#Política

Las claves de la presidencial 2017

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Por ello, el impacto que tendrán las reformas -tributaria, educacional, laboral, política y valórica- en la ciudadanía y la forma de percibirlas, para bien o para mal, es la variable fundamental de la próxima presidencial.

El tema presidencial  se ha ido instalando lentamente en la coyuntura. Esto no debiera extrañar en las democracias, menos en la chilena, aún cuando falte mucho tiempo para la elección de fines del 2017. En efecto, en las democracias presidenciales la elección del Presidente está siempre presente y oscila entre la latencia y la manifestación; entre la oscuridad y la transparencia; entre la especulación y el silencio.

El híper presidencialismo chileno, el período presidencial de cuatro años y las aspiraciones y vocaciones de poder de “los políticos y partidos”, generan las condiciones políticas para que en Chile la cuestión presidencial sea recurrente y se instale en la coyuntura cada cierto tiempo con una intensidad que va en aumento en la medida en que se manifiestan los grandes hitos de la carrera presidencial -por ejemplo las nominaciones y las primarias- y se acerque la fecha de la elección final.

En consecuencia, debemos acostumbrarnos a convivir con las presidenciales, los presidenciables y sus posicionamientos. Es más, para los medios es un tema que prende muy rápidamente. Cada actor político, por tanto, tiene sus propios tiempos, ritmos y objetivos, y los ponen en movimiento en función de sus cálculos y olfatos.

La presidencial que tenemos en tres años más comenzó, en rigor, a lo menos desde el período de Piñera. De hecho, al terminar su mandato ya habían algunos corriendo: Piñera, Allamand, Velasco y Marco. Es más, a pocos días de la segunda vuelta presidencial, el senador Espina reconoce que está pensando en ser pre candidato presidencial de su partido. Luego, durante la primera semana de enero de 2014 –antes de asumir Bachelet y de tener gabinete- afirma que RN debía elegir su abanderado presidencial por medio de primarias y que este mismo mecanismo debía usar la centro-derecha para elegir el candidato del sector.

Por tanto, no debe extrañarnos que cada cierto tiempo el tema presidencial entre en la coyuntura y sea parte de la agenda político-mediática. La presidencial ya está entre nosotros. De hecho, no tienen ningún sustento –ni menos político- las críticas que surgen sobre todo desde el oficialismo- de que a seis meses de haberse iniciado la segunda gestión de Bachelet ya se haya instalado el tema presidencial con una lista de presidenciables que oscila en torno a los 25 nombres.

Los últimos sucesos apuntan a la confirmación de las aspiraciones de Moreira –que habla de competir en una primaria al interior del gremialismo en representación de la UDI popular- y de las necesidades de Gutemberg Martínez de apurar la nominación de la DC.  Junto a estos hechos, encontramos los datos que entregó la última CEP y que fueron leídos en clave presidencial como el posicionamiento de Velasco, MEO, Isabel Allende, Piñera, Ossandón y Allamand. Y mientras tanto, Longueira resucita a Insulza, Walker -siguiendo a Gute- busca candidato presidencial para las municipales de dos años más y se intensifican los contactos entre MEO y el PS. Todo está por ocurrir

Vemos, en consecuencia, que el debate mediático y político que se ha ido desarrollando en torno a la próxima presidencial ha puesto atención en los nombres que surgen de uno u otro lado del espectro político. No obstante, los procesos y las dinámicas presidenciales no sólo se constituyen en torno a “los nombres”, es decir, a los postulantes-aspirantes, sino también en torno a los mecanismos internos que cada partido y/o coalición usa para “escoger” su presidenciable y a los contenidos programáticos que forman y formarán parte del debate presidencial.

No voy a entrar a identificar a los postulantes y sus posicionamientos actuales. Todos sabemos quiénes son, quiénes tienen mejor posicionamiento y quiénes tienen la voluntad de poder. Quiero, por tanto, poner atención en los mecanismos y en los contenidos.

Los mecanismos:

Desde todos los sectores se ha escuchado que se harán primarias. Pero, no sólo se trata de poner en marcha este mecanismo al interior de las coaliciones, sino también al interior de los partidos. De hecho, mientras en la derecha se ha escuchado con más fuerza el uso de las primarias al interior de cada partido para definir el abanderado presidencial, en el oficialismo hay más certezas en torno a una gran primaria de “centro-izquierda” y más dudas en torno a que ocurran al interior de cada partido, sobre todo los que se ubican en la izquierda de la Nueva Mayoría. De hecho, Walker acaba de afirmar que le gusta el mecanismo de las primarias “abiertas y vinculantes… (pero)… no se puede descartar una competencia en primera vuelta. Uno no puede casarse con los mecanismos”.

Los contenidos:

La próxima elección presidencial se definirá en términos programáticos en función de las continuidades y rupturas que se instalen respecto del programa de reformas que impulsa Bachelet y la Nueva Mayoría. Del mismo modo, la elección se decidirá en términos de ganador-perdedor en función de profundizar, continuar, consolidar, suavizar, debilitar y/o terminar con el “programa de la inclusión”.  Aquí, por tanto, está la clave de la presidencial que se nos viene.

En consecuencia, la dimensión satisfacción-insatisfacción ciudadana con la implementación de las “reformas estructurales” que pone en marcha Bachelet, será el eje fundamental de la contienda presidencial. Algo parecido planteaba el ex Presidente Lagos hace unos días atrás cuando afirmaba que “si usted hace algo que va en contra del sentido común de una gran mayoría del país, se corre el riesgo de que eso se plantee como bandera de lucha de la oposición. No me gustaría, por ejemplo, que esta reforma tributaria que se va aprobar termine siendo la bandera de lucha de la derecha para derogarla en la próxima elección presidencial”.

Por ello, el impacto que tendrán las reformas -tributaria, educacional, laboral, política y valórica-  en la ciudadanía y la forma de percibirlas, para bien o para mal, es la variable fundamental de la próxima presidencial; al punto de definir los contenidos programáticos y decidir el resultado de la elección. Debido, a que todavía estamos en una fase de implementación y diseño de las reformas, es muy prematuro tener certezas en cómo se va dar el debate programático y qué énfasis y enfoques se van a instalar.

En lo que sí hay certeza es que será una coyuntura ideológica y política en la que seguirán en pugna modelos de sociedad bastante opuestos. Mientras unos buscarán profundizar las reformas contra neoliberales, otros intentarán suavizarlas, limitarlas, frenarlas o eliminarlas. Mientras unos buscarán profundizar las reformas progresistas, otros intentarán suavizarlas, limitarlas, frenarlas o eliminarlas: más reformas o menos reformas, será la clave.

Al final, son los ciudadanos los que deberán definir el futuro de las reformas. Y los postulantes, por tanto, serán aquellos que mejor encarnen la tensión entre la continuidad de las reformas o el quiebre de las mismas. Faltan tres años para las presidenciales, dos años y medio para las primarias generales –si es que hay- y dos años para las municipales. La tectónica del poder ya se mueve en clave presidencial. El asunto no es extemporáneo ni impropio. Cada coyuntura tiene su afán y la política es siempre futuro.

TAGS: Elecciones 2017 Reformas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?