmáticos y no veamos a nuestro exterior si es que nos están solucionando nuestras pequeñas demandas. O sea: que volvamos a ser nobles consumidores de un sistema que nos prefiere comprando antes que manifestándonos con ideas y pensamientos claros.

¿De quién es responsabilidad este retroceso? Podría haber muchas teorías. Primero podríamos decir que es esta realidad construida la que nos ha hecho quedarnos nuevamente cómodos en nuestros lugares y nuestros trabajos. También podríamos culpar a todo el que circula en el Congreso por hacernos perder la ilusión de una “política más limpia”, como he escuchado hasta el cansancio por estos días. Pero lo cierto es otra cosa: nosotros tenemos la culpa. Nosotros estamos embobados con los casos de dineros irregulares en política y la hemos reducido a eso. Nos hemos olvidado que de que este ejercicio es más profundo que los casos de ladronzuelos que se coludieron con el poder privado para poner en jaque el sistema público. Y que esta colusión fue precisamente resultado de nuestra indiferencia noventera.

Por esto es que parece bastante urgente que reaccionemos. Que volvamos a politizarnos y así no abramos las puertas nuevamente a esa ideología que dice no serlo: la antipolítica.

TAGS: #CrisisPolítica #ParticipaciónCiudadana crisis de confianza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos generar facilidades para que jóvenes extranjeros vengan a estudiar a Chile, sobre todo a aquellas carreras que tienen poca matrícula nacional, pero que significan un capital humano fundamental par ...
+VER MÁS
#Uncategorized

Por un nuevo trato hacia los inmigrantes

Es necesario definir un proceso de tecnología conveniente para un crecimiento más equilibrado, es decir, que supere aquella idea productivista neoliberal que no considera los indicadores políticos, socia ...
+VER MÁS
#Política

La democracia y el ´realismo` del duopolio.

Los medios han tomado la decisión de alivianar la carga. Tanto los canales de TV como los medios impresos ahora tienen su equivalente digital, con lo que pueden ofrecer contenido al minuto.
+VER MÁS
#Medios

La industria de los medios tiene salvación

Los requerimientos laborales para este Siglo 21 deben estar en coherencia con un mundo globalmente conectado
+VER MÁS
#Educación

Educación ¿Virtualizando nuestros sueños?

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria